Madres de Plaza Mayo agradece al papa y critica a Fernández

Hebe de Bonafini, la presidenta de las Madres de la Plaza de Mayo, pronuncia unas palabras el 11 de agosto de 2016, en Buenos Aires. (Foto AP/Jorge Saenz) (ASSOCIATED PRESS)

BUENOS AIRES (AP) — La organización argentina de derechos humanos Asociación Madres de Plaza de Mayo agradeció el lunes las condolencias del papa Francisco por la muerte de su cofundadora Hebe de Bonafini, pero desairó con duros términos las expresadas por el presidente Alberto Fernández, quien declaró tres días de duelo nacional.

La organización nacida durante la última dictadura militar (1976-1983) para reclamar por el paradero de los desaparecidos a causa de la represión ilegal publicó en su cuenta de Twitter la carta de pésame que le envió el sumo pontífice por el fallecimiento la víspera de De Bonafini a los 93 años y resaltó que "Hebe y él se querían y respetaban mucho”.

Francisco -quien pasó de mantener una difícil relación con la dirigente de derechos humanos cuando era arzobispo de Buenos Aires a otra de estrecha cercanía durante su papado- señaló que De Bonafini con “su valentía y coraje, en momentos donde imperaba el silencio, impulsó y después mantuvo viva la búsqueda por la verdad, la memoria y la justicia”.

La buena sintonía con el papa contrastó con la dureza que la organización expresó al presidente Fernández la víspera, luego de que éste lamentó en un tuit que “perdimos una luchadora incansable”. "Junto a las Madres y Abuelas (De Bonafini) enfrentó a los genocidas cuando el sentido común colectivo iba en otra dirección”, destacó el mandatario.

“Sr. Presidente no se perdió nada, el legado de las Madres vive en el pueblo. Relacionar la lucha de nuestra presidenta con otra organización es un insulto. Por suerte Hebe hizo público todo lo que pensaba de usted”, dijo en un lapidario tuit Madres de Plaza de Mayo.

La organización de derechos humanos mencionada es Abuelas de Plaza de Mayo, con cuya titular -Estela de Carlotto- De Bonafini mantuvo fuertes discrepancias.

De Bonafini también criticó en los últimos tiempos con dureza al mandatario y su gestión por considerar que con la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional se profundizaba la pobreza en Argentina. Sin embargo, la dirigente humanitaria permaneció siempre leal a la vicepresidenta y exmandataria Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

“Queridísima Hebe... símbolo mundial de la lucha por los Derechos Humanos, orgullo de la Argentina... simplemente gracias y hasta siempre”, manifestó la vicepresidenta en Twitter.

De Bonafini, quien perdió a dos hijos durante la dictadura, luchó para que los militares fueran enjuiciados y castigados por los 30.000 desaparecidos. Posteriormente, se involucró en otras causas políticas y sociales.

Polémica militante, su estrecha cercanía con el kirchnerismo le valió duros cuestionamientos de otras fuerzas políticas y disputas con otros organismos defensores de los derechos humanos.