Maduro vacuna a diputados chavistas y militantes antes que a médicos y adultos mayores

Daniel Lozano
·4  min de lectura
El hijo de Nicolás Maduro con el embajador de Rusia en Venezuela, antes de aplicarse la vacuna Sputnik V
Twitter

CARACAS.- Mientras en la Argentina y Perú han estallado sendos escándalos por los “vacunagate”, en Venezuela inmunizar a los políticos chavistas por delante de médicos y ancianos es una práctica oficial. “En nuestro país, ya nada asombra ni escandaliza”, se quejó amargamente el exalcalde Ramón Muchacho, exiliado en Estados Unidos, tras conocerse que en su país los diputados de la revolución y grupo de militares, pasaban incluso por delante de buena parte del personal sanitario.

“Cumplimos con nuestro deber de vacunarnos con Sputnik V. Proceso sencillo, rápido, seguro, no doloroso. Es obligatorio para todos los diputados”, se congratuló el parlamentario Rubén Limas, que pertenece al grupo de dirigentes colaboracionistas que participó en las elecciones de diciembre.

En el Palacio Federal Legislativo vacunaron no sólo a los diputados, también a parte de su personal gracias a un dispositivo improvisado en uno de los hemiciclos, confirmaron a LA NACION fuentes políticas. La mayoría de los diputados de la Asamblea Nacional (AN) salida del fraude electoral de diciembre son chavistas (256), frente a los “opositores” colaboracionistas (20) y un único parlamentario comunista.

Trabajadores del aeropuerto venezolano colocan en un camión refrigerado paquetes que contienen 100.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus en el aeropuerto internacional Simón Bolívar de La Guaria, Venezuela el 13 de febrero de 2021
Yuri Cortez


Trabajadores del aeropuerto venezolano colocan en un camión refrigerado paquetes que contienen 100.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus en el aeropuerto internacional Simón Bolívar de La Guaria, Venezuela el 13 de febrero de 2021 (Yuri Cortez/)

La campaña de vacunación en los hospitales centinelas apenas ha comenzado, sobre todo en las cercanías de Caracas. La primera cirujana inmunizada es Glendys Rivero, que trabaja en el Hospital Victorino Santander en Los Teques, cerca de la capital.

Una cobertura insuficiente, según las asociaciones de médicos y la oposición. Un ejemplo: en Lara (estado central cuya capital es Barquisimeto, una de las ciudades más pobladas del país) han desvelado que las vacunas que han llegado a su estado no cubren ni al 8% del personal.

“Quienes secuestran el poder se priorizan para vacunarse contra el Covid-19, en lugar de los venezolanos más vulnerables”, protestó Juan Guaidó, presidente de la AN legítima de 2015.

“Funcionarios de otros países que se han vacunado saltando normas han tenido que renunciar y ser sometidos a una investigación con posibles consecuencias penales”, denunció también la diputada Dinorah Figuera, presidenta de la Comisión Delegada de Ciencia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Venezuela arrancó hace una semana la campaña de vacunación, con Maduro haciendo oídos sordos a las quejas y denuncias de unos y otros. “En esta primera etapa vamos a vacunar a todo el personal sanitario, a las 14.000 brigadas de visita casa por casa, al personal de trabajo social que permanentemente andan visitando hogares, atendiendo las necesidades. Al personal de seguridad (policías y militares) que anda en las calles protegiendo a las gentes y autoridades que andan en las calles”, adelantó el jefe revolucionario, que también incluyó entre los dirigentes que serán vacunados a diputados, alcaldes y gobernadores.

La inclusión de las brigadas de “trabajo social” tampoco es casual. Buena parte de este colectivo milita en el Movimiento Somos Venezuela, que encabezado por la vicepresidenta Delcy Rodríguez participó en las presidenciales de 2018 en apoyo del líder bolivariano.

La UE daría el visto bueno al “pasaporte de vacunas” para reactivar el turismo

Maduro también se incluyó a sí mismo y a su mujer, la primera combatiente revolucionaria Cilia Flores, sin especificar cuándo sería su vacunación. “Apenas podamos”, adelantó el “presidente pueblo” tras asegurar que la vacuna rusa Sputnik V es la mejor del mundo. Flores es diputada, por lo que ya habría sido vacunada según el criterio aplicado en el Palacio Federal Legislativo. El único hijo del “presidente pueblo”, Nicolasito Maduro, también es diputado, pero fue uno de los voluntarios al que le aplicaron la Sputnik V durante los experimentos en Venezuela.

Los criterios adoptados por el gobierno revolucionario contrastan con el aplicado en el resto de los países de la región. “No hay ningún plan de vacunación coherente. Mientras en otros países se prioriza al personal de salud, abuelos, maestros y personas de alto riesgo, en Venezuela Maduro decidió que era prioridad vacunar a los militantes de su partido político. Una vez más las decisiones se toman en base al interés político por encima de las necesidades de la gente”, criticó con dureza para este periódico el diputado José Manuel Olivares, médico oncólogo y encargado de salud en el equipo de Juan Guaidó.

La decisión presidencial también ha causado asombro en el seno de la Mesa Nacional para el Acceso a la Estrategia Covax, en la que participan gobierno y oposición además de sociedades médicas, academias, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y Unicef. Esta iniciativa pretende llegar a un acuerdo para que se descongele parte del oro venezolano depositado en el Banco de Inglaterra y emplearlo así en la compra de vacunas a través del sistema Covax de Naciones Unidas.