Malikualli y su glamping romántico en la naturaleza de Malinalco

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 10 (EL UNIVERSAL).- Si hay un lugar lleno de misticismo, aventura e historia es Malinalco, el Pueblo Mágico con un centro ceremonial prehispánico en las alturas y un convento con su claustro cubierto con pinturas murales únicas en su tipo. Pero además de los atractivos clásicos, también existen lugares para conectar con la naturaleza, como Malikualli, un complejo ecoturístico con actividades emocionantes.

El rico calorcito de Malinalco, su naturaleza y calles coloniales te animarán a vivir la aventura a unas dos horas y media de Ciudad de México. Aquí te contamos qué hacer y qué ver en Malikualli, situado en un poblado que desborda la magia, incluida la leyenda que cuenta su origen.

La leyenda de Malinalco

De origen divino, la creación de Malinalco se remonta a los tiempos del peregrinaje que emprendieron los aztecas desde Aztlán en busca de la tierra prometida por el dios Huitzilopochtli. En aquellos míticos andares, la deidad también conocida como el "colibrí zurdo", aprovechó una noche para abandonar a Malinalxóchitl, su hermana, quien debido a sus habilidades de hechicería, aterrorizaba a sus súbditos y entorpecía el trayecto.

Así, al despertarse, Malinalxóchitl, la "flor de yerba", se enfureció y tomó a su gente para ir en busca de un nuevo camino, el cual, se dice, terminó en el valle donde hoy en día está Malinalco y se fundó la ciudad. Luego, ellos conquistaron la región y lo hicieron el lugar de graduación para los guerreros jaguar y águila, la élite de la milicia.

Actividades divertidas en Malikualli

Al llegar, un concierto de chicharras nos recibe después de la lluvia. El centro ecoturístico Malikualli, a los pies de una montaña con una gran vista del paisaje malinalca cubierto por una abundante vegetación, ofrece muchas actividades extremas y de aventura en contacto con la naturaleza. Una emocionante tirolesa No miento, le tenía pavor a las alturas y la tirolesa de 200 metros de largo y 20 de alto no era opción para mí. Pero, me convencieron y me armé de valor. La emoción que generó el escenario y la velocidad fue suficiente para romper esa barrera. Te invito a hacer lo mismo, si tú también padeces de lo mismo. Me lo agradeces después. Tú decides cómo lanzarte: sentado, en posición de "Superman" o de cabeza. ($120 pesos por persona).

Rappel

Hablando de montañas, ¿qué te parecería descender por una de ellas? Es posible hacer rappel en una pared de roca natural. Las piernas me temblaban al saber que iba a bajar colgado de un cable por una pared casi vertical de 45 metros de altura. Lo más difícil es pararte en el borde del precipicio pero, ya después, te dejas llevar por la buena onda del instructor.

El descenso consiste en dar saltos cual grillo, apoyando tus pies en la pared para impulsarte. ($330 pesos por persona).

El puente tibetano

Entre el nervio y la necesidad de aferrarme a uno de los cables para no perder el equilibrio, mis brazos sufrieron las consecuencias de tanta tensión, incluso días después. El puente tibetano es otra de las actividades estelares en Malikualli pero la experiencia es fantástica. La meta es llegar al extremo opuesto tratando de avanzar 'de ladito' sin perder el equilibrio apoyándote de dos cables de acero: uno para las manos y otro para los pies. Un frondoso árbol de amate amarillo te recibirá si lo logras ($330 pesos por intento). Eso sí, llegarás con las piernas temblorosas.

El vuelo en parapente

Esto es para los más valientes pero la recompensa es enorme, si te animas a volar en parepente. En lo personal, me quedé con ganas de hacerlo, pues las condiciones climáticas lo impidieron, así que, por seguridad, tuvo que suspenderse. Aun así, si a ti te toca buen día, no dudes en volar por el cielo de Malinalco, siempre en compañía de un instructor certificado, y tener impresionantes vistas por unos 40 minutos ($2,200 pesos por persona).

Un paseo en cuatrimoto

Desde Malikualli encendimos los motores de las cuatrimotos y nos fuimos a rodar por los empedrados callejones de Malinalco. El paseo incluyo unos sembradíos y parte de la carretera; aunque también hay rutas a campo traviesa o la del mezcal que hace una parada en una destilería para hacer una degustación de algunas variedades del destilado. Las tarifas de los recorridos van desde los $500 pesos para una persona y $800 en cuatrimoto para dos.

Glamping en Malikualli

Además de la estancia en tiendas de campaña, Malikualli cuenta con un glamping. Son tres los domos geodésicos de lujo, enclavados en la montaña del centro ecoturístico. Este proyecto generado en pandemia ahora es la joya de la corona de Malikualli. Para llegar a los domos, ideales para parejas, hay que subir unas escarpadas escalinatas. Todos cuentan con terraza, red volada, baño privado y asador, por si necesitas armar la carnita asada en lo alto de Malinalco.

Además, dos de estos domos también tienen jacuzzi, para que te relajes o armes un plan romántico. Desde $2,800 pesos la noche para dos personas. Ojo: anticipa tu reservación al menos con un mes, pues la demanda es muy alta y no queremos que te pierdas de esta belleza.

Romance en Malikualli

Punto Romántico, empresa hermana de Malikualli, planea las mejores ideas para consentir a las parejas con picnics en una cueva en las alturas, escondida en el mismo cerro del centro ecoturístico o en otro punto en medio de la naturaleza.

Con duración de dos horas y media, también puedes ver una película en la cueva que, por cierto, está coquetamente decorada. Incluye frazadas, chocolates, vino, pizza artesanal, decoración especial y otras amenidades. Tanto el picnic como la función de pelis puede ser de día de o de noche. Precios desde $2,290 pesos por pareja. Si estás buscando un lugar especial para declarar tu amor o hacer una pedida de mano, este es un gran lugar.

Qué comer en Malikualli

Al llegar, me contaron que la intención de Malikualli es ofrecerle todo al viajero para que no tenga que salir y pueda relajarse totalmente, por lo que el servicio de comida entró en operaciones recientemente. Aunque soy muy hermético a la hora de la comida (remilgoso dirían), reconozco que la oferta gastronómica es riquísima y ofrecen varias opciones.

Desde molletes de huitlacoche, café criollo malinalca, trucha arcoíris rellena de flor de calabaza, puré de poro con tocino y más, según el menú del día que ofrezca su pequeño pero delicioso restaurante.

Cómo llegar a Malikualli

Si no cuentas con auto propio, desde Ciudad de México, en la estación Observatorio toma un autobús Flecha Roja con destino a Tenango del Valle, avisando al conductor que descenderás en el puente peatonal de Tenango. Una vez ahí, toma una combi de Autotransportes La Pirámide, que te llevará a Malinalco, donde tendrás que caminar unos 800 metros en sentido contrario al centro del pueblo para llegar a Malikualli.

El costo aproximado del viaje será de $120 pesos por persona y tendrá una duración de dos horas y media. Contacto Teléfonos: (722) 689 9728 y 722 149 1623. Página web: malikualli.com. Facebook “MaliKualli Complejo Ecoturístico” e Instagram @malikualli.