Manifestantes ocupan la Bolsa de Sao Paulo contra el alza de precios y desempleo

Sao Paulo, 23 sep (EFE).- Decenas de integrantes de movimientos sociales ocuparon este jueves durante cerca de una hora la Bolsa de Valores de Sao Paulo en una protesta contra el alza de los precios, el desempleo y la gestión del presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Liderados por el Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST), los manifestantes irrumpieron en la planta baja de la sede de la bolsa, situada en el centro de la capital paulista, para "denunciar" el hambre y el desempleo que golpean al país.

"Escoger la bolsa de Sao Paulo ha sido algo simbólico porque mientras miles de familias pasan hambre, un público pequeño está lucrándose" con esa situación y "haciéndose más rico" en este momento "difícil", afirmó a Efe Débora Lima, una de las coordinadoras del MTST de Sao Paulo.

Los movimientos sociales igualmente protestaron contra el líder ultraderechista al grito de "está todo caro, la culpa es de Bolsonaro".

Según los organizadores, "los beneficios récord de los bancos, el aumento de las grandes fortunas y el surgimiento de 42 nuevos billonarios" en un país donde la "inseguridad alimentaria alcanza a más de 116 millones de personas" ya "es una realidad".

"¡Bolsonaro y el mercado están intentando matar a nuestro pueblo de hambre! ¡No lo conseguirán!", escribieron en las redes sociales.

Con un desempleo en niveles récord, por encima del 14 %, Brasil ha visto la inflación dispararse hasta el 9,68 % interanual, en medio de la tímida recuperación económica tras la fuerte caída del producto interno bruto en 2020 (-4,1 %), debido a la pandemia de coronavirus.

"El costo de vida está muy alto, las personas no aguantan más ir al supermercado" y ver alimentos básicos como el arroz y el frijol con esos precios tan altos, denunció Lima.

La fuerte alza de los precios ha llevado al Banco Central a continuar subiendo esta semana la tasa básica de los tipos de interés hasta un 6,25 % anual, lo que supuso la quinta subida consecutiva y el mayor nivel desde hace dos años.

El descontento con el Gobierno de Bolsonaro también se ha disparado en los últimos meses, en medio de la crisis económica y sanitaria provocada por la covid-19, que, a pesar de haber reducido su incidencia, aún mata a una media de 500 personas cada día en el país.

Brasil, con 213 millones de habitantes, es uno de los países más castigados por el coronavirus, junto con Estados Unidos y la India, al contabilizar más de 592.000 fallecidos y 21,3 millones de infectados desde la irrupción del SARS-CoV-2, según datos oficiales.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.