Sale a la luz un making of de 'Arrástrame al infierno' que muestra lo que obligaron a hacer a la actriz

Cine 54
·3  min de lectura

Tras el fiasco de Spider-Man 3, Sam Raimi decidió volver a sus raíces con una historia de maldiciones y terrores demoníacos: Arrástrame al infierno (2009). Aquel retorno triunfal del mejor Raimi de la saga de Posesión infernal (Evil Dead) fue muy bien acogida por fans y críticos, quienes alabaron el tono alocado y casi paródico de la historia y los llamativos efectos especiales.

Pero lo que en pantalla puede parecer pura diversión puede ser toda una tortura de rodar.

Alison Lohman se sometió a experiencias asquerosas y violentas para lograr el mayor impacto en pantalla. (Imagen: Universal Pictures)
Alison Lohman se sometió a experiencias asquerosas y violentas para lograr el mayor impacto en pantalla. (Imagen: Universal Pictures)

Así ha quedado demostrado en un par de vídeos del rodaje de Arrástrame al infierno compartidos por Will McCrabb en Twitter, en los que vemos a la protagonista, Alison Lohman, sufriendo experiencias que casi deberían ser traumáticas para lograr el mayor impacto posible.

Recordemos que en la película Lohman interpretaba a Christine Brown, una ejecutiva de préstamos a la espera de un ascenso que, para demostrar su carácter resolutivo ante su jefe, niega a una anciana gitana la extensión del plazo para pagar su hipoteca y evitar ser desahuciada. Resultado: la mujer lanza una maldición a Christine y esta será desde entonces perseguida y aterrorizada por el demonio Lamia, que amenaza con llevársela al infierno en un plazo determinado.

Pues bien, en durante esa campaña de acoso y derribo que el demonio lleva a cabo sobre Christine, la protagonista se ve sometida a todo tipo de espeluznantes y asquerosos sucesos sobrenaturales –que la actriz Lohman tuvo que recrear de forma absolutamente realista para complacer el gusto de Raimi por los efectos especiales físicos.

Así, en uno de los vídeos compartidos podemos verla soportando un chorro a presión de sangre artificial que mana de sus fosas nasales (a través de un tubo oculto, imaginamos) y empapa al actor que interpreta al jefe de Christine (David Paymer).

El otro vídeo nos muestra el rodaje de un par de momentos posteriores de la película. En primer lugar, la asquerosa escena en la que el espectro de la anciana desahuciada se le aparece a Christine y le vomita en toda la boca una enorme cantidad de gusanos que tienen toda la apariencia de ser reales.

Poco después vemos a Lohman suspendida de varios cables que tiran de ella con violencia hacia el techo y la cuelgan boca abajo como si estuviera siendo agitada por una fuerza demoníaca.

¡Lo que hay que sufrir para hacer sufrir a los espectadores!

Vista hoy, Arrástrame al infierno no solo demuestra haber soportado el paso del tiempo, sino que hace evidente cuánto de su impacto y diversión es debido al compromiso total de la actriz protagonista con su papel.

Así que, si necesitas algo espeluznante y divertido para ver este Halloween, ¡la peli de Raimi es una gran opción!

Más historias que te pueden interesar: