Macron y Kishida destacan la importancia de la seguridad en la región indopacífica

París, 9 ene (EFE).- El presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro japonés, Fumio Kishida, destacaron este lunes la importancia de la seguridad en la región indopacífica, donde las tensiones están aumentando en los últimos años.

Macron y Kishida mantuvieron hoy una cena de trabajo dentro de la primera visita a París del dirigente japonés desde que llegó al cargo, y en la que el líder nipón discutió con el francés los objetivos de la presidencia japonesa del G7 que su país asume este año.

En una declaración a la prensa previa a la reunión, Macron resaltó la cooperación francojaponesa en todos los niveles, especialmente en la seguridad de la zona Indopacífica, en la que el Gobierno francés lanzó una nueva estrategia en 2018 seguida en 2020 por la Unión Europea.

Kishida afirmó que la seguridad de Europa y de la región indopacífica "son indisociables".

Por ello, alertó de que "se intensifican los intentos unilaterales de cambiar el 'estatu quo' en los mares de China Oriental y Meridional", y de que la situación en la zona "es cada vez más tensa".

Macron, por su parte, aseguró a Kishida que Corea del Norte "merece la mayor vigilancia" por sus continuas pruebas de misiles de todo tipo.

"Japón puede contar con nuestro apoyo indefectible frente a las flagrantes violaciones del Derecho internacional por Pyonyang", afirmó.

El presidente francés agradeció al Gobierno de Tokio su condena de la "agresión inaceptable" de Rusia a Ucrania, así como las sanciones que aprobó contra Moscú y la ayuda japonesa para que Europa se aprovisionara de gas este invierno, por la que mostró el "auténtico agradecimiento" de su país.

Además, ambos destacaron la importancia de los vínculos económicos bilaterales, especialmente en los sectores aeronáutico y automovilístico, energías renovables o nuclear.

Antes de su reunión en el Elíseo, Macron y Kishida visitaron las obras de reconstrucción de la catedral de Notre Dame, lo que convirtió al jefe del Gobierno japonés en el primer dirigente extranjero en visitar el templo tras el gravísimo incendio de abril de 2019.

Kishida explicó su interés en visitar las obras en que "muchos ciudadanos japoneses quedaron muy afectados por el incendio y dieron su apoyo a la reconstrucción" y también en su deseo de "mostrar reconocimiento a las personas que prosiguen si esfuerzo de construcción".

(c) Agencia EFE