Manifestantes en Tailandia denuncian torturas de la policía tras detención

Bangkok, 3 nov (EFE).- Dos manifestantes prodemocráticos han denunciado que fueron torturados mientras se encontraban detenidos tras participar en una protesta en Bangkok, según ha desvelado este miércoles la organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW), que reclamó a la Policía tailandesa investigar las denuncias.

Los activistas, de 35 y 18 años, fueron arrestados el viernes cuando participaban en una protesta frente a una comisaría del centro de la capital tailandesa, donde en las últimas semanas se han registrado enfrentamientos entre manifestantes y las autoridades.

Según el relato de estos que recoge HRW, miembros de la policía les golpearon durante la detención y los llevaron al interior de la comisaría, donde continuaron con los golpes, les ahogaron, apagaron cigarros sobre ellos y los amenazaron de muerte.

Brad Adams, director para Asia de HRW, denuncia en un comunicado que este "brutal maltrato" demuestra que el gobierno tailandés no ha cumplido con sus promesas de poner fin a la tortura bajo custodia; y subraya que el hecho de que sucediera en una comisaría de la capital "demuestra lo poco que la policía teme ser castigada".

Uno de los detenidos reveló como varios oficiales se turnaban para estrangularlo hasta casi "desmallarse", según recoge HRW.

El otro activista arrestado denunció, por su parte, que durante el interrogatorio dentro de la comisaría, un oficial le bajó los pantalones y apagó cigarros cerca de sus genitales, además de pegarle patadas en la misma zona corporal.

Las torturas continuaron durante horas, conforme a la versión de las supuestas víctimas, y al día siguiente ambos fueron puestos en libertad por un tribunal.

A pesar de que las protestas organizadas desde mediados de 2020 por jóvenes universitarios que reclaman una serie de reformas democráticas en el país han perdido fuerza al verse interrumpidas por la pandemia, grupos más radicales han protagonizado en la últimas semanas enfrentamientos nocturnos contra la policía.

El jueves de la semana pasada falleció un joven de 15 años tras pasar más de dos meses en coma al recibir un disparo en la cabeza mientras participara en una protesta frente a la comisaría de Din Daeng, donde supuestamente sucedieron las torturas mencionadas.

Los organizadores de las protestas pretenden reiniciar el movimiento prodemocracia con nuevas manifestaciones para exigir la dimisión del primer ministro tailandés, la redacción de una nueva Constitución -ya que la actual fue escrita por la extinta junta militar (2014-2019)- y el objetivo de reducir el poder del Ejército.

Sin embargo, la demanda más audaz es la reforma de la monarquía con el objetivo de minimizar su influencia política y la enmienda de la ley de lesa majestad, que impone penas de entre 3 y 15 años de cárcel a quien insulte o denigre a los miembros de la Casa Real.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.