Cómo Mallorca está estableciendo un nuevo estándar sostenible en las Islas Baleares

Annie Bennett
·5  min de lectura
<p>Mirador de Ses Animes Mallorca.</p> (Visit Palma)

Mirador de Ses Animes Mallorca.

(Visit Palma)

Sentada en una tumbona, me serví un poco de agua de la botella de vidrio en una caja volcada frente a mí. La pintura roja descolorida me dio a entender que la caja alguna vez había contenido aceite de oliva. Estaba en Finca S'estelrica, un hotel elegante y sencillo en tierras de cultivo a las afueras de la bonita ciudad de Arta, en la cima de una colina, en el este de Mallorca. El agua refrescantemente fría era de su propio pozo, recién filtrada y embotellada. Mientras miraba a través del campo hacia las montañas, me preguntaba cómo algo tan simple, y gratuito, podía sentirse tan lujoso.

La mayoría de los lugares no tienen la suerte de tener su propia fuente de agua, pero las botellas de vidrio llenas con el líquido del grifo filtrado se convertirá en algo menos inusual en los hoteles, bares y restaurantes de Mallorca en los próximos años.

Es parte de una serie de medidas que está implementando el gobierno de las Islas Baleares, que incluye el paso audaz de prohibir los plásticos de un solo uso. A partir del 20 de marzo, no se podrán vender en las islas vasos de plástico, platos, bandejas, cubiertos, pajitas, cápsulas de café, bastoncillos de algodón o navajas de afeitar o encendedores desechables. Y es adiós a las miniaturas botellas plásticas de champú en los baños de los hoteles.

La legislación aún no incluye botellas de plástico, pero las islas están avanzando en la dirección correcta, con el objetivo de reducir los residuos en un 20% para 2030. La iniciativa Plastic Free Balearics se ha creado para ayudar a las empresas de hostelería a encontrar alternativas más respetuosas con el medio ambiente y reducir el impacto en los ecosistemas marinos causado por la contaminación plástica.

Han pasado cinco años desde que se introdujo la tasa de turismo sostenible en las Islas Baleares, y el esquema ha proporcionado fondos para proyectos destinados a proteger el medio ambiente, restaurar el patrimonio cultural y promover el ecoturismo. Todos los turistas que se alojen en las islas la tienen que pagar, con tarifas diarias que oscilan entre los 25 céntimos y los 4 euros, según el tipo de alojamiento y la época del año.

Leer más: Canadá prohibirá las bolsas de plástico y otros productos de un solo uso para fines de 2021

Actualmente hay 66 iniciativas en marcha en Mallorca gracias al impuesto, incluida la restauración de la muralla medieval alrededor de la ciudad de Alcudia en el noreste de la isla y la mejora de la señalización de las numerosas rutas ciclistas.

El ciclismo se está volviendo cada vez más popular aquí, como un deporte serio y como una forma de explorar Mallorca con tranquilidad. La tendencia tiene otro beneficio además de ser una forma ecológica de moverse: realmente ayuda a alentar a las personas a tomar vacaciones entre el otoño y la primavera, cuando el clima es menos sofocante y, por lo tanto, más adecuado para actividades extenuantes al aire libre. Los grupos de ciclistas están optando por visitar en los meses antes muertos de febrero y noviembre, y los hoteles están instalando talleres de reparación e instalaciones para guardar bicicletas para atenderlos. El Ayuntamiento de Palma está ampliando la actual red ciclista de 90 km, con planes para tener 100 km de bici-sendas en la capital mallorquina y sus alrededores para 2023. Reducir la presión sobre el medio ambiente y las instalaciones turísticas en temporada alta es un objetivo clave para el futuro del turismo en Mallorca.

El turismo rural también ha despegado realmente en los últimos años, gracias a una nueva ola de visitantes que buscan experiencias más auténticas en el campo y en las partes menos desarrolladas de la costa. Decenas de casas de campo, construidas en la piedra arenisca local, se han transformado en hoteles boutique, generalmente con la participación de uno de los chefs locales que están reinventando la cocina tradicional mallorquina. Entre ellos se encuentra Andreu Genestra, chef del Hotel Predi Son Jaumell de Capdepera, que ya tenía una estrella Michelin, pero que ahora también ha sido galardonado con la nueva estrella verde en reconocimiento a las prácticas sostenibles en su restaurante. Utiliza principalmente productos locales, muchos de ellos cultivados en los jardines del hotel o recolectados de la orilla en una cala cercana.

La ecotasa también financia la transformación de Ses Porqueres de Galatzo en la Serra de Tramuntana al oeste de la isla. Originalmente un refugio para animales en la finca Galatzo, el edificio se convertirá en un refugio con camas de dormitorio y un espacio para actividades educativas y culturales. La cordillera tiene el estatus de Patrimonio Mundial de la Unesco en reconocimiento a las ingeniosas técnicas utilizadas para cultivar en sus laderas en terrazas a lo largo de los siglos, y el refugio se encuentra en la Ruta de la Piedra Seca, una serie de rutas de senderismo a través de bosques de pinos, viñedos y olivares. También puedes hacer una parada para darte un chapuzón en hermosas calas a lo largo del camino. Los muros que marcan los caminos han sido restaurados siguiendo la técnica tradicional balear de utilizar solo piedra y arena, sin mortero ni cemento para mantener todo unido. La ruta cubre alrededor de 170 km, con diferentes grados de dificultad, y se puede abordar por etapas. El alojamiento a lo largo del camino varía desde refugios hasta pequeños pero lujosos hoteles de pueblo, donde los caminantes pueden probar los aceites de oliva, frutas, quesos, embutidos y vinos de producción local al final de la caminata de cada día.

Si bien Mallorca está desesperada por recuperar a los turistas en 2021 (la industria representa alrededor del 35% del PIB de la isla y el Reino Unido es el segundo mercado más importante), también está decidida a aprovechar sus tradiciones para hacerlo de una manera más sostenible. La pausa forzada causada por el coronavirus, que da a las personas la oportunidad de pensar en el impacto ambiental de las prácticas actuales, puede resultar ser justo lo que Mallorca necesitaba.

Relacionados

Islandia prueba empaques ‘eco-friendly’ que podrían ahorrar hasta 350 toneladas de plástico al año

Entra en vigor en Inglaterra la prohibición de los popotes de plástico

COVID: España sufre una fuerte caída en la industria del turismo por la pandemia de coronavirus