Manifestación prodemocracia en Bangkok termina con choques con la Policía

Agencia EFE
·2  min de lectura

Bangkok, 20 mar. (EFE).- La manifestación prodemocracía de este sábado en Bangkok terminó con fuertes enfrentamientos entre alrededor de 300 manifestantes y la Policía en el casco histórico de la capital tailandesa.

La Policía disparo gases lacrimógenos y balas de goma y usó cañones de agua a presión para dispersar a los jóvenes que se concentraron desde la tarde en la explanada de Sanam Luang, próxima al Gran Palacio de Bangkok, para reclamar una reforma democrática en el país.

Un número indeterminado de manifestantes resultó herido y al menos cinco han sido arrestados por las autoridades durante las cargas efectuadas por las unidades antidisturbios.

Por su parte, los manifestantes respondieron con el lanzamiento de piedras, botellas y otros objetos contundentes, además de artefactos explosivos caseros.

Las autoridades había levantado un muro con más de un centenar de contenedores de mercancía para bloquear el paso de los jóvenes que tenían como objetivo llegar al Gran Palacio, donde iban a arrojar cartas destinadas al rey Vajiralongkorn en las que le exigen que reforme la Casa Real, aunque el monarca no reside allí.

Decenas de manifestantes ayudados con cuerdas lograron abrir una brecha en el muro y la tensión comenzó a aumentar al encontrarse frente a frente con los efectivos policiales.

Las autoridades reclamaron a los manifestantes, algunos de ellos menores de edad, que abandonaran la zona y tras un periodo de tregua cargaron contra la muchedumbre.

Previa a la concentración política, la Policía incautó unas 10.000 copias de un panfleto que reclama la reforma de la monarquía tailandesa y que iban a ser repartidas entre los participantes.

El autor del discurso es el activista Arnon Nampa, uno de los líderes del movimiento en favor de la reforma democrática de Tailandia y quien se encuentra en prisión preventiva acusado de vulnerar la ley de lesa majestad, que castiga con entre 3 y 15 años de cárcel los comentarios críticos u ofensivos contra la monarquía.

Además del abogado, otros cuatro líderes se encuentra en la cárcel acusados por el mismo delito y al que se suma también el cargo de sedición, que puede acarrear penas de hasta 7 años de cárcel.

Las protestas prodemocráticas, lideradas por los estudiantes y que generalmente han discurrido de manera pacífica, comenzaron en julio de 2020 para exigir la dimisión del primer ministro tailandés, la redacción de una nueva Constitución -ya que la actual fue escrita por la anterior junta militar (2014-2019)- y el objetivo de reducir el poder de los militares.

Sin embargo, la demanda más audaz llegó al mes siguiente, cuando reclamaron la reforma de la monarquía para que tenga menos influencia política y la enmienda de la ley de lesa majestad, que ha sido criticada por la ONU por ser excesivamente estricta.

El actual monarca no ha heredado el carisma ni el respeto que suscitaba su padre, el fallecido Bhumibol Adulyadej, y su estilo de vida ha provocado numerosas polémicas, censuradas por la prensa local.

(c) Agencia EFE