Mando policial separado mientras indagan tiroteo en Cancún

Associated Press
·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El mando policial de Quintana Roo, el estado donde está Cancún, fue separado de su cargo mientras se esclarecen los actos violentos que dejaron ocho personas heridas, dos de ellas de bala, cuando la policía dispersó a tiros una manifestación feminista en esa turística ciudad del sureste mexicano.

Carlos Joaquín, gobernador de Quintana Roo, dijo el martes por la noche que aceptó la solicitud de Alberto Capella para dejar su puesto como secretario de Seguridad mientras la fiscalía estatal y la dirección de asuntos internos terminan la “investigación profunda” de los hechos violentos ocurridos el lunes.

“Como gobernador les ofrezco una disculpa publica por la incompetencia de los policías que no acataron mis instrucciones” de que no hubiera violencia, afirmó Joaquín en un video subido a sus redes sociales.

El lunes, después de que la fiscalía anunciara el hallazgo del cadáver de una mujer de 20 años que había sido reportada como desaparecida unos días antes, varios centenares de personas convocadas por colectivos feministas se manifestaron en el centro de Cancún para exigir justicia.

Cuando algunos manifestantes intentaron derribar una barrera en la entrada del Ayuntamiento de la ciudad comenzaron las ráfagas de disparos y la gente comenzó a correr.

Según las cifras actualizadas por el gobernador el martes por la noche, ocho personas resultaron heridas, dos de ellas de bala.

El presidente Andrés Manuel López Obrador celebró la decisión del gobernador y “que no haya habido tolerancia, encubrimiento, complicidad”, durante su conferencia matutina del miércoles.

Organizaciones nacionales e internacionales exigieron una investigación exhaustiva de lo que la ONU calificó como un “uso excesivo de la fuerza”.

La Red Feminista Quintanarroense denunció el martes en conferencia de prensa que la acción no fue imprevista sino que fue “planeada estratégicamente” y que en ningún momento se hizo uso de otros medios de disuasión. Por ello, además de una indagatoria independiente, pidieron la destitución de Capella.

El martes por la mañana había sido separado del cargo el jefe de la policía local de Cancún pero la seguridad de ese turístico destino está bajo la coordinación y mando único del estado desde el 7 de junio de 2019 y su responsable es el secretario de Seguridad Pública estatal.

Capella había calificado los actos de la policía como una “estupidez” y dijo que los seis agentes que tomaron las armas tendrían que responder por sus actos de forma individual.

Capella tiene una amplia trayectoria, no exenta de polémicas y críticas, en puestos de seguridad en lugares violentos y con marcada presencia del crimen organizado.

Antes de llegar a Quintana Roo en 2018 fue responsable de la seguridad del estado de Morelos, al sur de la capital, desde 2014. Previamente dirigió la policía local en su ciudad natal, Tijuana.

Tanto durante sus dos épocas al mando de la seguridad en esa localidad fronteriza como sus años en Morelos fueron periodos de gran violencia y actividad del crimen organizado, que también está muy presente en Quintana Roo aunque las autoridades se esfuerzan para que la violencia no afecte a las principales áreas turísticas.

El gobernador Joaquín se comprometió a capacitar mejor a los policías y a los funcionarios estatales en temas de derechos humanos y violencia de género y garantizó justicia para los femicidios.