La falta de VAR en CopaMX evidenció limitaciones arbitrales en el Santos vs Pumas

Carlos Alberto Pérez

​Arrancaron los octavos de de final de la reestructurada Copa MX y uno de los partidos más disparejos ocurrió en la Comarca Lagunera, entre ​Santos y ​Pumas (4-2). Aunque el resultado final dejó la serie con posibilidades de remontada para los felinos, los dirigidos por Guillermo Almada avasallaron al cuadro de Míchel. 

Doblete Eduardo Aguirre y Octavio Rivero, expulsión injusta para Jesús Rivas, exhibición de Marco Antonio García y varios debuts se presenciaron ayer por la noche en Torreón, por lo que no te puedes perder lo bueno, malo y feo del partido de ida entre ambos equipos.

Lo bueno

Eduardo Aguirre

El talento mexicano se impuso en la cancha de Territorio Santos Modelo. Eduardo Aguirre, figura en las categorías inferiores de la selección mexicana, aprovechó el hueco en la delantera lagunera para firmar un doblete magistral con el que los Guerreros llegaron a estar 4-0 arriba en el marcador. 

Sin duda alguna, la actuación del atacante de 21 años fue lo bueno el día de hoy para Santos y el fútbol mexicano, pues confirma que con oportunidades, las consagraciones se darán con mayor facilidad, porque talento hay.

Lo malo

Lo malo, malísimo, del partido, fue el silbante Brian Omar Rojas, quien se llevó las miradas tras el infame error de todo el cuerpo arbitral en el primer cuarto de juego.

Tras el remate de cabeza de un elemento santista, una mano de Martín Barragán impidió que el esférico se incrustara en la portería auriazul para adelantar a los locales desde el minuto 13'. La polémica surgió cuando el árbitro decidió sancionar correctamente el penal, pero expulsar al hombre incorrecto, en una desastroza confusión de identidad que terminó con el injusto abandono del canterano Jesús Rivas.

Lo feo

Martín Barragán se llevó el odio de propios y extraños tras su nulo compañerismo hacia Jesús Rivas en la acción donde se fue expulsado.

A sus 28 años, Barragán dio una muestra de que el Fair Play en muchas instituciones no está interiorizado. Para algunos fue un comportamiento cobarde, pero lo único cierto es que al experimentado jugador de ​Pumas no le importó ver cómo su compañero de 17 años se iba del campo de forma totalmente injusta, mientras él no recibía la sanción correspondiente a su acción.