Mala reputación: Museo Británico da nueva mirada a Nerón

·5  min de lectura

LONDRES (AP) — La nueva exposición del Museo Británico sobre el emperador romano Nerón abre con una noticia falsa del mundo antiguo.

Los visitantes son recibidos con una imagen de Peter Ustinov como Nerón en la película “Quo Vadis” rasgueando una lira, una famosa imagen del cruel tirano que notoriamente tocó el violín mientras Roma ardía.

Sin embargo, dice la exposición, ese cuento es un mito. Como tal, es una introducción adecuada a un emperador cuya historia fue escrita en gran parte por enemigos después de su muerte, creando lo que la curadora Francesca Bologna llama “el Nerón que nos encanta odiar”.

"Nuestro objetivo aquí es mostrar que esta imagen, por muy popular que sea, en realidad se basa en relatos muy, muy sesgados y, por lo tanto, debemos desafiarla”, dijo Bologna el lunes durante una presentación preliminar.

“La historia de Nerón se trata de cómo debemos abordar la información, cómo debemos abordar siempre nuestras fuentes de manera crítica. Esto es relevante para Nerón, es relevante para los historiadores, los arqueólogos, es relevante para la gente común que vive su vida cotidiana”.

“Nerón: El hombre detrás del mito” abre al público el jueves, seis meses después de lo planeado originalmente como resultado de la pandemia de coronavirus. La exposición, que se extenderá hasta el 24 de octubre, llega una semana después de que se levantaron las restricciones de cierre del Reino Unido y se permitió que los museos de Londres reabrieran con una capacidad limitada.

“Nerón: el hombre detrás del mito” abre al público el jueves, seis meses después de lo planeado originalmente debido a la pandemia de coronavirus. La muestra, que se presentará hasta el 24 de octubre, llega una semana después de que se levantaron las restricciones de cierre del Reino Unido y se permitió que los museos de Londres reabrieran con una capacidad limitada.

Se basa en el vasto tesoro de artefactos romanos del Museo Británico, así como en objetos de colecciones en Italia, Francia, Alemania y otros países, prestados a pesar de las restricciones relacionadas con la pandemia.

“Todos en Europa y el Reino Unido vinieron a nuestro rescate”, dijo Bologna. “Fueron realmente comprensivos. Nos ayudaron durante todo el proceso. Incluso los colegas que estaban encerrados trabajando desde casa fueron increíbles”.

A través de más de 200 artefactos que incluyen estatuas, cascos, armas, joyas y grafitis antiguos, se presenta a un joven gobernante con un linaje imperial sólido; Nerón fue tataranieto del primer emperador de Roma, Augusto. En el 54 después de Cristo, a los 16 años, se convirtió en emperador de una Roma que no tenía rival en cuanto a poder pero estaba plagada de problemas, incluida la guerra con el imperio parto con sede en Irán en el este y un levantamiento liderado por la reina celta Boudica en la recién conquistada Gran Bretaña en el oeste.

Una sección vívida trata la dura realidad de la vida en la Gran Bretaña romana: hay lingotes de plomo extraídos en Gales, junto con gruesas cadenas de los esclavos que hacían el trabajo duro. También hay una cabeza de bronce de Nerón hallada en un río inglés después de que su estatua fue derribada durante el levantamiento, y un tesoro familiar de monedas y joyas, escondido para su custodia durante la violencia y descubierto en 2014 bajo el piso de una tienda en la ciudad de Colchester, en el este en Inglaterra.

La evidencia sugiere que Nerón fue popular durante su reinado. Supervisó grandes proyectos públicos, fortaleció los vínculos entre la ciudad y su puerto para asegurar el suministro de alimentos, construyó un mercado público y un espectacular conjunto de baños públicos. Patrocinó fastuosos espectáculos con gladiadores, luchas de leones y carreras de carros. Incluso compitió en las carreras del Circo Máximo de Roma y fue el primer emperador que actuó en un escenario.

El joven emperador también fue un líder de estilo, popularizando un corte de pelo tipo banda de chicos que la exposición llama “galante pero refinado”.

No inició el incendio que arrasó partes de Roma en el 64 después de Cristo, y tampoco tocó el violín mientras ardía. Ni siquiera estaba allí en ese momento.

Después, Nerón reconstruyó la ciudad, introdujo códigos de construcción más estrictos y también se construyó un lujoso palacio, la Domus Aurea o Casa Dorada. Poco queda de ella, pero la exposición ofrece una muestra de su opulencia.

Acosado por conspiradores, Nerón se suicidó a los 30 años. Su muerte desató un período de guerra civil y luego una nueva dinastía gobernante. Como los políticos a lo largo de los siglos, los nuevos gobernantes culparon a su predecesor de los problemas de Roma.

Casi 2.000 años después, Nerón sigue siendo una metáfora de mal gobierno. Como escribió recientemente la clasicista Mary Beard en el Daily Telegraph, “difícilmente hay un caricaturista político que no disfrace ocasionalmente a un líder moderno con una toga, una corona de laurel y una lira, con el telón de fondo de ruinas humeantes, para dejar claro que él no se está tomando en serio alguna crisis contemporánea”.

El gobierno de Nerón fue innegablemente brutal: mandó matar a su madre, junto con una y posiblemente dos de sus esposas. ¿Pero fue más violento que otros gobernantes romanos?

“En realidad no”, dijo Bologna. “Todos y cada uno de los emperadores tuvieron personas condenadas y ejecutadas. Incluso Augusto, que es el epítome del buen emperador, llegó al poder de una manera realmente sangrienta”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.