A través de la maleza: el viaje de una madre adolescente migrante por la frontera entre EEUU y México

Mimi Dwyer
·5  min de lectura

Por Mimi Dwyer

PENITAS, Texas, 18 mar (Reuters) - Mayra salió de su escondite en la densa maleza a orillas del Río Grande, el caudal que marca la frontera entre Estados Unidos y México, cuando salió el sol el miércoles. La migrante guatemalteca de 17 años tenía a su hijo de un año, Marvin, envuelto en una manta en la espalda.

Habían cruzado el río horas antes en la oscuridad en pequeñas balsas con un grupo de unas 70 personas, en su mayoría mujeres guatemaltecas y hondureñas con niños pequeños y unos 25 adolescentes que viajaban solos. Mayra esperaba que, como madre adolescente, se le permitiera quedarse en Estados Unidos.

El grupo se encuentra entre los miles de migrantes que han estado cruzando la frontera entre Estados Unidos y México en las últimas semanas, creando un desafío político y humanitario para la nueva administración de Joe Biden mientras intenta albergar a los viajeros que llegan en instalaciones gubernamentales durante la pandemia de coronavirus.

El número de migrantes que llegan a la frontera entre Estados Unidos y México este año está en camino de ser el más alto en 20 años, dijo esta semana uno de los principales funcionarios del presidente estadounidense Biden.

Hasta el martes, alrededor de 9,200 niños no acompañados estaban bajo la custodia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, la agencia gubernamental que alberga a los niños migrantes.

Ropa de niños, zapatos y botellas de agua de plástico cubrían el suelo del rancho privado en Penitas, en el sur de Texas, donde el grupo de Mayra tocó tierra por primera vez después de cruzar el río, evidencia de los migrantes que habían cruzado en los días y semanas anteriores.

Ahora, los adolescentes y los padres emprenden el tramo final de su viaje: caminar hacia el muro limítrofe de Estados Unidos para esperar a que los agentes de la patrulla fronteriza estadounidense los detengan.

Mayra bajó por el camino de tierra entre campos de algodón hacia los altos e imponentes listones de metal oxidados que forman la muralla. Marvin la agarró, exhausto y llorando.

"Escuché que había una oportunidad de venir", dijo. "Escuché en las noticias que podían venir madres con sus bebés y menores".

Cuando un vecino se ofreció a ayudar a pagar su viaje, sintió que no tenía otra opción. Su padre había muerto y la salud de su madre empezaba a fallar. Ella ganaba solo 5 dólares por día sembrando maíz, ocasionalmente lavando ropa. El padre de Marvin también había desaparecido. "Nos abandonó", dijo entre lágrimas. "No tenemos nada".

El grupo había pasado la última noche de su viaje en el piso de un edificio vacío en una granja cerca del río al norte de Reynosa, México. "Dormimos como animales", dijo una joven madre.

"AHORA FINALMENTE ES REAL"

En Centroamérica se corre la voz de que los menores y las madres de niños pequeños pueden ingresar al país, dijeron los migrantes, lo que los llevó a realizar el viaje de una semana en autobuses, a pie y en la parte trasera de los camiones para llegar a Río Grande.

Biden dice que quiere seguir una política de inmigración más humana que la de línea dura de su predecesor, el presidente Donald Trump. Ha comenzado a permitir la entrada de menores que no viajan con un padre o tutor legal, aunque dejó en vigor una orden de salud pública de la era Trump que cerró la frontera a la gran mayoría de los solicitantes de asilo.

Algunas familias con niños pequeños también han sido liberadas en las últimas semanas en territorio estadounidense, en parte porque el gobierno local de Tamaulipas, al otro lado del sur de Texas, se ha negado a aceptar su regreso.

Aun así, los funcionarios de la administración de Biden han instado a los migrantes a no hacer el peligroso periplo hacia el norte, enfatizando que la frontera no está abierta y que la mayoría de las personas que la cruzan ilegalmente serán deportadas.

Keiby, una hondureña de 17 años, fue la primera del grupo de Mayra en llegar al muro fronterizo. Había una puerta abierta sin agentes de patrulla a la vista, así que entró y se sentó a descansar. Había escuchado que podrían enviarla a un refugio durante unas semanas antes de reunirse con su familia en Estados Unidos.

Estaba ansiosa por llegar a su madre, a quien no había visto en 14 años. "Ha sido todo este tiempo", dijo. "Ahora finalmente es real. Gracias a Dios".

Los miembros del ejército estadounidense llegaron en un camión poco después y ofrecieron botellas de agua a los migrantes. Otro vehículo de la patrulla fronteriza se detuvo y los agentes salieron. "Yo diría que vamos a necesitar un autobús", dijo un agente. "Parece que habrá muchos".

Llegaron más agentes, separando a los menores no acompañados, en su mayoría adolescentes, de los que viajaban en familia, preguntando a cada migrante su edad y nacionalidad.

"¿Seguro que eres menor de edad?" le preguntó uno a una mujer que dijo que tenía casi 18 años. Parecía mayor, dijo, y sería mejor que dijera la verdad ahora. Rebuscó en su bolso en busca de un trozo de papel que probara su edad.

La patrulla fronteriza alineó a los menores que probablemente viajarían sin tutores legales contra los vehículos y sentó a las familias contra la pared. Anotaron la información de los niños, les dieron bolsas para poner sus pertenencias y les dijeron que se quitaran los cordones de los zapatos.

Al final de la fila de menores estaba Mayra, consolando a su pequeño hijo con un carro de juguete azul. Abrumada y llorando, cuidó a Marvin y esperó a que los agentes de la patrulla fronteriza se le acercaran. "Espero que me dejen ir con mi hermana", dijo.

Tiene familia en Nueva York y está ansiosa por comenzar una vida allí, para mantener a su hijo y enviar dinero a su madre en Guatemala para que compre los medicamentos que necesita.

(Reporte de Mimi Dewyer, traducido por Sharay Angulo, editado en español por Gabriela Donoso)