Madre acusada de asesinar a su bebé “explotó” por estrés de proceso migratorio

·3  min de lectura

Una mujer de 38 años que está siendo juzgada por el asesinato de su bebé recién nacido supuestamente “explotó” por el estrés de solicitar quedarse en el Reino Unido mientras también trataba de mantener a su familia, incluido su esposo, quien sirvió para la Armada británica.

Silipa Keresi, originaria de Fiji, está acusada de envolver a su hijo Maliki en una toalla y arrojarlo a un bosque cerca de su casa en Hythe, New Forest, Hampshire, el 5 de marzo del año pasado.

La madre de cuatro había pedido una interrupción al principio del embarazo, pero, con 26 semanas y cinco días, le dijeron que excedía el límite legal de 24 semanas, escuchó la corte de Winchester Crown.

Kerry Maylin, la acusadora, dijo que cuando Keresi descubrió que no era elegible para el procedimiento, abandonó la clínica especializada “visiblemente incómoda” y “molesta”.

El tribunal escuchó cómo, en los meses siguientes, Keresi se negó a colaborar con los servicios médicos y no asistió a varias citas de obstetricia y atención prenatal.

Sus colegas del trabajo, una lavandería de New Forest, describieron que estaba “pálida, cansada y perdida en sus pensamientos” en las semanas previas a marzo de 2020, se le dijo al jurado.

Una persona dijo que había visto un “bulto de bebé” debajo de la ropa de Keresi, quien ya no se presentó después del 5 de marzo.

Maylin dijo al tribunal que poco después de que se encontró el cuerpo de Maliki y la policía lanzó un llamado para encontrar a la madre, una partera local dirigió a los oficiales hacia Keresi, cuyo esposo, Dharma Keresi, se desempeñó como soldado de la Commonwealth en el ejército británico.

Dijo que después de que Silipa, que tiene dos hijos que viven en el Reino Unido y dos en Fiji, fuera localizada, la acusada dijo que había “tratado de mantener las cosas bien para su familia, pero se sintió bajo mucha presión desde que su esposo dejó el Ejército”.

“También había un estatus migratorio incierto y [la señora Keresi] no sabía qué hacer”, mencionó Maylin, “y para obtener el estatus de permiso para quedarse, tendría que pagar una tarifa que no podía cubrir”.

El fiscal continuó diciendo que Silipa había ido al consejo en busca de ayuda “pero no la ayudarían sin sus documentos de inmigración” y que ella “había intentado ser una buena madre durante años, pero explotó”.

Cuando se le pidió inicialmente que explicara el asesinato de su hijo, Silipa supuestamente respondió: “Dios comprende”.

Las pruebas mostraron que Maliki respiraba y excretaba después de su nacimiento, escuchó el tribunal, y que había sufrido una hipotermia severa antes de morir dentro de sus primeras 24 horas, lo que coincide con el abandono que sufrió. Un examen postmortem identificó la causa de la muerte como “omisión de atención”.

Maylin indicó que la acusada afirmó que recordaba haber dado a luz, pero no podía recordar dónde. Después de su arresto, la policía examinó la habitación del hotel donde se hospedaba en ese momento y encontró ropa manchada de sangre.

El esposo de Keresi no sabía sobre el embarazo, escuchó el tribunal.

Ella era “una madre que sabía que estaba embarazada... y decidió no involucrarse”, dijo Maylin al jurado.

Silipa Keresi niega los cargos de asesinato e infanticidio. El juicio continúa.

Relacionados

Madre supuestamente llamó a su hijo de cinco años el “próximo Ted Bundy” antes de que desapareciera

Patricia Grooms: Misterio rodea la muerte de madre tiktoker que recibió un disparo frente a su hijo

Sus cinco hijos murieron en un incendio. ¿Debería ir a la cárcel? La historia de Sabrina Dunigan

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.