Madres en riesgo de parto prematuro podrían identificarse a las 10 semanas de embarazo, según estudio

·4  min de lectura

Las madres en riesgo de dar a luz prematuramente podrían identificarse a las 10 semanas de embarazo mediante la búsqueda de bacterias y sustancias químicas específicas en la vagina, según un nuevo estudio.

Los científicos del King's College London, financiado por la organización benéfica Tommy's, encontraron que bacterias específicas en el líquido cervicovaginal de una mujer embarazada pueden actuar como una señal de advertencia de un parto prematuro, lo que significa que la inflamación se puede encontrar y tratar temprano para proteger a las madres y los bebés.

Alrededor de 60 mil bebés nacen prematuramente en el Reino Unido cada año, lo que los deja vulnerables a problemas de salud de por vida. Es una de las principales causas de muerte entre los recién nacidos.

Los científicos aún no comprenden completamente las razones del trabajo de parto prematuro, y alrededor del 40 por ciento de esos nacimientos en el Reino Unido se clasifican como "causas desconocidas".

Durante su investigación, el equipo del King's College London analizó datos de cuatro hospitales británicos sobre 346 madres, 60 de las cuales dieron a luz prematuramente, definido como un parto que tiene lugar antes de la semana 37 de embarazo.

Los investigadores analizaron muestras cervicovaginales tomadas a las 10-15 semanas después de la concepción, y nuevamente a las 16-23 semanas, luego agruparon a las mujeres por sus comunidades típicas de bacterias y productos bioquímicos.

Verificaron esto con las mediciones de la longitud del cuello uterino, la evaluación estándar actual del NHS para el riesgo de nacimiento prematuro, y luego observaron quién dio a luz antes de tiempo.

Por primera vez, se descubrió que una bacteria específica (Lactobacillus acidophilus) limita el riesgo de parto prematuro temprano, que los investigadores esperan que pueda conducir a nuevas terapias preventivas.

Leer más: La fecha límite de Estados Unidos para salir de Afganistán “será del presidente, nadie más”, dice la Casa Blanca, mientras talibanes retroceden

Mientras tanto, una combinación de metabolitos (glucosa, aspartato y calcio) y bacterias (Lactobacillus crispatus y acidophilus) se relacionó con el nacimiento a las 34 semanas o antes. Los investigadores encontraron que siete metabolitos diferentes (leucina, tirosina, aspartato, lactato, betaína, acetato y calcio) estaban asociados con el nacimiento a las 37 semanas o antes.

Fundamentalmente, los vínculos fueron igualmente significativos cuando las madres fueron evaluadas durante el primer y segundo trimestre. Esto significa que las personas en riesgo podrían identificarse con precisión mucho antes en el embarazo de lo que permiten las pruebas actuales. Como resultado, podrían beneficiarse de tratamientos médicos que no son posibles al final del embarazo.

El estudio se publica hoy en el Journal of Clinical Investigation, una revista médica mensual revisada por pares que cubre la investigación biomédica.

El autor del estudio, Andrew Shennan OBE, profesor de obstetricia en el King's College de Londres, explicó: “El nacimiento prematuro es muy difícil de predecir, por lo que los médicos deben pecar de cautelosos y las madres que se consideran en riesgo a menudo no tienen sus bebés temprano, lo que ejerce una presión indebida sobre todos los involucrados”.

“Mi equipo ha desarrollado herramientas de predicción de nacimientos prematuros que son muy precisas más adelante en el embarazo, como las pruebas de fibronectina fetal, pero en esa etapa, solo puede controlar los riesgos, no evitar que suceda. Cuanto antes sepamos quién está en riesgo, más podremos hacer para proteger a las madres y los bebés".

La académica principal Rachel Tribe, profesora de ciencias maternas y perinatales en el King's College de Londres, agregó: “Con tantos factores en juego, es poco probable que las pruebas para la misma especie de bacteria prediga el nacimiento prematuro en todas las madres, pero ahora tenemos un panel de bacterias y metabolitos que podrían ser útiles".

La directora ejecutiva de Tommy, Jane Brewin, comentó: “Con 60 mil bebés que nacen prematuramente cada año en el Reino Unido, existe una necesidad real y urgente de encontrar mejores formas de predecir y prevenir el parto prematuro.

“Este nuevo estudio no solo ha descubierto señales de advertencia que podrían usarse para desarrollar nuevas pruebas, sino también un posible tratamiento que podría hacer que el embarazo sea más seguro para los más vulnerables, por lo que esta nueva vía de investigación tiene un potencial realmente emocionante para la práctica clínica”.

El estudio fue financiado conjuntamente por organizaciones benéficas Tommy's y Rosetrees Trust, así como por el Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR).

Relacionados

Mujer embarazada que rechazó vacuna contra covid ve nacer a su bebé prematuramente

Los CDC piden a embarazadas vacunarse contra el COVID-19

Kylie Jenner está embarazada de su segundo hijo, según insinuó Caitlyn Jenner

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.