Madre de Christy Giles promete justicia y cuenta sus últimas horas: “Creo que le hicieron cosas sexuales”

·7  min de lectura
Christy Giles (ChristyGiles/Instagram )
Christy Giles (ChristyGiles/Instagram )

Christy Giles e Hilda Marcela Cabrales-Arzola fueron abandonadas fuera de hospitales separados de California el domingo por la noche, después de asistir a una fiesta en Soho House en Los Ángeles y salir con un grupo de hombres la noche anterior.

La modelo de veinticuatro años, Giles, fue declarada muerta a su llegada al hospital, mientras que su amiga, Cabrales-Arzola, una diseñadora arquitectónica mexicana de veintiséis años, se encuentra en estado crítico y en coma.

El esposo de Giles, Jan Cilliers, declaró a los medios que su esposa fue abandonada por tres hombres enmascarados, quienes se fueron en un automóvil sin placas. Se presume que el automóvil y los hombres fueron vistos dos horas después mientras dejaban a Cabrales-Arzola a un costado de la carretera frente a otro hospital.

“El informe de toxicología de Marcela llegó, y supongo que encontraron heroína en su sistema, que es nada que cualquiera de esas chicas haría alguna vez, no de forma voluntaria”, le declaró a ABC7.

Dusty Leslie Giles y su hija Christy (Dusty Leslie Giles)
Dusty Leslie Giles y su hija Christy (Dusty Leslie Giles)

La madre de Christy, Dusty Leslie Giles, ofreció su relato completo de los eventos del pasado fin de semana a The Independent, en un intento por obtener justicia para su hija.

Explicó cómo su yerno pudo rastrear los movimientos del teléfono de su hija a través de un dispositivo para compartir la ubicación, que la pareja había configurado por razones de seguridad. Sabía que ella estaba en una dirección en West Hollywood después de la fiesta de Soho House y sabe que la dejaron en el Hospital del Sur de California en Culver City unas diez o doce horas después. También tiene acceso a todos sus mensajes de texto de la noche.

“Mi yerno tiene las imágenes en espejo de sus mensajes de texto. Mi hija compró un teléfono nuevo, y su teléfono antiguo todavía estaba activo y en casa, está respaldado en iCloud, por lo que puede ver los mensajes de texto”, explicó Giles. "También tiene alertas sobre los mensajes de texto recibidos, para que pueda ver cuándo ha leído un texto".

El último mensaje de texto que envió su hija Christy fue a las 5:48 a.m. “Mi hija le envió un mensaje de texto a Hilda 'salgamos de aquí' con un emoji con los ojos muy abiertos, como si tuviera miedo, ‘tenemos que irnos’. Hilda estuvo de acuerdo y respondió 'Voy a conseguir un Uber'.

“Sabemos que Hilda ordenó un Uber, sabemos que más o menos cinco o diez minutos después llegó un Uber. El Uber esperó. El Uber se fue.

“Sabíamos su ubicación porque Share my iPhone brinda detalles.

“El siguiente mensaje de texto que se envió a su teléfono fue de un amigo que estaba en la fiesta de Soho House con ellas, que decía '¿Dónde están?' Mi hija nunca lo abrió, nunca lo leyó”.

Dusty recibió la noticia de que su hija se encontraba en el hospital cuando su yerno, que estaba en San Francisco durante el fin de semana, trataba de forma desesperada de comunicarse con su esposa todo el día después de la fiesta, y él notó que la ubicación de su teléfono se había trasladado de West Hollywood al hospital de Culver City.

“Luego llamó de inmediato al hospital de Culver City. Todo lo que hicieron fue confirmar que ella era una paciente en la sala de emergencias. Luego me llamó de inmediato. Soy una enfermera titulada. Hablé con ellos, sabía lo que necesitaban”, declaró Giles.

“Me dijeron que 'esto no era normal para ellos, y que tres hombres no identificados habían dejado caer su cuerpo sin vida en la acera' y cuando llamó su esposo pensaron que podría ser uno de ellos y no dieron ninguna información. Me informaron que habían dejado a mi hija y que había fallecido. No pudieron revivirla. Ella estaba muerta al llegar. Me dijeron 'era un asunto policial'. Su esposo ya estaba en el aeropuerto cuando me llamó, trataba de tomar un vuelo de regreso a Los Ángeles.

Christy Giles con su familia (Dusty Leslie Giles)
Christy Giles con su familia (Dusty Leslie Giles)

“Luego [mi yerno] recibió la llamada de que la chica con la que mi hija había estado toda la noche había sido dejada en un segundo hospital, por tres hombres enmascarados con pañuelos y le habían quitado las placas a su vehículo antes de dejar a estas mujeres. Esto fue con dos horas de diferencia en dos hospitales separados, el mismo vehículo, los mismos hombres.

“La única diferencia fue que pudieron revivir su corazón, pero su cerebro había sufrido una hipoxia extrema y un trauma severo. Está en coma, lo que significa que no responde, su corazón late pero no hay nivel de conciencia. Ella no se mueve, no hace nada por su cuenta".

Como Cabrales-Arzola todavía estaba viva, sus resultados de toxicología son más rápidos, explicó Dusty Giles. “Cuando el suyo llegó, contenía una pequeña cantidad de anfetamina y una pequeña cantidad de cocaína. Cuando llegaron más resultados, mostró que tenía heroína en su sistema”, agregó. “Para mi hija, esperamos que se realice una autopsia. Todo en este punto es hipotético, con la suposición de que lo que encontraron en el informe de toxicología de Hilda coincidirá con el de mi hija. No lo sabemos".

Giles explicó que un detective de homicidios se hizo cargo del caso cuando se dieron cuenta de que dos chicas estaban involucradas, informa que llevaron a tres hombres para interrogarlos quienes afirman que lo que sucedió fue una sobredosis accidental. “Pasó de ser investigado como un posible homicidio a una posible sobredosis”, comentó.

Giles está convencida de que su hija nunca habría tocado la heroína. “Estos hombres tuvieron el cuerpo de mi hija durante más de diez o doce horas. No hay forma de que mi hija haya pasado de diez a doce horas con hombres desconocidos”, aseguró, y especuló que algo más siniestro estaba en juego.

“Creo que una vez que supieron que [Christy e Hilda] habían llamado a un Uber y comenzaron a irse, las sometieron, la única forma de someter a mi hija sería drogarla o atarla contra su voluntad. Esa es la única forma en que habrían mantenido a mi hija con ellos...

Christy Giles con su familia (Dusty Leslie Giles)
Christy Giles con su familia (Dusty Leslie Giles)

“Creo que tendrían que darles algo para mantenerlas dóciles y poder hacer lo que sea que hicieron. Creo que le hicieron cosas sexuales al cuerpo de mi hija y a Hilda. Tuvieron mucho tiempo para limpiarla y dejar su cuerpo sin vida en el hospital".

Christy Giles era hija de un sargento militar, un veterano iraquí, que enseñó a sus hijos a defenderse. “Mi hija era una luchadora, habría luchado”, aseveró Giles, y explicó que su padre le enseñó a “matar a alguien con un bolígrafo” si lo necesitaba.

"Lo último que hizo mi hija por su propia voluntad fue enviar un mensaje de texto 'salgamos de aquí', no envió mensajes de texto ni publicó nada en Instagram, no hicieron nada".

Dusty Giles tiene numerosas preguntas para la policía y espera que investiguen a fondo las circunstancias sospechosas en torno a la muerte de su hija. “Si fue una sobredosis voluntaria, ¿por qué no llamaron al 911? ¿por qué esperaron hasta que mi hija quedó sin vida y la dejaron en una sala de emergencias? ¿por qué quitaron la placa [antes de llevar a las chicas al hospital]? ¿por qué ocultaron sus rostros? ¿por qué arrojaron otro cuerpo después de dos horas más? ¿por qué la llevaron a un hospital diferente? ¿por qué no dejaron a las dos chicas en el hospital?

Giles habló por última vez con su hija el viernes 12 de noviembre: “Regresaría a casa el 22 de noviembre para el Día de Acción de Gracias”, agregó su madre. “Mi hija estaba felizmente casada, querían tener hijos. Viven en Marina Del Rey en la playa y se iban a mudar a las afueras para tener un patio y niños. Mi hija era centrada, no era una chica fiestera de veinte años caprichosa. Es modelo profesional desde los catorce años. Ha vivido en Los Ángeles desde los dieciocho, ha vivido en Londres, Miami, Perú, ha estado en México. Era la mejor amiga de su abuela, una chica de papá, tiene dos hermanas”.

Dusty Giles irá a Los Ángeles el domingo para un servicio funerario. Espera encontrar más respuestas cuando esté allí. “La policía me dijo que se reunirán conmigo cara a cara, que me llamarían, pero nadie me ha llamado”.

Se creó una página de GoFundMe en honor a Christy Giles e Hilda Marcela Cabrales-Arzola para financiar una investigación privada y pagar los costos del funeral.

Relacionados

Christy Giles: $100.000 recaudados para ayudar a encontrar justicia para la modelo “drogada” y abandonada

Christy Giles: Modelo muere tras ser abandonada en la puerta de un hospital de Los Ángeles

La policía explora otros casos potencialmente relacionados con el caso de Christy Giles

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.