Madrid, el nuevo competidor de Miami como refugio para el dinero de latinoamericanos ricos

·7  min de lectura
Un café con vista a Plaza de Cibeles en Madrid. (Samuel Aranda/The New York Times)
Samuel Aranda

MADRID.- Antonio Ledezma, exalcalde de Caracas, bromea diciendo que por momentos olvida que Madrid no es la capital venezolana de donde escapó hace cinco años.

“En cualquier lugar de Madrid, cada vez que salís a la calle o te subís a un colectivo te encontrás con dos o tres venezolanos”, dice Ledezma. “Es raro, pero a veces me siento en la Sabana Grande”, en referencia a uno de los grandes bulevares de Caracas.

Antonio Ledezma, exalcalde de Caracas que escapó de Venezuela y se instaló en Madrid. (Samuel Aranda/The New York Times)
Samuel Aranda


Antonio Ledezma, exalcalde de Caracas que escapó de Venezuela y se instaló en Madrid. (Samuel Aranda/The New York Times) (Samuel Aranda/)

Aunque hace años que muchos latinoamericanos se han ido a trabajar a España -por lo general con sueldos bajos, como personal de limpieza, camareros o en la construcción- la agitación de los últimos años en la región ha provocado una oleada de exiliados ricos y prestigiosos. Actualmente, la capital española compite con Miami como refugio de los latinoamericanos, y muchas veces también de su dinero, según los recién llegados entrevistados y quienes les prestan servicios.

Ledezma y otros políticos opositores venezolanos de alto perfil aterrizaron en Madrid cuando escaparon del régimen represivo del presidente Nicolás Maduro. Otros ricos latinoamericanos han empezado a sacar su dinero de los países que recientemente votaron por presidentes de izquierda, como México en 2018, Perú el año pasado, y también Chile, donde en marzo asumió Gabriel Boric, el presidente más joven de la historia del país. Boric ganó con la promesa de hacer que la sociedad chilena sea más igualitaria.

La gente cena en uno de los restaurantes peruanos de César Figari en Madrid; Figari emplea a 45 personas, todas de América Latina. (Samuel Aranda/The New York Times)
Samuel Aranda


La gente cena en uno de los restaurantes peruanos de César Figari en Madrid; Figari emplea a 45 personas, todas de América Latina. (Samuel Aranda/The New York Times) (Samuel Aranda/)

La respuesta de España fue prácticamente desplegar la alfombra roja. Cuando llegó a Madrid en noviembre de 2017, Ledezma fue recibido por el entonces presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, quien inmediatamente le ofreció la ciudadanía española. Ledezma rechazó el ofrecimiento, pero muchos otros latinoamericanos, en especial los ricos, están solicitando o ya han obtenido la ciudadanía. Algunos recibieron la llamada “visa dorada” que España otorga a cambio de invertir al menos 500.000 euros -unos 550.000 dólares-, en una propiedad.

España permite que los latinoamericanos soliciten la ciudadanía después de dos años de residencia legal, un plazo más corto que el requisito normal de residencia de 10 años para otras nacionalidades, o los cinco años para los refugiados.

Venta de flores en una calle de Madrid. (Samuel Aranda/The New York Times)
Samuel Aranda


Venta de flores en una calle de Madrid. (Samuel Aranda/The New York Times) (Samuel Aranda/)

España ha sido realmente muy generosa con los venezolanos. Les abrió las puertas de par en par y habilitó muchas formas de obtener residencia legal”, dice Jorge Neri, un venezolano que tiene una empresa de medios en Madrid.

Para los latinoamericanos ricos, señala Neri, en los últimos tiempos además Madrid ofrece mejores oportunidades de inversión que Miami. “Creo que Madrid se ha ido consolidando por encima de Miami, también porque los precios en Miami dispararon”, dice Neri.

Jorge Neri (centro), un venezolano que es duieño de una empresa de medios en Madrid. (Samuel Aranda/The New York Times)
Samuel Aranda


Jorge Neri (centro), un venezolano que es duieño de una empresa de medios en Madrid. (Samuel Aranda/The New York Times) (Samuel Aranda/)

Desarrolladores inmobiliarios

Gilberto Carrasquero, consultor de negocios venezolano, es uno de los muchos latinoamericanos que vendieron una propiedad en Miami para comprar otra en Madrid, en su caso, un departamento en el barrio de Salamanca, donde varios desarrolladores inmobiliarios venezolanos y mexicanos que han comprado varios edificios para remodelarlos por completo.

“Cuando Venezuela entró en crisis y empezamos a salir, nuestro destino natural parecía Miami, y es exactamente lo que hice, pero la verdad es que hoy siento que Madrid se parece mucho más a mi hogar”, dijo Carrasquero, que ha solicitado la nacionalidad española.

Actualmente, en España hay unos 200.000 venezolanos registrados oficialmente, pero los expertos dicen que el número real es significativamente mayor, porque las estadísticas nacionales de España no incluyen a los que no tienen domicilio oficial ni a los ingresados ilegalmente al país. Según un estudio publicado en 2020, una cuarta parte de la migración latinoamericana a España es ilegal.

Hoy los venezolanos son el mayor grupo de nuevos residentes en España, y según el gobierno español, su número volvió a aumentar más de un 50% durante 2020, a pesar de un estricto bloqueo de viajes a causa de la pandemia.

El barrio de Salamanca, en Madrid. (Samuel Aranda/The New York Times)
Samuel Aranda


El barrio de Salamanca, en Madrid. (Samuel Aranda/The New York Times) (Samuel Aranda/)

Pero Neri dice que ahora también hay más nuevos inmigrantes de otros países latinoamericanos, muchos de ellos preocupados por la “política de izquierda” que se extiende por la región. El próximo país que tal vez tome ese rumbo es Colombia, que en mayo celebrará elecciones presidenciales donde el favorito es Gustavo Petro, exalcalde izquierdista de Bogotá, la capital. Y el mensaje de Petro para los ricos es muy claro: que paguen más impuestos.

Bruna Denegri Iglesias, agente inmobiliaria peruana que vive en Madrid desde hace 18 años, dice que su clientela de Perú se ha multiplicado por cinco desde julio, cuando el izquierdista Pedro Castillo ganó la elección presidencial.

Bruna Denegri Iglesias, una agente peruana de real estate en Madrid. (Samuel Aranda/The New York Times)
Samuel Aranda


Bruna Denegri Iglesias, una agente peruana de real estate en Madrid. (Samuel Aranda/The New York Times) (Samuel Aranda/)

Para muchos Madrid es como un aterrizaje de emergencia: buscan comprar de inmediato un apartamento de 1 millón de euros, obtener la residencia, y luego tal vez mudarse a algo mejor y más grande si terminan pasando la mayor parte de su tiempo aquí en Madrid”, dice la agente, y agrega que ahora los peruanos representan el 80% de sus clientes “mientras que antes pasaban meses sin recibir una sola consulta desde Perú”.

Casas múltiples

La pandemia del coronavirus restringió al máximo la movilidad, pero el reciente levantamiento de las restricciones de viaje permitió que muchos latinoamericanos privilegiados vuelvan a un estilo de vida de casas múltiples, con Madrid entre sus escenarios.

Dani Levinas, un argentino que preside la junta directiva de la Phillips Collection, un museo de arte de Washington, divide su tiempo entre Miami y Madrid, donde hace seis años compró un departamento.

Una tienda de lujo en Salamanca, en Madrid. (Samuel Aranda/The New York Times)
Samuel Aranda


Una tienda de lujo en Salamanca, en Madrid. (Samuel Aranda/The New York Times) (Samuel Aranda/)

Levinas dice que empezó a considerar vivir en Madrid tras asistir a Arco, la feria de arte que reúne a muchos artistas y coleccionistas latinoamericanos. “En lo personal, el estilo de vida y la cultura de Madrid actualmente me hacen sentir mucho más cómodo que en Miami”, dice. “En Madrid, vivo cerca de ocho teatros, por lo que puedo ver todas las semanas una obra diferente sin tomar un solo taxi, y en Miami no existe esa posibilidad”.

Presencia empresarial

Los latinoamericanos también expandieron rápidamente su presencia empresarial en Madrid, con la compra de bienes raíces comerciales y hoteles cinco estrellas como el Rosewood Villa Magna, que reabrió en octubre pasado después de una remodelación financiada por sus propietarios mexicanos. Algunos empresarios también están trayendo a Madrid a su propio personal latinoamericano.

Aunque España viene luchando contra un alto índice de desempleo, al mismo tiempo su gobierno también reconoce que se necesitan cientos de miles de nuevos inmigrantes cada año, para compensar el envejecimiento de la población del país y evitar la escasez de mano de obra en algunos sectores clave.

El exalcalde Ledezma dice que sigue decidido a colaborar con el derrocamiento de Maduro, pero que ahora también quiere ocuparse de ayudar a los venezolanos menos privilegiados a instalarse en Madrid.

“Por supuesto que me he sentido muy bien recibido en Madrid, pero hay que ocuparse de que a los venezolanos que andan en bicicleta repartiendo comida por Madrid también les vaya bien”, dice Ledezma. “Mientras esté aquí, también quiero ser solidario con los venezolanos para quienes esta migración es realmente un esfuerzo enorme”.

Raphael Minder

The New York Times

Traducción de Jaime Arrambide

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.