“Una clase de valores”: le compró zapatillas a su alumno y él la sorprendió al contarle a quién se las regaló

·4  min de lectura
Valeria Juri le obsequió unas zapatillas a un alumno y la respuesta que él le dio la tomó por sorpresa
Valeria Juri le obsequió unas zapatillas a un alumno y la respuesta que él le dio la tomó por sorpresa - Créditos: @Valeria Juri

La ciudad de Guaymallén, Mendoza, vivió uno de los momentos más emocionantes en los últimos días. La historia tiene como protagonistas a Valeria Juri, una maestra de Lengua de la Escuela Tierra de Huarpes, y a uno de sus alumnos de 13 años. La mujer le regaló unas zapatillas ya que observó que el calzado con el que asistía a clases estaba dañado y él, conmovido con su gesto, la sorprendió cuando le dijo que iba a dárselas a su mamá porque “las necesitaba” aún más.

Le pidieron 17 pizzas y resultó ser una broma, pero lejos de enojarse su reacción emocionó a todos

Cuando hablamos de vocación por la docencia, esta educadora es un claro ejemplo de ello. Con una trayectoria de 28 años, realizó un acto envuelto en empatía. El hecho ocurrió el 14 de junio, precisamente en un aula de 1° año de la secundaria. Mientras la jornada se desarrollaba con normalidad, todo dio un giro de 180 grados cuando Juri se percató que uno de los estudiantes había llegado al establecimiento con las zapatillas rotas. Sin mirar hacia otro lado, le compró un par nuevo y se las entregó.

El hecho ocurrió en la Escuela Tierra de Huarpes
El hecho ocurrió en la Escuela Tierra de Huarpes - Créditos: @Valeria Juri


El hecho ocurrió en la Escuela Tierra de Huarpes (Valeria Juri/)

“Todos estos años trabajé en escuelas de barrios vulnerables. Yo sé cómo me tengo que manejar en el sentido de que vivo pendiente del abrigo que trae el niño y siempre miro el suelo para ver si traen calzados en óptimas condiciones o no. En esta ocasión, ingresé al grado y vi que mi alumno tenía las zapatillas muy rotas, entonces conseguí un par. Cabe aclarar que fue gracias a las donaciones de otras personas, súper maravillosas. Ellos me sostienen, me acompañan y me renuevan la esperanza permanente de que un mundo mejor es posible. Cuando se las di se fue contento a su casa”, reveló la mujer en declaraciones con LA NACION.

Tras la explicación de cómo fue ese instante colmado de emoción y felicidad Valeria se refirió al momento en el que se percató de que su alumno volvió al otro día a la institución con las mismas zapatillas que llevaba anteriormente y eso la desconcertó.

Controlaba los medidores de luz y se encontró con un cartel conmovedor que le cambió el día: “Quebré en llanto”

“Él se fue contento a su casa precaria, pero al otro día volvió con las mismas zapatillas rotas. En ese momento lo que me salió decirle fue ‘¿qué pasó? ¿porqué volviste con las mismas que ya habíamos descartado?’, y él me dijo que había llegado a su hogar y que vio a su mamá del corazón con un calzado similar a las crocs. Me respondió que se las había dado a ella porque las necesitaba más y que él iba a seguir con las zapatillas rotas porque ya iba a conseguir otras nuevas. Cuando escuché eso me impactó mucho. Pensé ‘es increíble esto, yo soy la maestra y él me otorgó una clase de valores a mi’”, reveló en cuanto a los sentimientos que le provocó ese intercambio con el alumno.

Gracias a la solidaridad y al aporte de otras personas nuevamente, Valeria consiguió nueva indumentaria para cubrir las necesidades de su alumno. “Él está bien ahora y por suerte su padre consiguió un trabajo de panadero. Lo que me pidió él es si alguien puede ayudarlo con materiales para construcción para tener su propia casita. Vive con sus papás y dos hermanitos”

Una pared con un escrito en la  Escuela Tierra de Huarpes; "Estos valores manejamos", explicó Valeria Juri
Una pared con un escrito en la Escuela Tierra de Huarpes; "Estos valores manejamos", explicó Valeria Juri - Créditos: @Valeria Juri


Una pared con un escrito en la Escuela Tierra de Huarpes; "Estos valores manejamos", explicó Valeria Juri (Valeria Juri/)

Docente de alma y de corazón

Esta no es la primera vez que Juri sorprende a sus alumnos con un acto de generosidad. Hace un tiempo, organizó una rifa solidaria cuando se enteró que una persona con discapacidad iba a comenzar en el nivel inicial de la escuela. Su iniciativa surgió a partir de una necesidad: no había un baño que se adecúe a sus necesidades.

“Soy muy inquieta, mi madre siempre me dice que tendría que ser asistente social. Tengo un hijo maravillo que vive en Buenos Aires que está en contacto con diversos clubes. Él fue el que me consiguió una camiseta de Independiente y me dijo que arme un sorteo con el objetivo de donarle el dinero a la escuela y que empiecen a construir el baño”, recordó.

Es profesional, maneja un Cabify y un pasajero se burló de él: “Se bajó y me largué a llorar”

En esa misma línea, señaló: “Empecé con una cruzada solidaria y muchos me compraron números, además fuimos sumando premios. Junté casi 60 mil pesos y se los entregué en la escuela. Obvio que eso no es suficiente, pero la solidaridad de la gente se pone en marcha enseguida cuando se trata de ayudar”.

La docente reconoció que en la escuela hay muchos chicos que tienen necesidades y por eso pidió a todos aquellos que puedan y quieran aportar su granito de arena, que se pongan en contacto con el establecimiento que se encuentra en Barrio Paraguay, Calle Los Zorzales, en Buena Nueva, Guaymallén, cuyo teléfono es 0261- 4470463.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.