Macron arranca un periplo de Francia con la mirada puesta en las presidenciales

·3  min de lectura

Con la mirada puesta en las elecciones presidenciales de 2022, Emmanuel Macron arranca este miércoles un periplo de Francia para "tomar el pulso" del país tras más de un año de crisis sanitaria y económica.

El mandatario francés, cuya popularidad está en alza según los sondeos, aún no ha oficializado su candidatura a un segundo mandato y su entorno niega que esté ya en campaña, pero su "tour de Francia" es visto por la oposición como una precampaña.

Su recorrido iniciará este miércoles en la región de Occitania, en el suroeste, y lo llevará al menos a una docena de localidades entre junio y julio.

El objetivo, como él mismo lo definió cuando anunció esta gira por el país a finales de abril, es "tomar el pulso" a la Francia post-covid y "entrar en contacto con la gente", un ejercicio que el presidente está deseoso por retomar tras 14 meses de restricciones por la pandemia.

El jefe de Estado, que pasará dos días en Occitania, tiene la intención de hablar de las dificultades del sector turístico, muy afectado por la pandemia, pero también de escuchar las quejas de los franceses, a menos de un año de las elecciones presidenciales.

- Una prueba para sus reformas -

El presidente francés es aficionado a estos viajes y debates con los ciudadanos, un ejercicio que ya realizó en 2018, así como con motivo del "gran debate" nacional de 2019 que había seguido a la crisis de los chalecos amarillos, el movimiento social que sacudió su quinquenio.

Al final de su periplo, en la primera quincena de julio, Macron podría tomar la palabra sobre el rumbo que pretende fijar para los últimos diez meses de su presidencia, antes de los comicios de 2022.

Entre los temas que quedan por decidir están la puesta en marcha de proyectos a largo plazo, como la polémica reforma de las pensiones y la del seguro de desempleo, que fueron puestas de lado debido a la pandemia de covid-19.

La reforma de las pensiones, que pretende instaurar un nuevo sistema de cálculo, por puntos, provocó dos meses de huelgas en los servicios públicos y manifestaciones masivas a finales de 2019 y principios de 2020.

Pero esto fue antes de que estallara la crisis del covid, que ha dejado más de 110.000 muertos en Francia, y empujó al liberal Macron a poner en marcha una política de ayudas económicas y sociales masivas para amortiguar el golpe.

En un momento en que poco a poco Francia reanuda con una vida casi normal, tras tres confinamientos nacionales y en medio de una campaña masiva de vacunación, el presidente aprovechará estas visitas en el terreno para poner a prueba sus reformas.

Para este primer viaje, Macron estará en terreno conocido. El departamento del Lot, que le "gusta especialmente", en particular Saint-Cirq-Lapopie, reputado como uno de los pueblos más bellos de Francia, representa a sus ojos el ejemplo de una "ruralidad feliz" que mezcla la reconquista industrial, el turismo y las raíces históricas, como explicó recientemente a la revista Zadig.

Pero Macron no podrá evitar, sobre todo durante su encuentro con los políticos locales, abordar el tema de las elecciones regionales del 20 y 27 de junio, en una región donde el partido de extrema derecha de Marine Le Pen Agrupación Nacional gana terreno.

En Occitania, la lista ultraderechista es considerada favorita en la primera vuelta con un 30% de los votos, por delante de la izquierda, los conservadores y la lista de la mayoría presidencial.

leb-meb/mis