Las manifestaciones por la Sanidad en Madrid en 2022 no las motivaron las esperas para cirugías

Asociaciones vecinales y sanitarias convocaron el 13 de noviembre de 2022 una manifestación en Madrid por la situación de la atención primaria pública y de urgencias en centros de salud de proximidad, pero sin relación con las listas de espera para operaciones quirúrgicas que registra cada región española. Más de 3.000 usuarios compartieron en redes sociales un gráfico comparativo del porcentaje de pacientes que esperan una cirugía no urgente, mostrando que en otras regiones era mayor que en Madrid. Pero los datos difundidos son de 2017 y las convocatorias de protesta no criticaban estas esperas.

“Pacientes que llevan más de 6 meses esperando para una intervención quirúrgica no urgente”, dice el encabezamiento de la clasificación compartida en Facebook y Twitter. La ilustración comenzó a circular a raíz de la manifestación del 13 de noviembre de 2022 en Madrid “en apoyo de una sanidad pública de calidad y contra los planes de destruir los servicios de atención primaria”.

Algunas publicaciones añaden: “Estoy impaciente por ver cuando se convoca la manifestación en Castilla La Mancha, Extremadura, Canarias…”, en referencia a tres regiones que aparecen en lo alto de la clasificación y están gobernadas por el PSOE, a diferencia de Madrid, cuyo gobierno lo ostenta el Partido Popular (PP).

El gráfico, en su parte inferior, cita como fuente al sindicato Comisiones Obreras (CCOO), mientras que a la derecha se lee “A.Meraviglia/Cinco Días”.

Datos de listas de espera en 2017

Mediante una búsqueda por la frase del título de la clasificación viral y las palabras “Meraviglia + Cinco Días” que aparecen en la parte baja, AFP Factual encontró el gráfico utilizado por las publicaciones en este artículo del diario económico español Cinco Días. El texto data de 2018 y los porcentajes son los del año anterior, 2017.

La clasificación se centró en los pacientes que llevaban, al momento de realización del informe, más de seis meses esperando una operación quirúrgica no urgente. En los datos de 2021, que son los más recientes a fecha de publicación de este artículo, el porcentaje de pacientes en la misma categoría en Madrid ascendió al 9,3%, aunque sigue figurando entre las regiones con un porcentaje menor.

Detrás de la comunidad autónoma madrileña quedan Galicia, País Vasco, Castilla-La Mancha y Melilla.

Una convocatoria por la atención primaria

La manifestación del 13 de noviembre fue convocada por asociaciones vecinales y colectivos sociales y apoyada por sindicatos en defensa de una sanidad pública “de calidad” y contra los recortes en el sector, que depende de cada gobierno regional.

Cientos de miles de manifestantes en el centro de Madrid el 13 de noviembre de 2022, durante la protesta contra la situación de la sanidad pública en Madrid ( AFP / Óscar del Pozo)

La convocatoria no hacía referencia alguna a las listas de espera hospitalarias. La portavoz de la secretaría de Comunicación del sindicato CCOO, Marisol Castro, señaló a la AFP que la protesta del 13 de noviembre se realizó “por parte de asociaciones vecinales y en defensa de la sanidad pública”.

El eslogan general de la manifestación a la que se sumó CCOO “es defender la sanidad pública en Madrid”. Lo que los organizadores reivindicaban es “una mejora de la sanidad pública en general, con mayor incidencia en la atención primaria”, los centros de nivel básico e inicial de atención, por ser lo que “está recibiendo más recortes, más ataques, donde todo está peor”, indicó la portavoz sindical, y alertó: “Todo esto contagia también a la [atención] hospitalaria”.

La Federación Regional de Madrid de Asociaciones Vecinales (FRAVM) explicó a AFP Factual que la convocatoria partió de “un conglomerado de plataformas vecinales” que llevan meses trabajando para pedir mejoras en la sanidad pública madrileña. El servicio de prensa de la FRAVM negó que la protesta estuviera relacionada con las listas de espera para operaciones quirúrgicas.

El manifiesto de la movilización del 13 de noviembre recoge los puntos que reivindican las asociaciones populares, ninguno de los cuales hace referencia a las listas de espera.

Resumidas, las reivindicaciones que pueden consultarse en la nota publicada por la FRAMV son: aumento de la inversión en la sanidad pública y blindaje de ésta frente a posibles privatizaciones; aumento de plantillas con contratos dignos; no a las amenazas a “profesionales que denuncian las irregularidades”; recuperar “la esencia” de la atención primaria; asegurar que todo ciudadano tiene asignado médico, pediatra y enfermera; o disminuir los tiempos de demora de la atención primaria y citas hospitalarias.

También asegurar que los habitantes de la región tengan asistencia sanitaria; medicalizar las residencias para la tercera edad; atención presencial; no al recorte de horario en los centros de salud, rechazo a una ley que permitiría una “agencia sanitaria privatizadora”.

La presidenta de la región madrileña, Isabel Díaz Ayuso, había anunciado días antes de las protestas su deseo de impulsar las videoconsultas y la telemedicina, además de potenciar el rol de las enfermeras para resolver los problemas sanitarios. Pero lo que hizo saltar la chispa fue la iniciativa de reabrir puntos de atención de urgencias extrahospitalarias en los centros de salud encargados de la atención primaria sin el personal suficiente.

“Ese cierre se produjo en el peor momento de la pandemia”, recordó Castro. En 2020, debido a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, la región de Madrid anunció el cierre de los servicios de urgencias de atención primaria, “para desmantelar esa parte del servicio de la primera línea de la sanidad pública”, según la portavoz sindical.

Por otra parte, 5.000 médicos estaban convocados a una huelga desde el 21 de noviembre, que seguía en marcha a fecha de publicación de este artículo, para protestar por la sobrecarga de trabajo y el insuficiente tiempo destinado a los pacientes. Esa protesta coincide con la realizada por las asociaciones vecinales, así como con otra manifestación por el mencionado cierre de los puntos de atención de urgencias.

A raíz de las movilizaciones, Díaz Ayuso acusó de tener motivaciones políticas a los convocantes de las protestas.