Madre denuncia abuso sexual de su hijo por parte de su abuela

Lizbeth Portillo Reyes denunció a principios del 2022 a la abuela paterna de su hijo de siete años por abuso sexual ante el Ministerio Público, desde entonces le quitaron a su hijo bajo diversos argumentos, y pese a que el Poder Judicial del Estado de México (PJEM) le otorgó la guarda y custodia, un juez del mismo Tribunal Superior de Justicia estatal argumentó que ella violentaba físicamente a su hijo y lo dejó a cargo de su padre, donde mantiene contacto con su abuela paterna.

"Mi caso comienza en diciembre del 2021, y ya va para un año que no veo a mi pequeño de 7 años de edad. Su papá me lo sustrae a raíz de que mi hijo nos dice a los dos, que su abuela lo toca cuando lo baña y cuando está en su recámara", relató.

Indicó que desde entonces el papá, por miedo o por no creerle a su hijo, se lo lleva en diciembre pasado de la casa que compartían los tres, a partir de ahí construye una historia sobre que él vive con el niño solo y pese a las resoluciones judiciales que le otorgan la guarda y custodia, es el señor quien se quedó con el niño.

La víctima señaló que en enero del 2022 estableció una denuncia en contra de la presunta responsable del abuso sexual contra su hijo ante la Agencia Especializada En Violencia Familiar Enen el (AMPEVIS) de Metepec, con la carpeta de investigación LER/TOL/FC2/117/002588/22/01 y como parte de la investigación, la autoridad judicial envió dos citatorios a la señora Joaquina N, pero su hijo promovió un amparo para impedir el avance de la indagatoria. "Fue el papá de mi hijo quien buscó el amparo, quiere decir que no quiere que mi hijo llegue a declarar al Ministerio Público".

En esos días, Lizbeth fue por su hijo a la escuela, pues ella tenía la guarda y custodia provisional hasta mayo de este año, pero los docentes le negaron el acceso, notificaron al papá y llamaron a policías municipales para presentarlos ante el Centro de Justicia Especializado en violencia Familiar en Toluca para resolver quién tenía la custodia, y la autoridad judicial ratificó que la mamá debía llevárselo, pero el papá se rehusó el papá y pidió que se lo llevara el DIFEM, hasta Texcoco.

"Yo presenté en Matlazincas la resolución judicial sobre la guarda y custodia que emitió el juez con el expediente 67/2022, por el juzgado cuarto de lo civil del distrito judicial de Lerma, pero igual que el Ministerio Público decidió que por una diferencia de intereses se lo llevaran al DIFEM; después el juez civil me manda con una orden para que se me entregue mi hijo y me dicen que no porque el papá ya había metido otro juicio que no me quisieron enseñar en ese momento", acusó.

Desde entonces lo visita y habla diario para saber sobre su estado de salud y anímico, hasta que en una ocasión le informa el DIFEM que está comiendo, todavía en Texcoco, ella salió para una visita y "a los 30 minutos a mi hijo se lo lleva su papá".

Al siguiente fin de semana tuvo una convivencia con el menor, que está bien físicamente, pero emocionalmente no, pues dice que no quiere estar con su papá, pues además está bajo el cuidado de su abuela, la presunta agresora, pues "es la única que lo lleva a la escuela mientras que su papá se va a trabajar, entonces yo temo por la seguridad de mi hijo, él nos dijo que no solamente fue una vez que lo tocó, fueron varias veces".

Pese a los antecedentes, y las entrevistas psicológicas en las que la autoridad no identificó violencia en contra del niño por parte de su mamá, sino la alienación por parte del papá, otro juez le concedió la guarda y custodia al papá en donde a través de una carta le dice al niño: "no te preocupes, qué mamá ya no te va a pegar, mamá ya te va a mandar a la tienda todos los días".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Indignante broma de un joven muerde un trompo de tacos y echó a perder el negocio.