Los mandos rusos probablemente estén “preocupados” por las explosiones en Crimea, dice el Reino Unido

·2  min de lectura

Es probable que los mandos rusos estén cada vez más preocupados por el “deterioro de la seguridad en Crimea”, según el Ministerio de Defensa del Reino Unido, después de que un depósito de municiones se viera sacudido por múltiples explosiones.

En lo que Rusia calificó de un “acto de sabotaje”, el martes por la mañana se produjo una explosión en las instalaciones de Maiske, cerca de Dzhankoi, que causó al menos dos heridos y provocó la evacuación de unas 3.000 personas.

Ucrania se ha abstenido de adjudicarse la autoría de las explosiones en Crimea, de la que Rusia se apoderó en 2014 y a la que Vladimir Putin ha utilizado para lanzar ataques desde que comenzó la guerra el 24 de febrero.

Para empeorar el panorama en Crimea, el periódico financiero Kommersant informó de que también se habían producido explosiones cerca de Gvardeyskoye, en el centro de la península. Hasta el miércoles, las autoridades rusas no habían hecho ningún comentario.

Un comunicado del Ministerio de Defensa británico del miércoles decía que “es muy probable que los mandos rusos estén cada vez más preocupados por el aparente deterioro de la seguridad en Crimea, que funciona como zona de retaguardia para la ocupación”.

El humo se eleva cerca de Dzhankoi (REUTERS)
El humo se eleva cerca de Dzhankoi (REUTERS)

Decía que Gvardeyskoye y Dzhankoi “albergan dos de los más importantes aeródromos militares rusos en Crimea”.

Si Ucrania fue responsable de las explosiones, eso representaría una escalada significativa en la guerra. Estos ataques también podrían indicar que los operativos ucranianos son capaces de penetrar profundamente en el territorio ocupado por Rusia.

La semana pasada, el ejército de Putin en Crimea se vio presionado cuando Ucrania dijo que nueve aviones de guerra rusos habían sido destruidos tras las explosiones. En ese momento, Moscú todavía pensaba en la posibilidad de que una colilla de cigarrillo desechada fuera la causa.

Mientras tanto, en la región de Donetsk, en el frente de la ofensiva rusa, dos civiles murieron y otros siete resultaron heridos por los recientes bombardeos rusos sobre varias ciudades y pueblos.

Bombarderos rusos Tu-22M3 de largo alcance dispararon el martes por la noche misiles de crucero contra la región de Odesa, dejando cuatro personas heridas, según el portavoz de la administración regional de Odesa, Oleh Bratchuk.

En la ciudad meridional de Mykolaiv, dos misiles rusos dañaron un edificio universitario a primera hora del miércoles, pero no dejaron heridos.

Las fuerzas rusas también bombardearon Khárkiv y varias partes de la región de Khárkiv durante la noche, dañando edificios residenciales e infraestructuras civiles, pero sin causar bajas.

El jueves, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, tiene previsto viajar a Ucrania para reunirse en la ciudad occidental de Lviv con el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Se espera que hablen de los envíos de grano y de una posible misión de investigación a la central nuclear de Zaporizhzhia, controlada por Rusia, que Rusia y Ucrania se han acusado mutuamente de bombardear.

Información adicional de Associated Press.