María Eugenia Vidal busca el aval de sus socios de Juntos por el Cambio antes de lanzar su candidatura en la ciudad

·4  min de lectura
María Eugenia Vidal recibió la vacuna contra el Covid-19 en la Usina del Arte
María Eugenia Vidal recibió la vacuna contra el Covid-19 en la Usina del Arte

Luego de las “fotos de la paz” con Patricia Bullrich en un conocido bar porteño, Horacio Rodríguez Larreta comenzó a darle forma a la lista de candidatos de Juntos por el Cambio en su principal bastión, la Ciudad de Buenos Aires. Aún sin la confirmación oficial, y en un ambiente interno algo más distendido, María Eugenia Vidal ya se predispone a iniciar una ronda de consultas con Martín Lousteau, la CC-ARI de Elisa Carrió y los sectores internos de Pro que quedaron dolidos por la decisión de la presidenta de Pro de “bajarse” de la lista y dejar el camino despejado para la postulación de la exgobernadora bonaerense.

“No va a bajar de un helicóptero y decir que es candidata. Tiene la voluntad de dialogar primero con los socios y avanzar junto a ellos en la conformación de la propuesta”, afirmaron a LA NACION muy cerca del jefe de gobierno porteño, quien conversó en los últimos días con su socia política en paralelo a su acuerdo con Bullrich para armar una lista “que refleje la coalición de gobierno de la ciudad”, según definió un incondicional larretista.

“Hay que trabajar por la unidad del espacio antes de hablar de candidaturas”, corroboraron dos fuentes desde la mesa chica que asesora a Vidal, quien en pos de contar con “todos los sectores adentro” antes de anunciar su postulación ideó la publicación de un tuit en apoyo al expresidente Mauricio Macri contra la “persecución judicial” en su contra.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En principio, los siete primeros lugares, “entrables”, de la lista de diputados tendrían una distribución lógica: tres para Pro (además de Vidal, el exdiputado y funcionario de Bullrich, Gerardo Milman suena para ocupar el segundo lugar), dos de la UCR (que definirían Martín Lousteau y el sector de Daniel Angelici) y dos de la CC-ARI, que en principio buscaría la renovación de las bancas de Paula Oliveto y Juan Manuel López, ambos cercanos a Elisa Carrió.

La tensión interna se profundizaría si Fernando Iglesias, uno de los escuderos de Mauricio Macri en su año y medio fuera del poder y vocero del sector “halcón”, quedara fuera del listado, dado que desde el larretismo apuntan al ministro de Gobierno, Bruno Screnci, para ese ansiado tercer lugar. “No es razonable una lista de unidad con Vidal encabezando en Capital y Diego Santilli en provincia”, dijo Iglesias días atrás, a modo de advertencia.

Fernando Iglesias señaló que la declaración del Papa ante la OIT habían sido "desafortunadas" y agregó que el rol de la Iglesia en la política argentina fue siempre "desastroso"
Captura LN+


Fernando Iglesias señaló que la declaración del Papa ante la OIT habían sido "desafortunadas" y agregó que el rol de la Iglesia en la política argentina fue siempre "desastroso" (Captura LN+/)

Queda también pendiente la futura vicepresidencia primera de la legislatura porteña, vacante por la inminente “mudanza” de Santilli, que Rodríguez Larreta podría ocupar lanzando a alguno de sus ministros más cercanos, como Fernando Straface, Felipe Miguel, Eduardo Macchiavelli o el propio Screnci.

El expresidente, según trascendió, solo pidió específicamente (y su pedido será atendido) por su ex secretario Darío Nieto, y también por “una mujer” (podría ser Carmen Polledo) para ocupar un lugar en la lista de legisladores porteños, con la que Rodríguez Larreta también le “pagará” a sus otros socios, como Confianza Pública de Graciela Ocaña y el sector del Partido Socialista que responde a Roy Cortina. “Eso lo va a definir Horacio”, contestaron cerca de Vidal.

En el armado porteño tomaron nota del enojo con Vidal por parte de los sectores que responden a Macri y Bullrich. “Hay mucho enojado real y otro tanto de trolls”, afirman desde el sector de los “moderados” en relación a las decenas de opiniones en las redes sociales que critican a Vidal por “volver” a la ciudad, una crítica que coincide con las que lanza el kirchnerismo. “Nunca hay que olvidar que todos en Pro somos productos de Mauricio Macri. Lo que nos hace diferentes es ser leales”, dijo a LA NACION el ex secretario de Puertos Gonzálo Mórtola, enrolado en el sector de los duros y cercano al ex mandatario.

Desde la calle Uspallata y sus “satélites” descuentan que Ricardo López Murphy, que ya anunció que será candidato en una lista alternativa en la ciudad, “se lleve algo de ese voto duro” que responde al ex presidente y la titular de Pro. “Es un dirigente de prestigio, que muestra la vocación de Juntos por el Cambio de ampliar el espacio, y si mucha gente lo vota traerá más votos para el espacio”, lo elogiaron desde el sector moderado. Mientras comparte este lunes con Carrió la última de sus clases conjuntas en el Instituto Hannah Arendt, Vidal recorre los pasos formales antes de oficializar su decisión.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.