Su madre nunca pudo ir a la escuela. Ahora, ella consigue una beca para la universidad de sus sueños

·4  min de lectura

Jakelyn Valenzuela, alumna de la secundaria Freedom, será la primera de su familia en ir a la universidad cuando vaya a Moravian College con una Beca del Superintendente el próximo año.

Como parte de una tarea, Jakelyn Valenzuela se escribió una carta en noveno grado.

“Le dije: 'Querida Jackie, si te gradúas, si estás ahí, realmente lograste algo. Alcanzaste un sueño'”, dijo.

La estudiante de la secundaria Freedom escribió que quería ir a Moravian College, que su color favorito es el morado y que ir a la universidad no era sólo su sueño, sino también el sueño de su madre. Su madre, Rosa Ulloa, creció en Honduras y nunca fue a la escuela. No fue hasta que Valenzuela tenía 10 años más o menos que su madre aprendió a leer y escribir en español con un cocinero con el que trabajaba.

Pero siempre le enseñó a su hija que la educación era importante.

[To read this story in English, please click here]

“Ella siempre me decía, 'Jackie, necesitas concentrarte en tu escuela, necesitas ir a la escuela, necesitas ir a la universidad'”, dijo Valenzuela. “Ella nunca tuvo la oportunidad. Fue un sueño que nunca pudo lograr porque nunca fue a la escuela en general. Ella me inspiró, porque tuvo que aprender a leer y escribir en su propio idioma y aprender a leer y escribir en inglés también”.

Ahora Valenzuela está lista para hacer realidad ese sueño como estudiante de diseño gráfico en Moravian College el próximo año. Ella fue una de las dos ganadoras de la Beca del Superintendente en el Distrito Escolar del Área de Bethlehem. Giselle Ponce de la secundaria Liberty fue la otra estudiante.

Desde 2016, Moravian College ha otorgado a dos estudiantes del área de Bethlehem becas completas, menos alojamiento y comida. Los estudiantes deben presentar un ensayo en su solicitud y los ganadores son elegidos por el superintendente Joseph Roy. Los estudiantes suelen ser los primeros en su familia en asistir a la universidad.

Valenzuela no sólo saca buenas notas. También es mesera, hace servicio comunitario en Camel's Hump Farm y le apasiona hacer arte.

Ella siente que puede expresarse a través del arte y trabajar en lo que sea que esté sucediendo en su vida. Se siente como una terapia, dijo. Una vez usó arcilla para crear un relieve de un corazón del que salían flores.

“Siento que, desde la parte más oscura de mi corazón, las cosas buenas pueden crecer”, dijo.

Ella aprecia cuando la gente dice que su arte los conmovió.

"Durante la mayor parte de mis dificultades, me sentí tan sola, aunque no lo estaba", dijo. “Sentí, a través de mi arte, que podía expresar eso. Lo que sea que [el espectador] estaba pasando, no están solos".

El apoyo de sus maestros, su madre y otros adultos ha sido fundamental para el éxito de Valenzuela. La directora ahora retirada de la primaria Donegan, Sonia Vazquez-Young, ha estado ayudando a Valenzuela desde que la estudiante de Freedom estaba en el jardín de infantes.

Los padres de Valenzuela la llevaron a Vazquez-Young después de que su hija completó su primer año de jardín de infantes en otra escuela y no le fue bien. La otra escuela indicó que Valenzuela tenía problemas educativos y no podía aprender, y sus padres de habla hispana recurrieron a Vazquez-Young, quien entonces era directora de la primaria Freemansburg. Hizo que su equipo, que incluía hispanohablantes, involucrara a Valenzuela. Determinaron que no pasaba nada y continuaron involucrándola, dijo Vázquez-Young.

“Se necesita un pueblo para sacar a Jackies”, dijo Vázquez-Young. "Creo que Jackie es un reflejo de que a los niños se les brinda la oportunidad de demostrar que son tan geniales".

Cuando Vázquez-Young se convirtió en directora de Donegan unos años más tarde, la familia de Valenzuela se mudó para que ella pudiera asistir a esa escuela.

Cuando Valenzuela era pequeña, Vázquez-Young la llevaba a las ceremonias de premiación para que pudiera vivirlas. La directora de primaria se mantuvo involucrada en la vida de Valenzuela incluso después de que dejó la escuela, acompañándola a ella y a su madre en giras universitarias y, recientemente, llevándola al baile de graduación cuando el resto de su familia estaba de vacaciones.

Valenzuela también se destacó.

“Simplemente absorbe todo y es muy tolerante y flexible cuando las cosas van mal. Ella estará bien", dijo Vázquez-Young. "En la vida de Jackie, ha experimentado no tener, y creo que eso la ha ayudado a mantenerse enfocada porque quiere ser una mujer exitosa".

Ahora, Valenzuela está pensando en escribir una carta a su yo más joven, una vez que esté al otro lado de su ceremonia de graduación.

“Escribí que deseaba que mis dificultades y todo mi dolor no me detuvieran en este momento. Puedo decir que es así", dijo. "Todo va a estar bien".

Michelle Merlin, reportera de Morning Call, puede ser contactada al 610-820-6533 o en mmerlin@mcall.com

—Este texto fue traducido por Octavio López/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.