María Eugenia Vidal dijo que la gente no se equivoca cuando vota: “Algo hicimos mal”

Gabriela Origlia
·6  min de lectura
María Eugenia Vidal eligió Córdoba como su primer destino para retomar los viajes políticos en el interior del país; se reunió con políticos y empresarios
María Eugenia Vidal eligió Córdoba como su primer destino para retomar los viajes políticos en el interior del país; se reunió con políticos y empresarios

CÓRDOBA.-La exgobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, arrancó con una autocrítica su presentación ante empresarios: “Los logros de nuestro Gobierno no convencieron, esos cuatro años no fueron suficientes para garantizar el bienestar que nos pedían”, dijo en el almuerzo organizado por la Fundación Mediterránea, donde fue la única oradora ante 150 empresarios y empresarias.

Apeló a una frase de su exministro de Economía, Hernán Lacunza, quien ocupó el mismo cargo en la Nación: “La macro manda”. Insistió en que no cree que la gente se equivoque cuando vota. “Algo hay que corregir, algo hiciste mal [si no te votaron]”.

Juntos por el Cambio lanzó una nueva apuesta territorial para competir en el conurbano

Contó que en sus reuniones y charlas de los últimos meses percibe diagnósticos “desesperanzadores y pesimistas”, críticos de los doce años del Frente de Todos, los cuatro de Juntos por el Cambio y el inicio de la nueva administración. “Hay sobreabundancia de diagnósticos y culpables”, afirmó para insistir en que ella sí cree que es “posible” un futuro diferente. “Es posible un futuro como el que soñamos, es posible ponerse de pie”, afirmó.

Terminó su exposición con una frase de Michelle Obama: “Mientras más bajo nos golpean más alto nos mantenemos. Yo creo que es por ahí, por el consenso, por el diálogo. Es lo que voy a defender en los próximos años y es el lugar que voy a ocupar. Puede o no traer votos, pero es por ahí”. Una definición en momentos en que Juntos por el Cambio se debate entre halcones y palomas.

Sostuvo que “hubo aprendizaje en el espacio” y que eso es importante porque hace a la autocrítica -palabra a la que dijo no tenerle “miedo”- e impulsó que se le transmita a la gente “que ese aprendizaje existió”.

El desafío de la unidad

Vidal enumeró que la representación alcanzada por Juntos por el Cambio, pese a la derrota en la elección presidencial, permitió “frenar las embestidas institucionales”. En esa línea, admitió que pudieron hacerlo “sosteniendo la unidad, lo que no es fácil”. Para la exgobernadora la gente “movilizada” también puso un “límite”.

Subrayó que lo que está en juego en las próximas elecciones es el límite al avasallamiento de la República y puntualizó que no son una fuerza con “vocación parlamentaria”, sino que busca “transformar” el país. Repitió varias veces que conviven estilos de liderazgo diferentes.

Ampliar la base electoral es clave, dijo, para gobernar. “El 40% no alcanza”, señaló y apuntó a “sumar otros sectores”. En cuanto al “segundo desafío”, dijo: “Después tenemos que ampliar el gobierno si ganamos en 2023. Para gobernar necesitamos los dos tercios de los votos para hacer transformaciones. No hay posibilidad de transformación real, seria y sostenible sin eso”.

María Eugenia Vidal se reunió con dirigentes y empresarios durante su visita a Córdoba
María Eugenia Vidal se reunió con dirigentes y empresarios durante su visita a Córdoba


María Eugenia Vidal se reunió con dirigentes y empresarios durante su visita a Córdoba

Tenemos que dejar discutir a [Juan Bautista] Alberdi, dejar de discutir lo obvio de la república, no hagamos nada por un largo tiempo. Dejemos de discutir por un tiempo el mapa institucional de la Argentina”, planteó, aclarando que no cree que lo que haya sea lo mejor. “Hay que construir un modelo que ofrezca futuro y que en el presente incluya a los que no pueden esperar”, agregó.

“Elegir y priorizar” fueron los otros ejes de acción que Vidal destacó en su presentación. “Este es un desafío político, no técnico, en el que las fuerzas políticas deben ponerse de acuerdo. Hoy todos hacemos todo y eso debe dejar de ser así porque cuando todos hacemos todo, nadie es responsable de nada. Este es el desafío más grande que tiene la Argentina”.

Calificó a Buenos Aires el “lugar de los imposibles, de lo inviable” y dijo que después de su experiencia en ese distrito, sabe que la Argentina puede salir adelante. Repasó la “transformación” de la Policía, la lucha contra las mafias, el combate al narcotráfico y los “logros” alcanzados en esa área. “Se estableció una vara más alta, un estándar del que no se volvió atrás”, dijo.

“La otra gran reforma fue la sanitaria”, indicó. Y aseguró que la prioridad era poner en buen estado los hospitales que existían, “poner en valor los que ya existían”. “Cuesta lo mismo inaugurar uno que mantenerlo un año; por eso en la política se cortan tantas cintas”, sostuvo, y afirmó que replicar el SAME de la Ciudad de Buenos Aires y consolidar las guardias, fueron sus apuestas.

El otro punto que destacó -evitando responder a una “chicana” del presidente Alberto Fernández a la que aludió- fue la inversión en infraestructura. Además, afirmó: “A partir de 2023 no hay más barones del conurbano; no hay un solo legislador que se anime a levantar la mano para derogar la ley de reelección indefinida, de la misma manera que no hay más jubilaciones de privilegio. Todo se hizo con acuerdo con la oposición porque no nos daban los votos para hacerlo solos”.

La exgobernadora dijo que había llevado adelante una “mejor administración” con la reducción de los cargos políticos, de la pauta publicitaria y de los gastos de la Legislatura. “Ese piso es el que recibió el actual gobernador”, señaló. Reiteró que “todas” esas reformas “totales o parciales” se “sostuvieron”.

“No creo en los relatos pero cuando uno lidera una transformación lo hace con una serie de hechos que tienen un sentido. Había una narrativa y un compromiso personal”, enfatizó y destacó que hace falta “método”, del que –sostuvo- hicieron un “culto”.

Mañana de reuniones

Vidal llegó por la mañana a Córdoba y se reunió con las máximas autoridades del PRO -su presidente, Javier Pretto, y su vicepresidente, Oscar Agost Carreño-; también, con concejales, legisladores e intendentes de la fuerza. Hablaron de las próximas elecciones y de la necesidad de “priorizar la cercanía con la gente”.

La exgobernadora estuvo además con el diputado nacional Mario Negri, quien a través de su cuenta de Twitter calificó de “estupenda” la charla y aseguró que están convencidos de la necesidad de “fortalecer” Juntos por el Cambio para, afirmó, cumplir con lo que les pide la sociedad, ganarle al kirchnerismo y “frenar el avasallamiento de la República”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

A pesar de la presión de los referentes de Juntos por el Cambio para que defina si será o no candidata a diputada nacional en las próximas legislativas, la exgobernadora esperaría hasta mayo o junio para pronunciarse. Por ahora, se enfoca en la presentación de su libro “Mi Camino”, en el que repasará su experiencia política y personal. Dijo que lo demoró porque Mauricio Macri lanzó el suyo.

Córdoba está identificada como la provincia más macrista del país. Siempre a la alianza del expresidente le fue bien en las elecciones y apuesta a repetir ese desempeño en las próximas legislativas. Vidal es la primera oradora que llega a las reuniones presenciales organizadas por la Fundación Mediterránea. Su aliado histórico, Horacio Rodríguez Larreta, había confirmado una participación a fines del año pasado pero finalmente la canceló por “cuestiones de agenda”.

Vidal agradeció a la Fundación Mediterránea y a Córdoba, donde -dijo- nació Juntos por el Cambio. Apeló a algunas frases que siempre repiten los dirigentes de su espacio, como que la provincia es el “corazón” productivo del país.