Casi 2.900 personas siguen detenidas en Filipinas por violar la cuarentena

Agencia EFE

Manila, 1 jun (EFE).- Un total de 2.875 personas permanecen detenidas por haber violado la cuarentena impuesta para combatir la COVID-19 en Filipinas, cuya respuesta a la pandemia ha sido una de las más estrictas y militarizadas del mundo, según datos de la Policía Nacional.

Estas detenciones están contribuyendo a empeorar las condiciones en las cárceles filipinas, las más congestionadas del mundo al exceder en un 500 % su capacidad y en las que ya se han registrado más de 700 casos de personas infectadas con el coronavirus y decenas de muertes.

Desde el 17 de marzo hasta el 31 de mayo, la policía arrestó y presentó cargos contra 57.177 filipinos por violar las restricciones de la cuarentena, que incluyeron límites de movilidad, confinamiento estricto y toque de queda.

Hasta 188.348 personas fueron detenidas, de las que 107.794 recibieron una simple advertencia y 23.377 fueron multadas, según datos oficiales de la Policía Nacional divulgados este lunes.

El presidente Rodrigo Duterte ordenó el confinamiento de todo el país el 17 de marzo, aunque Manila fue confinada el 15 de marzo y no comenzó la desescalada hasta hoy, con lo que ha sufrido de momento la cuarentena más larga del mundo tras Wuhan, un total de 78 días, y una de las más estrictas.

Organizaciones de defensa de los derechos humanos han denunciado que la militarización de la respuesta a la pandemia implica una ley marcial de facto y ha abonado el terreno a abusos, además de haberse aprovechado para arrestar y hostigar a activistas y líderes sociales.

Al menos dos conocidos activistas de izquierdas han sido asesinados durante la pandemia, en las provincias de Leyte e Iloilo, mientras que el gobierno instó hoy al Congreso a certificar como urgente la tramitación de una nueva y polémica ley antiterrorista, que en la práctica implicaría la penalización del activismo social, según las denuncias de varias organizaciones civiles.

(c) Agencia EFE