El magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado, un crimen sin castigo 25 años después

Agencia EFE
·5  min de lectura

Bogotá, 2 nov (EFE).- El asesinato del líder conservador y excandidato presidencial colombiano Álvaro Gómez Hurtado, perpetrado hoy hace 25 años, sigue envuelto en un misterio cuya clave para resolverlo parece estar donde menos se sospechaba: en la antigua guerrilla FARC.

El atentado que mató a Gómez Hurtado, de 76 años, y a su escolta José del Cristo Huertas Hastamorir ocurrió el 2 de noviembre de 1995 cuando el político salía en su automóvil de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá, de la cual fue cofundador junto con el académico y jurista Rodrigo Noguera Laborde.

"Fue un extraordinario ser humano, era un hombre muy preparado, era un humanista, era un político, un periodista y una persona que hacía múltiples actividades, era un excelente pintor, le gustaba pintar caballos", dijo a Efe el rector de la Sergio Arboleda e hijo del cofundador, Rodrigo Noguera Calderón.

Gómez Hurtado, hijo del expresidente conservador Laureano Gómez y su heredero político, fue tres veces candidato presidencial (1974, 1986 y 1990), pero el pasado radical de su padre, considerado uno de los responsables de la violencia partidista de mediados del siglo XX, le cerró el paso en las urnas pese a ser uno de los pensadores más brillantes de su tiempo en Colombia.

También fue representante a la Cámara, senador, embajador en Suiza y Estados Unidos, así como uno de los tres presidentes de la Asamblea Nacional Constituyente que redactó la Constitución de 1991, junto con Horacio Serpa, político liberal que falleció el sábado pasado, y el exguerrillero del M-19 Antonio Navarro, actual presidente del partido Alianza Verde.

SORPRESIVA CONFESIÓN

Pese a que su magnicidio es uno de los más investigados en Colombia y a que en 2017 fue declarado por la Fiscalía crimen de lesa humanidad, con lo cual no prescribe, sigue en la impunidad, pero una sorprendente confesión de dirigentes del partido FARC puede dar un giro de 180 grados al caso.

Cuando Gómez Hurtado fue asesinado el país estaba en una crisis institucional por la investigación llamada "Proceso 8.000" contra el entonces presidente, el liberal Ernesto Samper (1994-1998), por la presunta entrada de dineros de narcotraficantes del cartel de Cali en su campaña electoral.

El político conservador era el más férreo crítico de Samper, por lo cual el crimen fue considerado por muchos un crimen de Estado.

Sin embargo, hace un mes dirigentes de la FARC sorprendieron al país al comunicar a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) que asumían la autoría del asesinato de Gómez Hurtado y de otros cinco crímenes políticos cometidos en el país entre 1987 y 2002.

En los años 60, siendo senador, el político había denunciado la existencia de las que llamó "repúblicas independientes" de las FARC y, según dijeron el mes pasado los líderes de la antigua guerrilla al justificar su asesinato, lo consideraban "un objetivo militar" y "enemigo de clase".

"Reconocemos que fue un error haber asesinado a un político de la talla de Álvaro Gómez Hurtado. Hemos leído sus biografías y hoy sabemos que su contribución a la paz del país habría sido fundamental. Pero la guerra nubla la mirada del futuro y sólo permite ver la realidad en blanco y negro para dividirla en amigos y enemigos", manifestó la cúpula de la FARC en un comunicado.

Esa confesión, que todavía tiene muchas preguntas por responder, puede echar por tierra la investigación que durante 25 años apuntó a otras direcciones y llevó a la Fiscalía y a la JEP, por separado, a llamar a declarar al senador de la FARC Julián Gallo, quien dice haber sido quien encomendó la ejecución del político, y al exjefe máximo de la antigua guerrilla, Rodrigo Londoño.

"Nosotros vamos a comparecer a la audiencia a la que fuimos convocados en la Jurisdicción Especial para la Paz y allí daremos las explicaciones del caso", dijo ayer Gallo a Efe durante una manifestación de exguerrilleros en Bogotá.

CONTROVERSIA POLÍTICA

El revuelo causado por la confesión fue mayúsculo e incluso el presidente colombiano, Iván Duque, abogado egresado de la Sergio Arboleda, terció en la polémica.

"Como colombiano lo único que quiero es que ese crimen horrendo sea esclarecido y que no quede ningún ápice de duda, y que también si alguien se lo atribuye, y no corresponde a la verdad, también se entienda que se está cometiendo un delito para obstruir la justicia en nuestro país", afirmó el mandatario.

Duque participará el próximo miércoles en la Sergio Arboleda en un debate académico sobre las consecuencias de la declaración de las FARC que hace parte de las conmemoraciones del 25 aniversario del asesinato.

La familia Gómez Hurtado no da credibilidad a la versión de las FARC y considera que lo que buscan es hacer "favores" a terceros al asumir la responsabilidad del crimen ante la justicia transicional, que prevé penas blandas para quienes aporten verdad, e insiste en que Samper y Serpa, que fue su ministro de Interior y también su defensor en la época del escándalo, son "los principales sospechosos de su homicidio".

Samper, por su parte, aseguró en febrero pasado ante la Comisión de la Verdad que Gómez Hurtado fue asesinado por negarse a hacer parte de una conspiración que buscaba sacarlo del poder. Tras la revelación de las FARC acusó en un comunicado conjunto con Serpa a la familia del político de avalar la tesis del crimen de Estado para obtener una "indemnización millonaria".

Los Gómez Hurtado respondieron que la insinuación de Samper y Serpa busca "deslegitimar" sus denuncias "de manera perversa" y "ultraja a quienes llevamos 25 años luchando por que su crimen no quede en la impunidad: esa impunidad que tanto buscan los verdaderos autores intelectuales del magnicidio".

EN MANOS DE LA JUSTICIA

Al referirse a la confesión de las FARC, Noguera Calderón se sorprendió con esa hipótesis y dijo que las autoridades deben esclarecer esa "presunta vinculación".

"En todos los estudios históricos conocidos hasta el momento (...) no aparecen por ninguna parte las FARC", dijo a Efe, y agregó que "desde el punto de vista jurídico habrá que abrir una investigación que determine cuál es la participación que ellos tuvieron en el asesinato porque sea ella cual fuere de todas maneras hubo un asesinato".

El rector de la Sergio Arboleda concluye que más allá de la estrecha relación que lo unió con Gómez Hurtado y de las luces y sombras sobre su pasado familiar, el político conservador "fue sin duda alguna uno de los personajes más importantes que tuvo Colombia en el siglo XX".

Ovidio Castro Medina

(c) Agencia EFE