Los manifestantes siguen tomando calles en Irán pese a la represión

Nuevas manifestaciones de estudiantes, acompañadas por huelgas en los comercios, se produjeron este sábado en Irán pese a una creciente represión, según defensores de los derechos humanos, siete semanas después de la muerte de Mahsa Amini.

La República Islámica vive la mayor ola de protestas en años, desencadenada por la muerte de esta joven kurda iraní de 22 años, el 16 de septiembre pasado, tres días después de haber sido detenida en la capital iraní por la policía de la moral, por un supuesto incumplimiento del estricto código de vestimenta del país.

Este sábado, las fuerzas de seguridad utilizaron un nuevo método para reprimir las manifestaciones en las universidades de Teherán, registrando a los estudiantes y obligando a los que llevaban mascarillas a quitárselas, según los militantes.

Pese a ello, hubo manifestaciones de estudiantes en la Universidad Islámica de Mashhad, al noreste de Irán, en las que se gritó "¡soy una mujer libre, ustedes son los perversos!", según un video publicado por BBC Persian.

- "Cólera" y "resistencia" -

La represión de las manifestaciones ha dejado más de 176 muertos desde la muerte de Mahsa Amini, según una ONG así como miles de detenidos y unas 1.000 personas, según el poder judicial, acusadas de participar en los "disturbios".

Esta ola de protestas no tiene precedentes, por su magnitud y su naturaleza, desde la Revolución islámica de 1979.

Al filo de los días, las manifestaciones en favor de la libertad de las mujeres se han transformado en protestas dirigidas contra el poder, que el régimen iraní califica de "disturbios".

En Qazvin, en el noroeste de Irán, decenas de manifestantes gritaron este sábado consignas hostiles al régimen durante un homenaje a un manifestante muerto hace 40 días, Javad Heydari.

Según la ONG Hengaw, basada en Noruega y que defiende los derechos de los kurdos de Irán, una "huelga muy seguida" era observada el sábado en  Saghez, la ciudad natal de Mahsa Amini, en la provincia del Kurdistán, donde las tiendas habían cerrado.

"Nuestra arma es nuestra unidad, nuestra arma es nuestra cólera, nuestra arma es nuestra resistencia  (...) Nadie se puede oponer a la voluntad del pueblo" dijo en Twitter Hassan Ronaghi, hermano de un muy conocido  militante de los derechos humanos, Hossein.

- "Masacre" en Khach -

Según la ONG IHR, 101 personas han perecido en otro movimiento de protesta Zahedan, tras la presunta violación de una muchacha por un policía.

Esta región pobre del sudeste de Irán está poblada por la minoría baluchí, que adhiere en gran parte al islam sunita y no al chiismo que es dominante en todo el país.

Durante una nueva ola de violencia en esta provincia, las fuerzas de seguridad dispararon el viernes contra manifestantes en Khach, cerca de Zahedan, según afirmaron ONGs. Diez personas podrían haber muerto y decenas más resultaron heridas, según Amnistía Internacional.

El religioso que pronunciaba la oración del viernes en Zahedan, Molavi Abdol Hamid, denunció una "masacre" de manifestantes, y dijo que habría causado 16 muertos.

burs-dv/sg/jg/me/mb