Evacuan la embajada de Estados Unidos en Irak en medio de fuertes protestas

LA NACION

BAGDAD.- Miles de manifestantes atacan la embajada de Estados Unidos en Bagdad en protesta por los bombardeos que ordenó el gobierno de Donald Trump contra una facción proiraní en los que murieron al menos 25 combatientes iraquíes el fin de semana pasado. Lograron ingresar al predio de la embajada, aunque no al edificio principal, mientras que el embajador Matthew H. Tueller y otros empleados de la misión diplomática en Bagdad debieron ser evacuados.

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, advirtió el martes a Irak que Washington "protegerá" a sus ciudadanos. En una llamada telefónica con el primer ministro iraquí, Adel Abdel Mahdi y el presidente Barham Saleh, Pompeo "dejó claro que Estados Unidos protegerá y defenderá a sus ciudadanos, que están allá para apoyar un Irak soberano e independiente", dijo el Departamento de Estado en un comunicado.

En tanto, el primer ministro iraquí Adel Abdul-Mahdi, les solicitó a quienes protestan en la sede diplomática que se alejen del lugar, al tiempo que Donald Trump acusó a Irán.

Por su parte, Arabia Saudita, aliado de la administración estadounidense, condenó los ataques y los calificó como "terroristas". Riad comparte con Estados Unidos su oposición a lo que denuncian como expansionismo de Teherán en la región.

El domingo, aviones estadounidenses atacaron bases pertenecientes a una milicia respaldada por Irán, en una operación que podría ocasionar un enfrentamiento entre Washington y Teherán en momentos en que unas multitudinarias protestas contra el gobierno remecen el sistema político iraquí.

El bombardeo a la milicia Kataib Hezbollah se produjo en respuesta a la muerte de un contratista civil estadounidense en un ataque con proyectil contra una base militar iraquí.

Los protagonistas de la protesta iban vestidos con el uniforme de combatientes de las Fuerzas de Movilización Popular, una coalición de paramilitares dominada por facciones chiitas proiraníes a la que pertenecen las brigadas de Hezbollah, la facción atacada en los bombardeos.

En su mayoría eran combatienentes o partidarios de esa coalición que participaban en el entierro de las víctimas del bombardeo estadounidense y que franquearon los puestos de control de la ultravigilada Zona Verde de Bagdad, donde se encuentran la embajada estadounidense y las instituciones iraquíes. Según AFP, las fuerzas de seguridad les permitieron el acceso.

Luego organizaron una sentada frente a la representación diplomática, antes de lograr atravesar la primera barrera del gigantesco complejo estadounidense, a pesar de los intentos de las fuerzas de seguridad iraquíes de impedirles el paso.

Con pancartas que rezaban "El Parlamento debe expulsar a las tropas estadounidenses, si no, nosotros las echaremos" o "Cierren la embajada estadounidense de Bagdad", gritaban: "Estados Unidos es el gran Satán".

Las Fuerzas de Movilización Popular, que ayudaron al poder iraquí en la lucha contra los jihadistas, fueron integradas en el ejército del país.

La reacción de Donald Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, culpó a Irán del incidente y pidió a Irak que proteja la embajada. Lo hizo de la manera en que se comunica habitualmente, a través de su cuenta en la red Twitter.

"Irán mató a un contratista estadounidense, hirió a varios otros. Respondimos enérgicamente, y siempre lo haremos. Ahora Irán organiza un ataque a la embajada de Estados Unidos en Irak -señaló el mandatario en su publicación-. Serán completamente responsables. Además, esperamos que Irak use sus fuerzas para proteger la embajada''.

Agencias AFP y AP