Manuel Castro, beneficiario del DACA, es el primer mexicano en la alcaldía de Nueva York

·2  min de lectura

Manuel Castro, es el primer comisionado de la Oficina de la Alcaldía para Asuntos del Inmigrante que proviene de México, y representa la historia de miles de migrantes que cada día intentan llegar a los Estados Unidos en busca de otro tipo de vida.

Castro cruzó la frontera a través del desierto cuando era apenas un niño de 5 años junto con su madre para hoy encargarse del bienestar de más de tres millones de inmigrantes en la “gran manzana”.

El comisionado es uno de los beneficiarios del programa DACA, con el que en 2012 pudo por fin tener un número de seguridad social luego de vivir durante varios años sin estatus migratorio.

Los mexicanos son la tercera mayor nacionalidad de origen entre los extranjeros que viven en Nueva York y es la primera vez que tendrán a alguien con tanta afinidad en esa oficina.

El hoy funcionario de 28 años es, además, el único beneficiario del programa de toda su familia, pues ni su madre, que tiene varias décadas viviendo en el país, ni sus dos hermanos mayores cuentan con estatus migratorio como él.

“Tengo un interés personal, cada año que pasa es un año más, de más de 30 años desde la última reforma migratoria”, expresa Castro.

Sin embargo, es poco probable que esta reforma se logre en el corto plazo pues la administración de Joe Biden, que se encuentra enfrentando la inflación creciente y la batalla contra las decisiones de la Suprema Corte, no busca abrir un nuevo frente legislativo para beneficiar a los migrantes.

Los padres de “Manny”, como le conocen también, son del estado de Puebla, en México, aunque él nació en la Ciudad de México. Su padre fue el primero en llegar a Nueva York en 1988, mientras su madre le siguió al año siguiente junto con Manuel.

Los hermanos mayores, que trabajan en la industria gastronómica y de la construcción, llegaron a la Unión Americana hasta 1990. Ya todos juntos, se ubicaron en Sunset Park, en el condado de Brooklyn.

Manuel Castro inició su activismo en pro de los migrantes desde su adolescencia, después consiguió una beca para estudiar en Hampshire College, en Massachusetts, en donde también trabajó en un centro de ayuda a jornaleros. Obtuvo su residencia gracias al matrimonio.

“Este país aún no ha reconocido ese esfuerzo”, dijo sobre todo lo que pasó su madre al trabajar y aprender inglés para darles un futuro más próspero a sus hijos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.