Manzur intenta conciliar en las provincias en las que el Frente de Todos quedó dividido

·4  min de lectura
Juan Manzur, la semana pasada, en su primera reunión de gabinete
Presidencia

Consensuado con sus pares de la nueva mesa chica de campaña, y mezclado con anuncios, el jefe de gabinete, Juan Manzur, busca contener a los “heridos” que dejó la derrota del oficialismo en las PASO. El gobernador tucumano en uso de licencia puso el énfasis en grandes distritos que terminaron en fracaso y se trazó como objetivo remontar la cuesta de cara a las elecciones generales del 14 de noviembre.

Juan Manzur, el conservador que fabrica pesos

La provincia de Buenos Aires, pero por sobre todo Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa y Chubut están en la mira del jefe de gabinete. Personalmente, o a través de delegados, Manzur busca expandir su mensaje de “trabajo en equipo” y lograr revertir, cuando menos en parte, las derrotas en esos distritos, considerados clave.

La presencia, entre ayer y hoy, de los gobernadores Omar Perotti (Santa Fe), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Sergio Ziliotto (La Pampa), en la Casa Rosada y junto al jefe de gabinete, son un indicativo de ese trabajo en común que ya comenzó. “El 12 de septiembre tocamos piso, vamos a ir recuperando, el electorado entrerriano es muy fluctuante”, dijo Bordet a LA NACION luego de una reunión conjunta con Manzur y el ministro de Transporte, Alexis Guerrera, vinculada con obras en la provincia. “Ganar no puedo asegurar que ganemos, pero que vamos a estar más cerca seguro”, agregó con tono tranquilo el gobernador entrerriano, derrotado por 20 puntos de diferencia por Juntos por el Cambio, que llevó en la lista ganadora al exministro del Interior Rogelio Frigerio. Su estrategia, consensuada con Manzur, será buscar “cercanía” por medio de obras públicas y mensajes directos para recuperar posiciones.

Perotti versus Rossi

En el caso de Santa Fe, la idea es similar, aunque la misión es emparchar las heridas que quedaron con la lista de Agustín Rossi, derrotado por el gobernador Omar Perotti luego de desafiar al propio presidente Alberto Fernández y a Cristina Kirchner, que pretendían desde el vamos una lista de unidad. Para ese trabajo sutil de acercamiento, el jefe de gabinete envió delegados como Fernando “Chino” Navarro, que hoy participará en Rosario de reuniones con ambos sectores, en representación además de los movimientos sociales como el Movimiento Evita, para “hacer que todo fluya” y que las peleas internas no influyan en una elección en la que se ponen en juego tres valiosas bancas en el Senado.

Agustín Rossi y Omar Perotti
Agustín Rossi y Omar Perotti


Agustín Rossi y Omar Perotti

Tanto en Santa Fe como en Entre Ríos (donde estará hacia el fin de semana), Navarro buscará acercar a partidos más pequeños y organizaciones sociales que se sintieron “ninguneados” durante la campaña de las PASO.

El gobernador pampeano Ziliotto, que estuvo ayer en la Rosada compartiendo reuniones y participó del anuncio por la apertura de las exportaciones de carne a China, confía en los antecedentes del PJ, que ya revirtió en el pasado derrotas en las PASO para imponerse en la general. De todos modos, desde la Casa Rosada aseguran que “esta elección es diferente” por la pandemia y el malhumor del campo con las retenciones y cupos a la exportación, remendados parcialmente con los anuncios encabezados por el ministro Julián Domínguez luego de su encuentro con la Mesa de Enlace. “Son veinte mil votos de diferencia, en La Pampa es mucho”, reconocieron desde un despacho oficial.

Presión a Arcioni

En Chubut, otro de los distritos donde se elige senador (y el PJ pone en juego tres ), corrieron distintas versiones sobre un interés de la Casa Rosada por “bajar” la lista del gobernador Mariano Arcioni, que terminó en tercer lugar, para favorecer las chances de la encabezada por Carlos Linares, que también perdió y culminó segunda, lejos de Juntos por el Cambio. Desde la provincia aseguraron a LA NACION que esa opción existió, pero que se fue desinflando, ya que el 13 por ciento que obtuvo la lista del gobierno chubutense “contiene votos que no necesariamente irán a la de Linares”, confesaron desde el oficialismo. ¿Habrá gestión de Sergio Massa, aliado político de Arcioni? “De ninguna manera. Sergio no le pediría eso a ningún gobernador, y la lista no se va a bajar”, respondieron cerca del titular de la Cámara baja.

El 12 de septiembre pasado, la oposición dio la sorpresa y ganó las PASO. Juntos por el Cambio sumó como fuerza el 37% de los votos, mientras que el Frente de Todos quedó en segundo lugar, con alrededor del 27%. Como tercera fuerza y alcanzando el 13% de los sufragios se ubicó “Chubut Primero”, la lista del gobernador Arcioni y encabezada por el ministro de Seguridad de Chubut, Federico Massoni, como candidato a senador. Si se mantuviera este escenario en noviembre, el kirchnerismo perdería dos de las tres bancas que hasta hoy tenía garantizadas por esta provincia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.