Manifestantes se congregan en Buenos Aires contra el "ajuste" del FMI

Buenos Aires, 12 may (EFE).- Una “marcha federal” convocada por organizaciones sociales de izquierda que partió de distintos puntos de Argentina cumplió este jueves su tercera jornada al confluir en la ciudad de Buenos Aires para manifestarse contra “el hambre y la pobreza” y “el ajuste” que propone el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Luego de actos y caravanas en diferentes ciudades de Argentina, las columnas de “obreras y piqueteras” marcharon este jueves por la capital del país hasta llegar a la Plaza de Mayo, frente a la sede del Ejecutivo, para realizar un acto “ante el poder político”.

En este espacio se prevé que los oradores denuncien "el ajuste del Gobierno, las cámaras patronales y el FMI" que cuenta con el "apoyo" de la oposición.

Los organizadores convocaron a 100.000 personas en la Plaza de Mayo bajo las consignas de luchar “por el trabajo genuino, por un salario, contra el hambre y la pobreza".

La convocatoria coincide este jueves con la difusión del índice de precios al consumidor de abril pasado, que se trepó a 58 % interanual, en tanto el presidente argentino, Alberto Fernández, no se encuentra presente en la sede del Ejecutivo porque esta semana está de gira por Europa.

Esta marcha piquetera volvió a colmar las calles de Buenos Aires, alimentando la polémica por los cada vez más habituales cortes del tránsito, como el realizado a fines de marzo pasado, cuando estas organizaciones sociales realizaron un acampe durante 48 horas en la avenida 9 de Julio de la capital.

Las marchas de la llamada “Unidad Piquetera” se repiten en la ciudad de Buenos Aires y en varios puntos del país en un contexto de alta inflación y pobreza, en demanda al Ejecutivo de mayor cantidad y universalización de planes sociales, un salario básico equivalente a la canasta familiar, asistencia a los comedores comunitarios y planes de trabajo genuino.

Una situación que se intensifica luego de que el Gobierno llegara en marzo pasado a un acuerdo con el FMI para refinanciar el crédito de más de 44.000 millones de dólares otorgado durante el Ejecutivo de Mauricio Macri (2015-2019), que generó profundas tensiones en el seno del oficialismo, por las críticas de parte del ala kirchnerista, que considera que el pacto con el organismo conllevará ajustes.

Las organizaciones sociales sumaron a esta marcha varios sindicatos y buscan diferenciarse de las organizaciones Confederación General del Trabajo (CGT) y Central de Trabajadores Argentinos (CTA), a quienes denuncian como una “burocracia sindical” aliada del Gobierno que ha apañado la caída del salario real.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.