Cómo mantener alejados a los lobos y salvar una brecha cultural: un proyecto suizo

·2  min de lectura
Voluntarios practican como pastores para ayudar a los criadores a proteger a sus rebaños de los lobos en Segnas, Suiza

Por Michael Shields y Arnd Wiegmann

SEGNAS, Suiza (Reuters) - Los habitantes de las ciudades están aprendiendo cómo mantener a raya a los lobos en las montañas del este de Suiza, ayudando a los criadores de ovejas y cabras a proteger sus rebaños y al mismo tiempo reduciendo la brecha cultural urbano-rural sobre cómo lidiar con los depredadores.

Alrededor de 100 lobos viven en estado salvaje en Suiza y su número está aumentando.

Un referéndum de 2020 sobre si facilitar la caza de lobos -considerados amenaza para el ganado- expuso actitudes divergentes entre los votantes urbanos que quieren que se proteja la vida silvestre y los votantes rurales que deben lidiar con los depredadores.

El lado pro-conservación ganó y no se concretó la disminución de las regulaciones de caza, pero algunas personas de ambas partes ahora tienen una colaboración conjunta para manejar la amenaza de los lobos mientras obtienen un mejor entendimiento mutuo.

Bajo un programa llamado Pasturs Voluntaris, o Pastores Voluntarios en el idioma romanche de la región, los habitantes de la ciudad aprenden habilidades prácticas como colocar cercas electrificadas de manera correcta para mantener a las ovejas dentro y afuera a los lobos.

"El lobo en Suiza a veces es un tema un poco complicado y decidí venir aquí a los Alpes y ver de qué se trata realmente", comentó la voluntaria Sibylle Sommerer, de Winterthur, en el cantón de las tierras bajas de Zúrich. Ella votó contra disminuir las reglas sobre la caza de lobos.

Sommerer fue una de los 17 voluntarios en un fin de semana reciente, aprendiendo consejos cómo evitar hacer esquinas cerradas en la cerca donde un animal podría quedar atrapado.

Marcus Berther, quien tiene 190 ovejas y 100 corderos en su granja en el pueblo alpino de Segnas, estuvo presente para dar instrucciones.

"Vi gente realmente buena a la que incluso ahora se podía pedir ayuda en la montaña", declaró sobre los voluntarios.

Berther afirmó que no le tenía miedo a los lobos y que nunca había perdido un animal por un depredador, a pesar de que se vio a uno persiguiendo a su manada hace una década.

"(Pero) creo que si continúa así, tendremos que eliminar a los lobos que causan problemas. Será casi imposible defender a la manada. Tan pronto como el lobo comience a saltar la cerca, los granjeros ya no tendremos ninguna oportunidad", agregó.

Patrizio Decurtins, el director del proyecto, dijo que el curso de capacitación tenía como objetivo fortalecer la protección de los rebaños de los lobos y otros grandes depredadores y extenderla por todo el cantón de los Grisones.

"La mayoría de los agricultores con los que he hablado están felices por la ayuda y la aceptan con gusto. Realmente necesitan la ayuda".

Eso era precisamente lo que tenía en mente Sommerer.

"Quizás en el verano, si puedo iré a los Alpes con las ovejas y algunos perros, me gustaría. Quiero ayudar".

(Reporte de Michael Shields, Editado en español por Janisse Huambachano)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.