Macron, favorito entre los 11 candidatos a las elecciones francesas

Por John Irish y Gus Trompiz
Once candidatos obtuvieron la aprobación el sábado para competir en las elecciones presidenciales de Francia en una votación que el centrista independiente Emmanuel Macron sigue siendo favorito para ganar. Fotomontaje en el que se muestra a los candidatos de las elecciones francesas de 2017: de izquierda a derecha, primera fila: Nathalie Arthaud, del partido de extrema izquierda Lutte Ouvriere (LO), Francois Asselineau, candidato del UPR, Jacques Cheminade, Nicolas Dupont-Aignan, candidato de Debout La France, Francois Fillon, del partido Republicano, segunda fila, de izquierda a derecha: Benoit Hamon, candidato del partido socialista, Jean Lassalle, Marine Le Pen, del Frente Nacional (FN), Emmanuel Macron, líder del movimiento En Marche !, Jean-Luc Melenchon, candidato del partido de extrema izquierda Parti de Gauche, Philippe Poutou, del partido anticapitalista. Imagen del 18 de marzo de 2017. REUTERS/Staff

Por John Irish y Gus Trompiz

PARÍS (Reuters) - Once candidatos obtuvieron la aprobación el sábado para competir en las elecciones presidenciales de Francia en una votación que el centrista independiente Emmanuel Macron sigue siendo favorito para ganar.

Los votantes franceses acuden a las urnas el 23 de abril y el 7 de mayo en un proceso con dos vueltas, que se sigue de cerca fuera de Francia como otra prueba del descontento popular con partidos e instituciones tradicionales como la Unión Europea.

La campaña ha sido altamente impredecible, dominada por una investigación de fraude contra el conservador Francois Fillon, que le ha costado su lugar como favorito para las elecciones.

Los votantes franceses tendrán que elegir entre 11 candidatos después de que el Consejo Constitucional del país anunciara la lista de contendientes que habían cumplido con las condiciones.

Además de los principales candidatos Macron, Fillon y el líder de extrema derecha Marine Le Pen, la lista incluyó a tres candidatos que pasaron el umbral de 500 funcionarios electos: Jacques Cheminade y Philippe Poutou de los pequeños partidos de extrema izquierda y el legislador centrista Jean Lasalle.

Al expirar el plazo se termina con cualquier intento de los miembros del conservador Partido Republicano de buscar un candidato alternativo a Fillon, que está siendo investigado bajo sospecha de mal uso de fondos públicos para pagar a su esposa e hijos y por un regalo de costosos trajes.

Una encuesta de BVA para Orange publicada el sábado mostró que Macron era el mejor colocado para ganar. Fue segundo en las intenciones de votación de la primera ronda, un punto detrás de Le Pen, del Frente Nacional, que tenía 26 por ciento, pero ganaría una segunda vuelta contra su oponente de extrema derecha 62-38, según la encuesta.

Fillon ha caído a la tercera posición en las encuestas, registrando un 19,5 por ciento en la encuesta BVA, lo que sugiere que no llegará a la segunda vuelta.

Benoit Hamon, el candidato del partido socialista en el poder, ocupó el cuarto lugar con 12,5 por ciento, mostró la encuesta, sólo ligeramente por delante del candidato radical de izquierda Jean-Luc Melenchon.

Varios miles de simpatizantes alegraron a Melenchon el sábado en un mitin central de París anunciado como una demostración de fuerza después de que él rechazara las propuestas de Hamon para unirse a él.

Las divisiones de la izquierda han favorecido el surgimiento de Macron, un ex ministro de economía de 39 años bajo la presidencia del socialista Francois Hollande.

Macron dijo el sábado que quería restablecer el servicio militar a Francia para unos 600.000 jóvenes cada año como parte de los esfuerzos para afrontar un mundo entrando en una era de "turbulencia" comparable a la Guerra Fría.

El tiroteo de un hombre que atacó a una soldado en el aeropuerto de París Orly el sábado volvió a centrar la atención sobre la seguridad, una preocupación importante después de una serie de ataques de militantes islámicos.

Le Pen culpa a la inmigración y las deficiencias en la UE por contribuir a los riesgos de seguridad, y ha prometido sacar a Francia de la zona euro y celebrar un referéndum sobre su adhesión a la UE.

Su popularidad ha sido una preocupación para los inversores internacionales, y un aumento en su perspectivas de voto en una encuesta el viernes empujó el euro más bajo.