El M5S y los socialdemócratas acuerdan un nuevo Gobierno en Italia con Conte al frente

Redacción El HuffPost

“Hemos llegado a un acuerdo político con el Partido Demócrata (PD) con Giuseppe Conte al frente”. Este ha sido el anuncio de Luigi di Maio, el líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), tras la ronda de consultas hecha por el presidente de la República, Sergio Mattarella. 

Horas después, el portavoz del Quirinale, Goiovanni Grasso, anunciaba que Mattarella ha convocado para este jueves por la mañana al propio Conte. Aunque no ha transmitido más detalles, todo apunta a que el jefe de Estado encargará al que ya fuera primer ministro formar Gobierno.

Una vez le haga ese encargo, Conte deberá aceptarlo “con reservas”, una fórmula utilizada en el país y que implica la obligatoriedad de volver ante el jefe del Estado para comunicarle si se tienen o no los apoyos parlamentarios suficientes para gobernar. El siguiente paso de Conte será entonces elaborar la lista de ministros y presentársela más tarde a Mattarella.

La intención es construir un gabinete duradero y sólido

El nombre de Giuseppe Conte ha sido la clave de estas negociaciones y el principal escollo en las negociaciones entre el M5S y el PD. Los últimos, representados por el secretario nacional Nicola Zingaretti, no le querían tras su pasado al frente de la coalición entre el M5S y la Liga Norte de Matteo Salvini. Sin embargo, el veto inicial ha terminado dando paso al visto bueno, decisión que se conoció este martes y que ha cristalizado en el anuncio hecho este miércoles.

La intención del nuevo bloque es “construir un gabinete duradero y sólido”, ha explicado Zingaretti en su encuentro con el presidente de Italia. En la posterior comparecencia ante la prensa, ha avanzado que las dos formaciones han encontrado puntos en común en asuntos como un crecimiento económico basado en la legalidad y la protección del medio ambiente o la aprobación de políticas económicas que fomenten la igualdad social, territorial, generacional y de hombres y mujeres.

Una jugada mal calculada de...

Sigue leyendo en El HuffPost