Man City golea 5-2 a Southampton, se consolida como líder

·2  min de lectura
Ilkay Gundogan (derecha) anota el tercer gol del Manchester City en el partido contra Southampton por la Liga Premier, el miércoles 10 de marzo de 2021. (Clive Brunskill/Pool vía AP)

MANCHESTER, Inglaterra (AP) — Con sendos dobletes de Riyad Mahrez y Kevin De Bruyne, el Manchester City derrotó el miércoles 5-2 a Southampton para consolidar una ventaja de 14 puntos como líder de la Liga Premier.

El City reclamó un penal con el marcador 1-1 en el primer tiempo al dictaminarse que el arquero Alex McCarthy no había cometido una falta sobre Phil Foden — y el VAR no medió para revertir la decisión.

Pero el equipo de Pep Guardiola respondió con creces para embolsarse los tres puntos. Mahrez adelantó a los de casa y luego habilitó a Ilkay Gundogan para poner el 3-1 antes del descanso.

El extremo argelino facturó otro tanto tras la reanudación y De Bruyne facturó el quinto luego que Che Adams había descontado para el club del sur.

De Bruyne también el autor del primer gol a los 15 minutos, con James Ward-Prowse a cargo de la réplica con un penal.

El City pareció acusar el efecto de la derrota el domingo en el derbi de Manchester que puso fin a una racha de 21 victorias, saliendo con cierta indolencia en los primeros compases.

Pese a su intensidad, Southampton no pudo generar ocasiones claras y fueron sorprendidos mal parados cuando el City se adelantó en su primera llegada.

La jugada fue gestada por Ruben Dias, quien colocó un soberbio cambio de frente a Oleksandr Zinchenko. El jugador ucraniano habilitó a Foden y, pese a que el remate de éste, fue repelido por McCarthy, De Bruyne apareció para empujar el balón en las redes.

Southampton no tardó en responder. Jannik Vestergaard exigió al arquero brasileño con un cabezazo tras un tiro de equina y fue víctima de una falta de de Aymeric Laporte en la acción. El árbitro señaló la pena máxima y Ward-Prowse definió con un remate por todo el medio.

La polémica estalló cuando el City exigió que se pitase un penal a su favor. Guardiola no podía creer desde la banda cuando el VAR no intervino.

El incidente desconcertó al City, con Ward-Prowse probando un remate desde larga distancia que Ederson repelió. Pero Mahrez le cambió el rumbo al partido con dos genialidades.