Macron consolida en Mongolia los proyectos de Orano para aprovisionarse en uranio

·3  min de lectura

París, 21 may (EFE).- Emmanuel Macron inició este domingo la primera visita en la historia de un presidente francés en Mongolia, para reforzar la cooperación con ese país en diversos terrenos, y en particular en la energía, con la consolidación de los proyectos de Orano para aprovisionarse allí en uranio.

Macron, que compareció ante la prensa junto al presidente de Mongolia, Ukhnaagiin Khürelsükh, tras mantener una entrevista con él en la capital, Ulan Bator, se refirió a esos proyectos de la compañía estatal francesa especializada en el ciclo del uranio, el combustible de las centrales nucleares.

Explicó que con Khürelsükh habían analizado la forma de "reforzar nuestra soberanía energética", a la que Mongolia puede contribuir con el aprovisionamiento de minerales fundamentales para la transición energética".

Sobre todo, hizo hincapié en que eso se hará "respetando los mejores estándares en materia medioambiental y social".

Dijo que la actividad de Orano en Mongolia es, "cardinal" y repitió que la extracción de esos minerales se hará "con las mejores reglas de seguridad y el pleno respeto del paisaje y del modo de vida de los habitantes y de las actividades agrícolas de la región".

El presidente mongol indicó, por su parte, que para poner en práctica el Acuerdo de París de 2015 para contener el calentamiento global, los dos países han decidido cooperar en el campo de la energía nuclear y de las renovables.

Orano está presente desde hace más de un cuarto de siglo en Mongolia, donde lleva a cabo trabajos de exploración minera. Ha descubierto allí algunos de los más grandes yacimientos de uranio del mundo, ha obtenido tres licencias de explotación y ha hecho dos pruebas piloto con éxito.

El grupo francés está asociado con la compañía estatal mongola MonAtom en particular para poner en marcha un acuerdo de inversión para el complejo minero de Zuuvch Ovoo, del que está previsto que se pueda extraer uranio durante una treintena de años.

Hay que tener en cuenta que alrededor del 70 % de la electricidad en Francia está generada por un parque de 46 reactores nucleares y que el Gobierno de Macron he hecho una fuerte apuesta por esta energía para las próximas décadas, junto a las renovables, en nombre de la descarbonización de su economía.

Eso pasa, en particular, por la prolongación de la vida útil de sus reactores actuales de 40 a 50 o 60 años, y por la construcción de al menos media docena más de tecnología EPR, que deberían entrar en producción de 2037 a 2050.

Macron explicó que Francia va a prestar una ayuda a Mongolia para descarbonizar su economía, centrada en las energías renovables, que irá acompañada de un dispositivo de financiación.

Señaló que con su homólogo de Mongolia -país que se encuentra entre Rusia y China- habían hablado de la guerra en Ucrania, de la que subrayó que sus "consecuencias no se limitan a Europa".

Le agradeció la defensa del Estado de Derecho y de los principios democráticos, y subrayó que "Mongolia contribuye al sistema multilateral, en el que se asienta la paz y la seguridad internacional".

Macron invitó a Khürelsükh a que haga una visita oficial a Francia el próximo mes de octubre, coincidiendo con una exposición que se va a organizar en Nantes sobre Gengis Khan, gran figura de la historia de Mongolia.

(c) Agencia EFE