Malasia: Madre soltera con nueve hijos condenada a muerte por posesión de metanfetamina

·4  min de lectura

Una mujer de 55 años fue condenada a muerte en Malasia la semana pasada tras ser declarada culpable de posesión de drogas.

Hairun Jalmani, madre soltera de nueve hijos, fue sentenciada por el juez Alwi Abdul Wahab el 15 de octubre en el Tribunal Superior de Tawau en Sabah, Malasia. Fue atrapada con 113,9 gramos de metanfetamina en enero de 2018.

Un video desgarrador de la mujer, que trabaja como pescadera, llorando desconsoladamente después de que le impusieran la pena de muerte se ha vuelto viral en las redes sociales del país, lo que ha encendido un feroz debate sobre los derechos de las mujeres y la pena capital.

El video de 45 segundos muestra a Jalmani esposada rompiendo a llorar mientras la sacan del juzgado. También pidió ayuda fuera de la sala del tribunal mientras sollozaba incontrolablemente.

Según la ley de Malasia, quienes se encuentren en posesión de más de 50 gramos de metanfetamina se enfrentan a la pena de muerte obligatoria. Esta nación se encuentra entre una minoría de países (China, Irán, Arabia Saudita, Vietnam y Singapur) que siguen imponiendo la pena de muerte por delitos relacionados con las drogas.

Los críticos dicen que las duras penas las soportan de manera abrumadora las mujeres marginadas, especialmente las vulnerables del país. También señalaron que la mayoría de las mujeres condenadas a muerte en Malasia han sido condenadas en virtud de la estricta ley de tráfico de drogas que "no tiene en cuenta sus vulnerables realidades socioeconómicas".

Según un informe de Amnistía Internacional, hasta febrero de 2019, se informó que hasta mil 281 personas estaban condenadas a muerte en Malasia. De esta cifra, 568 personas, o el 44 por ciento, eran ciudadanos extranjeros. “Del total, el 73 por ciento ha sido condenado por tráfico de drogas”, dice el informe, y agrega que “esta cifra se eleva a un asombroso 95 por ciento en los casos de mujeres”.

“Algunas minorías étnicas están sobrerrepresentadas en el corredor de la muerte, mientras que la limitada información disponible indica que una gran proporción de los condenados a muerte son personas con antecedentes socioeconómicos menos favorecidos”, agrega el informe.

El caso de Jalmani es un “ejemplo de cómo la pena de muerte de Malasia castiga a los pobres [con] discriminaciones especiales contra las mujeres”, dijo Amnistía Internacional de Malasia el lunes.

La agencia agregó que “las mujeres que han sido sometidas a violencia, abuso y explotación tienen poca o ninguna posibilidad de que estos factores se tomen en cuenta al momento de dictar sentencia”.

En 2017, el vicepresidente senior de la Fundación para la Prevención del Delito de Malasia, Tan Sri Lee Lam Thye, quien también se desempeñó anteriormente como vicepresidente de la Asociación de Prevención de Drogas de Malasia, dijo que los factores socioeconómicos como la pobreza y la falta de oportunidades de empleo eran importantes. algunas razones para el consumo de drogas entre los pescadores.

“Muchos de ellos viven en condiciones miserables, tanto en sus casas ruinosas como en barcos de pesca”, dijo en su momento el funcionario. “Estos son algunos de los principales factores que les llevan a consumir drogas”, agregó Tan Sri Lee Lam Thye.

Varios activistas señalaron que la sentencia de muerte era una injusticia para los nueve hijos de Jalmani.

"¿Por qué el gobierno niega tan fácilmente el derecho a la vida?", preguntó Amnistía Malasia. “¿Quién se mantiene a salvo cuando una madre soltera de nueve hijos es condenada a muerte y separada de sus hijos? ¿Qué justicia se hace cuando persisten las desigualdades y opresiones estructurales que crearon las condiciones para su cargo?”.

También hizo un llamamiento al gobierno de Malasia para que derogara la pena de muerte obligatoria para todos los delitos.

Leer más: Algunos acusados por disturbios en el Capitolio se representarán a sí mismos

Mientras tanto, en las redes sociales, varios usuarios criticaron la pena de muerte.

“La justicia es ciega y la derogación de la pena de muerte es un componente solitario de la reforma”, escribió el periodista Tehmina Kaoosji. “Las circunstancias atenuantes están impulsadas por las políticas y la sociedad, es decir; patriarcal- y DEBE cambiar, de lo contrario el ciclo tóxico simplemente continúa”, añadió la nacida en la India y quien es conocida por su defensa de la igualdad de género y justicia social.

Relacionados

Difíciles desafíos aguardan al nuevo líder de Malasia

Primer ministro de Malasia se aísla, falta a investidura

Malasia: Piden investigar información en Papeles de Pandora

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.