Mar-a-Lago: cierran el refugio de Trump en Florida por un brote de Covid-19

·3  min de lectura
El club Mar-a-Lago del expresidente Donald Trump
El club Mar-a-Lago del expresidente Donald Trump

WASHINGTON (AP).- El club Mar-a-Lago del expresidente Donald Trump fue cerrado parcialmente debido a un brote de Covid-19, de acuerdo con personas enteradas de la situación, entre ellas un miembro del establecimiento al que le comunicaron el viernes la medida en una llamada telefónica.

Una recepcionista del club situado en Palm Beach, Florida, confirmó la noticia de que el lugar estaría cerrado hasta nuevo aviso, aunque se negó a dar más detalles.

Una persona familiarizada con las operaciones del refugio de Trump señaló que como medida de precaución “cerraron parcialmente” una sección del club por un corto periodo y que pusieron en cuarentena a algunos empleados. Las personas hicieron declaraciones sobre el asunto bajo condición de anonimato porque no estaban autorizadas para discutirlo de manera abierta. Hasta el momento se desconoce el número de casos, las secciones cerradas del club y si lo sucedido afectó a la exfamilia presidencial. Por su parte, representantes de Trump y del Departamento de Salud de Florida no hicieron declaraciones al respecto.

El exmandatario se mudó a Mar-a-Lago cuando dejó Washington en enero y durante semanas jugó al golf, comió con amigos, y reunió con los líderes del Partido Republicano, con el objetivo de preparar su futuro político ya que considera disputar de nuevo la presidencia en 2024.

Trump fue hospitalizado por coronavirus el año pasado y después se vacunó contra el virus. Mar-a-Lago fue el lugar donde di su primera exposición conocida al virus hace más de un año. Un alto cargo brasileño dio positivo el año pasado tras haber estado en el club Mar-a-Lago, donde posó para una foto cerca de Trump y asistió a una fiesta familiar de cumpleaños.

Cuando Trump era presidente de Estados Unidos, la Casa Blanca registró varios brotes subsecuentes por desatender las medidas de precaución frente al virus, como resistirse al uso de barbijos y continuar efectuando actos con numerosas personas.

El refugio de Trump

Considerada durante los últimos años como su segundo hogar, los medios llegaron a llamar a la mansión en Mar-a-Lago como “la Casa Blanca de invierno”, donde el entonces mandatario pasaba tiempo libre con su familia, jugaba al golf, y hasta llegó a utilizarla para sus campañas y reuniones oficiales.

Una habitación de Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida
Una habitación de Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida

Con un estilo hispano-morisco, típico de las villas del mediterráneo, la imponente residencia cuenta con 10.200 metros cuadrados a orillas del Atlántico, tiene 126 habitaciones; salas adornadas con mármol, piedra tallada y detalles en oro; alfombras orientales; candelabros; frescos europeos y tapices flamencos del siglo XV. Incluso, años atrás el diario The New York Times la comparó con el Palacio de Versalles.

Trump adquirió la propiedad por unos 10 millones de dólares en 1985, y hoy su valor ascendería a 200 millones, luego de que el magnate inmobiliario la convirtiera en un club superexclusivo, al que solo pueden acceder diversas personas de su entorno que buscan privacidad y que solo comparten ciertos amenities con un selecto club de golf.