El maestro del bonsái: tiene 200 en su casa y asegura que su técnica es “antiestrés”

·3  min de lectura
El coleccionista de bonsáis, Javier Maure, que tiene alrededor de 200 en su casa
El coleccionista de bonsáis, Javier Maure, que tiene alrededor de 200 en su casa

Un puente entre lo divino y lo humano. El arte de conservar un árbol en una maceta aseguraría la eternidad de quien lo cultivara. Así dicta la tradición de los bonsáis [kanji (un tazón poco profundo) - sai (árbol plantado en la tierra)] en Japón desde hace más de 800 años, por lo que se relata que los monjes comenzaron a disponer los árboles pequeños en vasijas sobre las escaleras de los templos y se convirtieron en objetos de veneración.

Esta práctica, extendida en gran parte de Asia, es utilizada por muchos como un “antiestrés” e incluso coleccionan distintas especies de bonsáis. Javier Maure, director de Bonsái del Jardín Japonés, contó a LA NACION que posee alrededor de 200 árboles en su vivienda. “Es lo más parecido a una meditación activa. Te olvidás de todos tus problemas y te concentrás en el árbol. No te das cuenta del tiempo que pasa”, señaló.

"Hay que hacer algo, somos muchos pidiendo ayuda": cuál es la exigencia de la ley de salud mental que critican la madre de Chano y otros familiares

Y agregó: “Al principio, como toda disciplina japonesa, lleva un tiempo dominar determinadas técnicas de bonsái. Pero una vezque las manejás, podés pasar horas con él. Es una actividad de contacto con la naturaleza y te baja las revoluciones. Además, está demostrado que mejora la motricidad fina [coordinación de músculos, huesos y nervios para producir movimientos precisos], calma la ansiedad y es muy interesante”.

Este fin de semana, en el Jardín Japonés, el Centro Cultural Argentino de Bonsái realizará una exposición de invierno; que incluirá charlas con profesores invitados (hoy, Maure, a las 15, y Alejandro Sartori, a las 16,30; mañana, Luis Mangiarua y Marita Gurruchaga, en los mismos horarios) que indicarán cómo comenzar a cuidar esta planta, y una clínica, donde los asistentes podrán acudir con su bonsái y recibir una evaluación e indicaciones para ayudarlo.

El cultivo de Bonsai convoca cada vez más gente en el Jardín Japones
Diego Spivacow


El cultivo de Bonsai convoca cada vez más gente en el Jardín Japones (Diego Spivacow/)

Se trata de la quinta edición de la exposición de bonsáis de invierno desde 2016, que completa la anual del bonsái matsuri, celebrada en noviembre desde 2003 a excepción de 2020, que fue suspendida por las restricciones impuestas por la pandemia por Covid-19. “La iniciativa fue mostrar los árboles en la temporada otoño-invierno, donde se aprecian coloraciones rojizas y amarillas, completamente distintas a otra estadía. Árboles caducos desnudos, donde podrán ver toda su estructura del tronco, cómo están conformadas las ramas, que habitualmente tiene cubierto casi por completo por las hojas. Depende de la especie, también se puede apreciar la corteza y sus distintas tonalidades”, destacó Maure.

Estos árboles, precisó, pueden oscilar entre los $5000 y $20.000 si se trata de un ejemplar comercial y si es artístico, desde US$500 en adelante. Los bonsáis expuestos provendrán de distintos profesionales y aficionados de esta planta que residen en la provincia de Buenos Aires.

Principales cuidados

Uno de los errores más frecuentes que comete un principiante, señaló el experto, es tener el bonsái dentro de casa. “Esta planta es de exterior, como cualquier árbol que está en el campo, en un parque o en las calles de la ciudad. Necesita sentir los diferentes climas: el frío, la lluvia, el viento; y está adaptado para ello. Dependiendo del espacio que se disponga, se limitará o se habilitará diferentes especies”, apuntó.

En cuanto a la frecuencia de riego, Maure detalló: “En otoño y en primavera, se debe regar una vez por día y en verano, dos. En invierno, en cambio, requiere de un riego cada dos o tres días. Además, se fertilizan cada 15 días o un mes, depende del tipo de fertilizante que se use”.

Además, se deben trasplantar cada dos o tres años, en función de la variedad de la especie. “No llevan mucho trabajo y, además, existen lugares especializados donde se pueden llevar a que le hagan el mantenimiento”, destacó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.