Por un mandato, la comida callejera pierde colorido en la capital mexicana

·4  min de lectura

De los coloridos dibujos de frutas que adornaban un puesto callejero de jugos en el centro de Ciudad de México solo quedan las siluetas. Un insípido letrero gubernamental las sustituyó y de paso borró parte de la identidad capitalina.

La alcaldía de Cuauhtémoc, una de las 16 en que está dividida la ciudad y que abarca el Centro Histórico y los tradicionales barrios de Condesa, Roma y Juárez, ordenó retirar los letreros e ingeniosas imágenes que adornaban cientos de quioscos de comida.

Es una cuestión de “orden, disciplina” para “mejorar la imagen urbana“, justifica Sandra Cuevas, alcaldesa de la zona que arrebató el cargo al oficialismo de izquierda en las elecciones de 2021.

Los avisos y dibujos que anunciaban a “Nutrijugos Dax“, su competidor “Súper Jugos Curativos”, “Supertortas la Sabrosita” o las coloridas letras rojas de “Ricos Tacos de Guisado” dieron paso a la anodina frase “Alcaldía Cuauhtémoc es tu casa”.

Parece un asunto menor en una ciudad de nueve millones de habitantes aquejada por el intenso tráfico, la contaminación y el riesgo de terremotos.

RÓTULOS SON ARTE POPULAR

Pero los puestos de lámina, donde miles se agolpan para comer, y sus letreros son parte del ADN de la urbe, sostiene un colectivo ciudadano que rechaza la decisión de Cuevas.

“Es un ataque a la identidad de la ciudad y de todos los chilangos (capitalinos)”, dice a la AFP Aldo Solano, historiador de arte de 35 años. “Borraron muchos rótulos que son arte popular, parte de la imagen tradicional” de la ciudad, reprueba.

Los rótulos son por sí mismos el menú de los puestos de comida callejera, que en la capital se cuentan por miles y ofrecen infinidad de preparaciones.

El dibujo de unos tacos humeantes o el de un cerdito sonriente en un cazo no dejan dudas de que en ese lugar se puede saborear el famoso platillo mexicano o las “carnitas” de puerco.

El origen de esas ilustraciones se remonta a inicios del siglo XX, cuando en México había altas tasas de analfabetismo. “Por eso se apeló a una iconografía. Ahora no es el caso, pero se conserva esta tradición”, explica Solano.

ROTULISTAS Y VENDEDORES DE COMIDA CALLEJERA, UN MISMO FIN

Desde entonces, los rotulistas y vendedores de alimentos persiguen un mismo fin: hacerse notar, de forma sencilla y rápida, en un espacio público saturado.

Pero ahora, con los puestos uniformados por un cartel oficial, será más difícil saber qué vende cada uno.

“Es una herramienta básica de marketing“, señala Tamara de Anda, de 28 años, integrante de un grupo que está construyendo un archivo digital de los rótulos de la ciudad con aportes de ciudadanos.

Temiendo represalias, los locatarios no se atreven a protestar. “Nos dijeron ‘lo quitas o lo quitas'”, cuenta bajo anonimato la dependiente de un puesto de jugos.

La alcaldesa Cuevas, de 36 años, ha estado envuelta en varias controversias. En marzo fue suspendida temporalmente del cargo por agredir a unos policías, a quienes tuvo que ofrecer disculpas.

Además, desde antes de ser elegida, era acusada por funcionarios del gobierno de Ciudad de México de “extorsionar” a comerciantes informales para que pudieran trabajar, lo cual niega.

“ERROR MUY GRANDE”

Desde 1985, Adán Navarrete, de 53 años, ha pintado numerosos negocios con dibujos como el de un chef presumiendo de un platillo o un payaso sonriente para una tienda de fiestas infantiles.

Sin embargo, su negocio comenzó a decaer con la adopción de nuevas técnicas de pintura en los años 1990. Ahora encaja un nuevo golpe con la ordenanza de Cuevas, que algunos llaman una “alcaldada”.

“(Se rotulaban) taxis, camionetas de carga, cortinas (de negocios)”, recuerda Navarrete, quien lamenta que mientras “la tecnología sigue subiendo”, su oficio “va bajando”.

Califica de “error muy grande” la política de Cuevas. “Por muy sencillo (que parezca), y a lo mejor se les hace feo, pero es un arte”, reivindica.

Con tristeza reconoce que varias de esas creaciones, que se retocaban periódicamente, están perdidas para siempre. “Es muy difícil volverlo a hacer, porque muchos maestros ya no existen”. N

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

México y América Latina, mercados dinámicos en gastronomía y comida a domicilio

Enjambres de langostas amenazan la comida de millones de personas

El desperdicio de comida, un hábito peligroso que hay que erradicar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.