¿Cómo manejar los miedos ante una intervención quirúrgica?

(www.neomundo.com.ar / PRO-SALUD News,) El miedo a la anestesia -tanto a sentir dolor aún bajo sus efectos, como en lo que se refiere a quedarse dormido más allá de lo debido- es uno de los principales temores que tienen quienes deben someterse a una operación, sean adultos o menores, varones o mujeres.

Si bien en una intervención entran en juego muchas cosas y fundamentalmente se ponen a prueba la salud y la fortaleza anímica y emocional, lo cierto es que recurriendo a ciertas herramientas es posible encarar este proceso con mayor seguridad.

ESPECIALIDAD PSI

De eso se encarga puntualmente la psicoprofilaxis quirúrgica, una rama de la medicina en la cual un especialista trata al paciente que debe operarse para que la intervención pueda llevarse a cabo en tiempo y forma.

Para eso se realizan entrevistas previas a la fecha de la intervención, el día puntual ya en la institución y también luego de realizada la operación.

"Estar informado es fundamental, ya que el primer miedo es a lo desconocido. Por eso, el psicólogo entrenado debe indicarle al paciente cuáles son los pasos que deberá atravesar. También es muy importante la confianza que el paciente indefectiblemente debe construir con respecto al médico y su equipo", expuso la licenciada en psicología Beatriz Bergman, especialista en psicoprofilaxis quirúrgica.

PARA QUE

"El objetivo siempre es trabajar preparando a las personas para que puedan afrontar esa situación traumática, con la mayor cantidad de información posible sobre los riesgos y los beneficios que implica. En este sentido, está comprobado científicamente que el sistema inmunológico responde favorablemente o de acuerdo a lo esperado cuanto más tranquila y relajada vaya la persona a operarse. También se sabe que la recuperación es más rápida y mejor", agregó la especialista.

Aunque este procedimiento generalmente funciona muy bien en los adultos, cuando quienes deben operarse son los niños, es necesario realizar algunos "ajustes".

En esos casos, tal como comentó la licenciada Bergman, "se trabaja siempre con los chicos y con los padres tanto en forma conjunta como en sesiones separadas, aunque la modalidad de interrelación con el equipo médico es similar a la que se da en caso que se operen adultos. Cuando los niños son muy pequeños, se trabaja con juegos, dibujos o cuadernillos, y visitando el lugar adonde se realizará la operación para familiarizarlo con el mismo".

"Tanto para unos como para otros todas las herramientas que uno tenga disponibles son útiles. Lo que ocurre es que para elegirlas habrá que establecer con qué tipo de paciente se está lidiando. Siempre hay que partir del concepto de que el miedo no es para todos igual. De manera que aún frente a una intervención estética y aparentemente sin riesgo alguno pueden aparecer señales de alarma como, por ejemplo y casualmente, enfermarse justo antes de la operación y que haya que posponerla", concluyó la licenciada Bergman, también directora de la Clínica Integral de la Imagen, quién ante la consulta de esta agencia aseguró que "en el ámbito público y en el privado, en nuestro país es posible acompañar a los pacientes a veces hasta el momento en que entran al quirófano. En líneas generales no suele haber problemas".

CONSEJOS PREVENTIVOS

Algunos consejos a tener en cuenta si debe realizarse una intervención:

- Conozca al equipo médico con antelación.

- Si tiene dudas, pida una segunda opinión.

- Pregunte todo lo que quiera saber sobre los riesgos y la convalecencia.

- Si es una persona ansiosa, concurra acompañada a las consultas, para que la otra persona pueda ocuparse de hacer las preguntas y registrar las respuestas del profesional.

- Pida contar con el apoyo de un especialista en psicoprofilaxis quirúrgica.

- Tome la determinación de operarse únicamente si está convencido.

- Establezca vínculos de confianza con los profesionales.

Más información sobre ciencia y salud en WWW.NEOMUNDO.COM.AR

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK