Macedonia del Norte con chance de ir a Eurocopa

Associated Press
·2  min de lectura

SKOPKJE, Macedonia del Norte (AP) — Normalmente eclipsada por los éxitos deportivos de Croacia y Serbia, la exrepública yugoslava de Macedonia del Norte está a un partido de dejar su marca en el fútbol mundial.

El pequeño país balcánico juega contra Georgia el jueves con una oportunidad de clasificarse para la Eurocopa por primera vez, casi tres decenios tras la disolución de Yugoslavia.

“Sabemos lo que enfrentamos y por lo que jugamos”, dijo el técnico de Macedonia del Norte Igor Angelovski. “Debemos tener una concentración y una motivación máximas”.

Yugoslavia fue una potencia futbolística en su tiempo, terminando segunda dos veces segunda en la Eurocopa y avanzando dos veces a semifinales de la Copa del Mundo.

Desde la separación, Croacia ha tenido el mayor éxito entre las exrepúblicas, llegando a semifinales en la Copa del Mundo de 1998 en su debut en el torneo y entonces llegando a la final en Rusia hace dos años.

Croacia se clasificó ya para la Eurocopa 2020, que fue aplazada un año debido a la pandemia de coronavirus. Serbia tiene también la oportunidad de clasificarse en los playoffs el jueves, cuando juega con Escocia.

Macedonia del Norte viaja a Tiflis para enfrentarse con Georgia, pero el equipo estará sin el arquero Daniel Bozinovski, que dio positivo de coronavirus.

El medio de contención Arian Ademi, que juega para el Dinamo de Zagreb, está en dudas debido a una lesión sufrida en un partido amistoso.

Casi todos los miembros de la selección juegan en el extranjero incluyendo el capitán Goran Pandev. El delantero de Genoa enfrenta la que es probablemente su última oportunidad de representar al país en un torneo grande.

“Es el partido más importante en la historia del fútbol de Macedonia”, dijo el delantero Ilija Nestorovski, que juega para el Udinese en la Serie A italiana. “Como selección nacional, debemos estar preparados. Ha llegado el momento”.

___

Los periodistas de la Associated Press Llazar Semini en Tirana, Albania, y Derek Gatopoulos en Atenas contribuyeron.