Las devastadoras formas en que la ansiedad y la depresión afectan el cuerpo

·5  min de lectura
No es de extrañar que cuando a una persona le diagnostican una enfermedad cardíaca, un cáncer o alguna otra dolencia física que limita o amenaza su vida, se sienta ansiosa o deprimida. (Gracia Lam/The New York Times).
No es de extrañar que cuando a una persona le diagnostican una enfermedad cardíaca, un cáncer o alguna otra dolencia física que limita o amenaza su vida, se sienta ansiosa o deprimida. (Gracia Lam/The New York Times).

No es de extrañar que cuando a una persona le diagnostican una enfermedad cardíaca, un cáncer, o alguna otra dolencia física que limita o amenaza su vida, se sienta ansiosa o deprimida. Pero a veces también sucede lo contrario: una ansiedad o depresión desmedida puede provocar una enfermedad física grave, e incluso impedir la capacidad de sobrellevar o recuperarse de una.

Ahora es el momento oportuno para hablar de las posibles consecuencias de esto, ya que el estrés inacabable y las perturbaciones en la vida causadas por la pandemia siguen haciendo mella en la salud mental de las personas.

El cuerpo humano no reconoce la separación artificial que los profesionales médicos hacen de los padecimientos mentales y físicos. Más bien, la mente y el cuerpo conforman una vía de doble sentido. Lo que sucede dentro de la cabeza de una persona puede tener efectos nocivos en alguna parte del cuerpo, y viceversa. Una enfermedad mental que no se trata puede aumentar de manera significativa el riesgo de contraer alguna dolencia física grave, y a su vez los trastornos físicos pueden derivar en comportamientos que empeoran las afecciones mentales.

Hace décadas, en estudios que hicieron un seguimiento de cómo les iba a pacientes con cáncer de mama, por ejemplo, David Spiegel y sus colegas de la Facultad de Medicina de la Universidad Stanford revelaron que las mujeres cuya depresión disminuía vivían más tiempo que aquellas cuya depresión empeoraba. Su investigación y otros estudios han mostrado de manera clara que “el cerebro está conectado de manera estrecha con el cuerpo y el cuerpo con el cerebro”, comentó Spiegel en una entrevista. “El cuerpo tiende a reaccionar al estrés mental como si fuera estrés físico”.

Según él y otros especialistas, con demasiada frecuencia, los médicos pasan por alto el malestar emocional crónico, pese a las pruebas como la antes mencionada. Sucede mucho que un médico receta una terapia para padecimientos físicos como la diabetes o una enfermedad cardiovascular, y luego se pregunta por qué los pacientes empeoran en lugar de mejorar.

Muchas personas son reacias a buscar tratamiento para enfermedades emocionales. Algunos con ansiedad o depresión tal vez teman ser estigmatizados, aunque estén conscientes de que tienen un problema psicológico serio. Muchos intentan curar por su cuenta su malestar emocional al adoptar comportamientos como el consumo excesivo de alcohol o el uso de drogas, lo cual solo empeora sus problemas preexistentes.

Y a veces los parientes y amigos sin querer refuerzan la negación de una persona que padece un malestar mental diciendo cosas como “así es él”, y no hacen nada para alentarlos a buscar ayuda profesional.

¿Qué tan comunes son la ansiedad y la depresión?

Los trastornos de ansiedad afectan a casi el 20 por ciento de los adultos estadounidenses. Esto significa que millones de personas son asediadas a cada instante por la respuesta involuntaria que prepara al cuerpo para la acción. Cuando uno está estresado, el cerebro responde con la liberación de cortisol, el sistema de alarma de la naturaleza que evolucionó para ayudar a los animales que se enfrentan a amenazas físicas aumentando la respiración, elevando el ritmo cardíaco y redirigiendo el flujo sanguíneo de los órganos abdominales a los músculos que ayudan a afrontar o escapar del peligro.

Estas medidas de protección provienen de los neurotransmisores epinefrina y norepinefrina, que estimulan al sistema nervioso simpático y ponen al organismo en alerta máxima. Pero cuando se invocan con demasiada frecuencia y de manera indiscriminada, la sobreestimulación crónica puede dar lugar a todo tipo de malestares físicos, como indigestión, calambres, diarrea o estreñimiento, y un mayor riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

La depresión, aunque menos común que la ansiedad crónica, puede tener efectos aún más devastadores en la salud física. Aunque es normal sentirse deprimido de vez en cuando, más del seis por ciento de los adultos tiene sensaciones persistentes de depresión a tal grado que esta perturba las relaciones personales, interfiere con el trabajo y el tiempo libre, y afecta su capacidad para lidiar con la vida diaria. La depresión persistente también puede exacerbar la percepción del dolor de una persona y aumentar sus probabilidades de sufrir dolor crónico.

La depresión disminuye la capacidad de una persona para analizar y responder al estrés de manera racional”, Spiegel dijo. “Acaban en un círculo vicioso con una disposición limitada para salir de un estado mental negativo”.

Para empeorar las cosas, la ansiedad y depresión desmedidas suelen coexistir, lo cual hace que las personas estén vulnerables a un arsenal de padecimientos físicos y a una incapacidad de adoptar y seguir la terapia que necesita. 

El tratamiento puede contrarrestar los daños emocionales

Si bien la ansiedad y la depresión persistentes son tratables en gran medida con medicamentos, terapia cognitivo-conductual y terapia de conversación; sin tratamiento, estas enfermedades tienden a empeorar. Según John Frownfelter, el tratamiento de cualquier padecimiento funciona mejor cuando los médicos comprenden “las presiones a las que se enfrentan los pacientes, que afectan su comportamiento y provocan daños clínicos”.

Frownfelter es internista y director médico de una empresa emergente llamada Jvion. La organización utiliza la inteligencia artificial para identificar no solo los factores médicos, sino también los psicológicos, sociales y de comportamiento que pueden influir en la eficacia del tratamiento en la salud de los pacientes. Su objetivo es fomentar enfoques más holísticos del tratamiento que se ocupen de forma integral y simultánea del paciente, tanto de su cuerpo como de su mente.

Los análisis utilizados por Jvion, una palabra hindú que significa “dador de vida”, podrían alertar a un médico cuando una depresión subyacente quizá está obstaculizando la eficacia de los tratamientos recetados para alguna enfermedad. Por ejemplo, los pacientes que reciben tratamiento para la diabetes y se sienten desesperanzados tal vez no mejoren porque, debido a su depresión, toman la medicina indicada solo de forma esporádica y no siguen una dieta adecuada, explicó Frownfelter.

“Con frecuencia hablamos de la depresión como una complicación de una enfermedad crónica”, escribió Frownfelter en julio en Medpage Today. “Pero de lo que no hablamos lo suficiente es de cómo la depresión puede devenir en una enfermedad crónica. Los pacientes con depresión quizá no tengan la motivación para hacer ejercicio con frecuencia o cocinarse de manera saludable. Muchos también tienen dificultades para dormir bien”.

© 2021 The New York Times Company

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: La pandemia ha catapultado los padecimientos mentales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.