Madrid se convierte en un oasis para el turismo, a pesar de que Europa enfrenta la cuarta ola de la pandemia

Cientos de locales permanecen abiertos en la capital hasta las 11pm, cuando inicia el toque de queda, pero decenas de fiestas ilegales prosiguen hasta la madrugada. Miles de turistas colman las calles, mientras la vacunación es más lenta de lo previsto.