Un macroestudio de Chile revela que la vacuna china Coronavac evita el 67 % de los contagios

Santiago de Chile, 16 abr (EFE).- Chile, uno de los países con mayor porcentaje de población inoculada del mundo, publicó este viernes el primer estudio sobre la efectividad de la vacuna china Coronavac en población real y reveló que esta evita el 67 % de los contagios sintomáticos y el 80 % de las muertes por covid-19.

El informe elaborado por el Gobierno chileno indica además que la vacuna del laboratorio Sinovac previene el 85 % de las hospitalizaciones y el 89 % de los ingresos en unidades de cuidados intensivos dos semanas después de haber sido aplicada la segunda inyección.

"Las cifras deben transmitir tranquilidad a la población", indicó en rueda de prensa el ministro de Salud, Enrique Paris.

"Esto significa que de 100 personas que hubieran tenido covid-19, solamente habría 33 casos si todos estuviéramos vacunados", explicó el jefe del estudio, Rafael Araos.

Se trata del primer gran estudio en la población real sobre esta vacuna -y no de un ensayo clínico, que solo mide la eficacia con voluntarios y en condiciones específicas-, para el que se siguió a cerca de 10,5 millones de personas entre el 2 de febrero y el 1 de abril.

Los datos son "consistentes" con los ensayos clínicos elaborados de la Universidad de Chile y el Instituto brasileño Butantan, que arrojan que la vacuna de tipo virus atenuado tiene una efectividad del 54 % y del 62,3 %, respectivamente.

El índice mínimo de eficacia general recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es del 50 %.

"El proceso de vacunación (en Chile) ha ocurrido en un contexto de una situación epidemiológica importante y eso hay que considerarlo para analizar los resultados", apuntó Araos, en referencia al agravamiento de la pandemia que vive el país desde diciembre.

La vacuna china representa más del 90 % de las 13 millones de dosis que ha aplicado Chile desde febrero, mientras que el resto corresponde a Pfizer/BioNTech. Hasta ahora no se han inyectado dosis de las otras dos vacunas aprobadas en el país, la de AstraZeneca y el laboratorio chino CanSino.

Hasta la fecha, más de 7,6 millones de personas han recibido al menos una dosis, de los cuales 5,1 millones ya han completado la inoculación, lo que supone el 33,7 % de la población objetivo y sitúa a Chile entre los países más avanzados del mundo.

CONCLUSIONES "MUY BUENAS"

Para el exministro de Salud Jaime Mañalich, quien renunció en plena primera ola en junio de 2020, el estudio "es muy esperanzador y relevante para el mundo".

"Los resultados son muy alentadores, pero es importante robustecer los estudios de efectividad, con un número de personas mayor y en un período de tiempo más largo, ya que llevamos solo dos meses y medio", afirmó Alexis Kalergis, de la Universidad Católica.

En la misma línea se pronunció el secretario nacional del Colegio Médico, José Miguel Bernucci, quien aseguró que los resultados son "muy buenos", aunque dijo que "se necesita más que nunca el control fronterizo en el aeropuerto y la identificación comunitaria de cepas".

Las autoridades chilenas no especificaron si la vacuna protege de las variantes brasileña, británica y sudafricana, que ya están presentes en el país, que suma más de 1,1 millón de infectados desde marzo del año pasado y cerca de 24.800 muertos.

El ensayo clínico del Instituto Butantan sí demostró, sin embargo, que la Coronavac es eficaz en la protección contra las variantes brasileñas P.1. (Amazonas) y P.2. (Río de Janeiro).

Precisamente la circulación de nuevas variantes, así como el relajamiento de las restricciones durante las vacaciones estivales, han sumido a Chile en su peor momento desde el inicio de la pandemia, con los hospitales al borde del colapso, un promedio de 7.000 casos diarios, más del 90 % de la población en estricto confinamiento domiciliario y las fronteras cerradas hasta mayo.

El estudio del Gobierno chileno se da a conocer días después de que el director de los Centros chinos de Control de Enfermedades, Gao Fu, dijera que el gigante asiático estudia aumentar las dosis y el intervalo entre sus vacunas para aumentar su efectividad, lo que generó un gran revuelo mediático y llevó al funcionario a matizar sus controvertidas declaraciones.

(c) Agencia EFE