Madre identifica desde Honduras a su hijo migrante de 2 años abandonado en sur de México

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. Un niño hondureño juega cerca de una pintura de la bandera de Estados Unidos en un refugio para migrantes en Tenosique

Por Lizbeth Diaz

CIUDAD DE MÉXICO, 30 jun (Reuters) - La madre de un pequeño de dos años que apareció esta semana llorando y semidesnudo, rodeado de basura y ropa tirada luego de que fue abandonado en una apartada carretera del sureste mexicano, se presentó el miércoles ante autoridades migratorias en Honduras buscando reunirse con su hijo.

Después de que la noticia fue tomada por la prensa, con videos y fotografías del niño a quien se le veía aferrado a una valla de metal y temeroso, mientras agentes de seguridad se acercaban para resguardarlo, la mamá lo identificó, dijo a Reuters la procuradora de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del estado Veracruz, Lutgarda Madrigal.

"Ya apareció la mamá del niño y está en Honduras. Como fue una noticia internacional, lo vio y fue a presentarse como la mamá del niño ante una autoridad migratoria", dijo la funcionaria. "Vamos a iniciar el proceso para que el niño sea retornado a su país".

El nombre de la madre y del pequeño se han mantenido en reserva.

La funcionaria dijo que el niño, aunque está bien de salud y resultó negativo cuando se le aplicó la prueba de COVID-19 en un albergue del estado Veracruz, llora constantemente llamando a su mamá y papá.

El lunes, el Instituto Nacional de Migración de México (INM) informó sobre el hallazgo del pequeño y difundió imágenes de él junto a un camión de carga donde cerca de 100 migrantes de varias nacionalidades viajaban escondidos, muchos de ellos en precario estado de salud y a punto de asfixiarse.

Autoridades dijeron que uno de los migrantes, al parecer nicaragüense, no sobrevivió debido a las condiciones de hacinamiento en que se encontraban dentro del camión. Hasta ahora no está claro si el menor viajaba con su papá ni la fecha en que se reunirá con su mamá en Honduras.

En abril, una fuerte oleada de menores migrantes viajando solos, principalmente centroamericanos, llegó a México con la intención de ir a Estados Unidos de forma indocumentada, impulsada en gran parte por nuevas leyes de protección que entraron en vigor en enero.

La semana pasada, la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, visitó una instalación de la patrulla fronteriza cerca de la frontera entre Estados Unidos y México e instó a centrarse en atender a los niños y dar soluciones prácticas para la migración.

Cada año, miles de migrantes atraviesan México para llegar a Estados Unidos. En algunos casos son secuestrados, asesinados o bien víctima de diversos delitos, situación que ha generado fuertes crítica de organismos internacionales como la ONU.

(Reporte Lizbeth Díaz, escrito por Ana Isabel Martínez. Editado por Miguel Angel Gutiérrez)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.