Maíz: en equipo, locos por la genética

·3  min de lectura
El desarrollo de la genética del cereal es fruto del trabajo de investigadores
El desarrollo de la genética del cereal es fruto del trabajo de investigadores

Los Caligaris cantan “no somos muchos, no somos pocos, pero estamos todos locos”, y no es mentira, al menos para el ecosistema maicero.

Por un lado, tenemos a los locos asesores, como Lucas Miguel, de la zona de Carmen de Areco, que es un joven agrónomo con los pies bien firmes en el campo y la cabeza puesta en aprovechar la mejor tecnología. Y, por otro, a tres locos por el mejoramiento de maíz: Martín Uribelarrea, que trabaja en Bayer CropScience; Pablo Donadío, que integra el equipo de Syngenta, y Félix San Vicente, coordinador del Programa de Mejoramiento de Maíz para América Latina en el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt) en México. Se vuelven locos por usar las herramientas que brindan la ciencia y la tecnología, para poner en el mercado las variedades e híbridos más innovadores y adaptados a las preferencias de productores, industria y consumidores.

Cebada: la clave para potenciar su producción

Juntamos a estos locos en el Congreso Maizar para conversar sobre los vericuetos del mejoramiento de maíz. Nos enteramos de que no solo se mejora para aumentar rendimientos, sino que también se presta especial atención a la resistencia a plagas y enfermedades; y de que, luego de tener los materiales promisorios seleccionados, un gran equipo de campo se encarga de evaluar su comportamiento en cuanto a fecha y densidad de siembra y otras condiciones de cultivo para dar, a todos los usuarios, las recomendaciones de materiales adaptados a su zona.

Las empresas usan como base el germoplasma local, al que le incorporan características exóticas y, si bien gran parte del mejoramiento se hace en nuestro país, algunas actividades pueden llevarse a cabo en el extranjero, como, por ejemplo, la selección de eventos transgénicos y el avance de generaciones en contraestación.

Para tener una idea del tiempo y trabajo que significa encarar un programa de este tipo, poner un nuevo híbrido en el mercado lleva entre 6 y 8 años, y solo llegan a ser comerciales alrededor de cinco materiales por cada 10.000 probados (mucho menos del 1%). Esto significa una gran inversión, que proviene exclusivamente de la facturación. Los programas de mejoramiento de empresas como Bayer y Syngenta tienen muchos años; por ejemplo, el programa Dekalb de Bayer data de hace más de 50 años.

Maíz: las oportunidades y los desafíos para afrontar

Por otro lado, las instituciones como CIMMYT emprenden programas de mejoramiento enfocados en productores de múltiples países, financiados mediante donaciones y proyectos público-privados de investigación. Con un banco de germoplasma con más de 25.000 accesiones, Cimmyt no solo genera variedades e híbridos para América Latina, Asia y África, sino que también desarrolla líneas élite que son insumo gratuito para otros programas de mejoramiento. En esta institución, Félix ha desarrollado más de 20 híbridos y 8 variedades de polinización abierta que se cultivan comercialmente en unas 500.000 ha de diez países de América Latina.

Para estos mejoradores, es fundamental usar toda la “caja de herramientas” disponible a fin de lograr los objetivos del programa: desde los cruzamientos y selección, hasta la edición génica, pasando por la generación de doble haploides, la ingeniería genética y el uso de marcadores moleculares para hacer más rápida y eficiente la selección. También están convencidos de la necesidad de formación constante de nuevos mejoradores, capacitados sobre las más modernas técnicas provistas por la ciencia y la tecnología.

Lucas, Martín, Pablo y Félix coincidieron en que tanto el mejoramiento como la producción agropecuaria se hacen con pasión, una pasión equiparable a la que nos genera el fútbol, y por eso no es coincidencia que el tiempo y el costo de “poner en la cancha” un nuevo híbrido sea similar al de llevar a primera división a un jugador de fútbol de élite y verlo desarrollar su potencial el mayor tiempo posible. Por eso, desde ASA creemos que con estos locos ¡hay equipo!

La autora es gerente de Asuntos Regulatorios de la Asociación Semilleros Argentinos (ASA)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.