María José Navajas: “Necesitamos la escuela como un mínimo espacio de certeza”

María Nöllmann
·5  min de lectura
María José Navajas, cofundadora de la agrupación Padres Organizados de la Ciudad de Buenos Aires
María José Navajas, cofundadora de la agrupación Padres Organizados de la Ciudad de Buenos Aires

María José Navajas no es capaz de percibir una lógica detrás de la suspensión temporal de las clases presenciales en el área metropolitana de Buenos Aires, decretada esta semana por el Gobierno. Es esta falta de fundamento lo que más la angustia. “El presidente tomó una medida que no responde a los niveles de contagios que están mostrando las escuelas, que son mínimos. Entonces, no sabemos cuál va a ser el criterio para reabrirlas. Nos preocupa muchísimo que se alargue”, manifiesta Navajas, de 45 años, que es cofundadora de la agrupación Padres Organizados de Ciudad de Buenos Aires, historiadora e investigadora del Conicet y madre de dos hijos en edad escolar.

La historia, según ella, se repite. Las nuevas medidas restrictivas a la educación, las marchas de padres en oposición a estas medidas; todo lo que ocurrió esta semana en términos educativos parece un deja vu de lo sucedido durante el año pasado. Salvo por una diferencia: la concurrencia a las manifestaciones convocadas por la agrupación Padres Organizados de ciudad de Buenos Aires es significativamente mayor a la del año pasado.

Esta agrupación volvió al activismo el miércoles pasado, cuando el Gobierno dio a conocer la nueva restricción a la presencialidad, y desde entonces convoca a distintas actividades casi todos los días. “Vamos a usar todos los recursos que tengamos disponibles para revertir esta medida o lograr que dure lo menos posible”, sostiene Navajas durante una entrevista con LA NACION.

-¿Cómo recibió Padres Organizados de CABA la noticia de la suspensión de la educación presencial?

-Nos descolocó. Ninguno de nosotros lo esperaba. Veníamos siguiendo las noticias, lo que decían Trotta y Vizotti, y también los datos de los contagios en las escuelas. Todo indicaba que las escuelas no iban a cerrar. Fue muy duro, sigue siendo muy duro. Sentimos enojo y tristeza.

-¿Prevén que la medida va a durar 15 días, como dice el Gobierno? ¿O creen que será extendida?

-Desconfiamos que la medida vaya a durar 15 días. El presidente tomó una decisión que no responde a los niveles de contagios que están mostrando las escuelas, que son mínimos. Entonces, no sabemos cual va a ser el criterio para reabrirlas. Nos preocupa muchísimo que se alargue la medida. Estamos con la misma sensación del año pasado.

Durante la noche del martes pasado, decenas de padres, madres, alumnos y docentes protestaron por el cierre de escuelas frente a la Quinta Presidencial de Olivos. Foto: TOMÁS CUESTA - LA NACIÓN
Durante la noche del martes pasado, decenas de padres, madres, alumnos y docentes protestaron por el cierre de escuelas frente a la Quinta Presidencial de Olivos. Foto: TOMÁS CUESTA - LA NACIÓN


Durante la noche del martes pasado, decenas de padres, madres, alumnos y docentes protestaron por el cierre de escuelas frente a la Quinta Presidencial de Olivos. Foto: TOMÁS CUESTA - LA NACIÓN

-¿Cuál es la nueva hoja de ruta de Padres Organizados?

-El mismo miércoles se armó una movilización espontánea en Olivos, en la que participamos. El jueves hicimos una convocatoria formal en redes para marchar a Olivos, y ayer convocamos a una marcha en el Palacio Sarmiento -sede del Ministerio de Educación de la Nación-. Fue muy concurrida pese a que se convocó rápido. Hubo mucha más gente en estas marchas que en las del año pasado. El jueves, el 70% de la plaza estaba cubierta con personas. Eso el año pasado no pasaba. El lunes vamos a acompañar las convocatorias de abrazos simbólicos a los colegios que están organizando distintos grupos de padres. también estamos difundiendo un amparo que presentaron algunos padres de escuelas estatales de CABA, que fue firmada por varios miembros de Padres Organizados. Si surge otro amparo, también lo vamos a firmar. Vamos a usar todos los recursos que tengamos disponibles para revertir esta medida o lograr que dure lo menos posible.

-¿Pudieron dialogar con funcionarios del gobierno de la Ciudad?

-No, pero vamos a hacerlo en breve. Tenemos agendada una reunión con Soledad Acuña para este lunes. Todavía no pasamos en limpio nuestro temario, pero principalmente vamos a escuchar cuál va a ser la estrategia desde el gobierno de la Ciudad ante esta situación.

-El año pasado sus principales reclamos eran dos: la apertura de los colegios y la declaración de la educación como actividad esencial. ¿Hoy siguen siendo los mismos?

-El reclamo principal es el mismo: que se respete la presencialidad. Ese es nuestro eje. No negamos que están ocurriendo muchos contagios en el país, pero los datos muestran que en las escuelas no son focos de contagios. Los contagios en escuelas son mínimos, por lo que se puede ver que los protocolos están funcionando muy bien. La declaración de la educación como esencial es polémica en términos jurídicos. Muchos abogados de Padres Organizados dicen que esta abre el terreno para que se declare la inconstitucionalidad del decreto, pero que es mas que nada una cuestión simbólica, para cuando se decida recortar con lo esencial, la educación siga. En términos del nuevo decreto, no cambiaría mucho.

Rechazan un amparo de padres para que no se suspendan las clases en CABA

-¿Están en contacto con los padres organizados de los partidos bonaerenses del AMBA?

-A partir de noviembre se empezaron a multiplicar los grupos de de padres en distintas provincias. Tenemos una coordinación federal de Padres Organizados. Ahora estamos dialogando permanentemente. La convocatoria de ayer la hicimos juntos. Tenemos grupos de Whatsapp de coordinación, otro de comunicación. Los padres médicos trabajan revisando papers con evidencia científica. Otro grupo de abogados, que revisan las medidas que se van tomando.

-¿Cómo tomaron los chicos la medida?

-Mi hijo adolescente está decepcionado, no cree que la medida va a durar dos semanas. Al igual que el resto de los adolescentes, el año pasado sintió hartazgo. Mi hija que está en el jardín de infantes todavía no se enteró. Por lo que cuentan otros padres del grupo con hijos en primaria, muchos de ellos lloraron cuando se enteraron de la suspensión. No quieren saber nada con volver a las clases virtuales. Y estamos hablando de los chicos privilegiados, que tienen la posibilidad de conectarse a un Zoom. No me quiero ni imaginar lo que debe ser para chicos que no tienen conectividad.

-¿Cómo proyectan el año educativo de sus hijos?

-No tenemos un horizonte. Hoy, lo más difícil es proyectar. Por eso creo que estamos tan angustiados. No sabemos qué va a ser del año. Entendemos la situación de la pandemia, pero necesitamos la escuela como un mínimo espacio de certeza.