María Novaro presenta equidad de género en operación del Eficine

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, enero 29 (EL UNIVERSAL).- La equidad de género en su consejos evaluadores y la obligatoriedad de que las producciones se comprometan a tener un set libre de discriminación o malas prácticas, es algo de lo nuevo en la operación del Eficine, estímulo fiscal que permite a las empresas destinar el 10% de su ISR a la producción de filmes.

Esta tarde María Novaro, directora del Instituto Mexicano de Cinematografía, así como integrantes del mismo, explicaron a la comunidad cinematográfica los lineamientos 2021 del estímulo.

El cambio principal es que ahora primero serán evaluados los proyectos a nivel cinematográfico y, después, estos podrán ir en busca de personas morales que desean apoyarlos, cosa que no ocurría hasta el año pasado.

"El cambio que separa la evaluación fiscal y cinematográfica permite, lo que hemos hablado en otros espacios, que los proyectos que aún no tienen empresas contribuyentes puedan ser evaluados y, a partir de la recomendación a los de mayor calidad y que reflejen la diversidad de propuestas del pais y sean viables, les permita asegurar un contribuyente", indicó Novaro.

Los primeros proyectos beneficiados por el Eficine fueron en 2006, desde entonces por ellos han sido rodadas cintas como las ficciones "A la mala", "El tamaño si importa" y "La dictadura perfecta", las animaciones "Don Gato" y "Otra película de huevos y un gallo", así como los documentales "Batallas íntimas" y "Bellas de noche".

Los consejos evaluadores, cuyos integrantes salen de la comunidad fílmica, se dividen en dos grupos: para producciones de máximo 20 millones de pesos y otro que supera ese presupuesto.

Los nombres son insaculados y se busca que los consejos tengan igualdad de género. Los consejos son los que entregan las recomendaciones de proyectos susceptibles del beneficio.

"Todo fue una demanda de la comunidad desde la mesas de trabajo a fines de 2020 y que hemos hecho presenciales o virtualmente, pláticas con diferentes sectores; lo habían manifestado también los contribuyentes".

"Estamos con que el cine es un arte, además de industria; entran muchos factores artísticos, pero se pedía esa certeza de que las calificaciones se tradujeran en una evaluación de puntos, entonces se cumplen esos dos puntos, de evaluación cinematográfica y evaluación fiscal", indicó Novaro.

Para 2021, cuya convocatoria de primer periodo se encuentra abierta, se cuenta con un techo de 650 millones de pesos para producción y 50 millones para distribución.

Por reglas no pueden aplicar al beneficio aquellos productores que tengan dos o más películas apoyadas anteriormente sin estrenar, ya sea en cines, plataformas digitales o festivales fílmicos.